NEON DELTA – Imparable

Impresionante debut y banda

Neon Delta es una banda formada por músicos en su mayoría de procedencia catalana, pero afincada en Madrid. El grupo lo componen Dani Blanco a la voz, Charlie Rood y Marc Gálvez a las guitarras, Sergi Ventura y J.E. Ducloson “Duclo” a la batería.

Es una banda que se ha curtido durante mucho tiempo en los escenarios, incluso con una temporada viviendo en el reino Unido. Y tras varios giros, cambiarse a cantar en castellano y afincarse en Madrid, sacan este álbum debut, con siete temas de una calidad impresionante. Siete trallazos del más puro Hard Rock, bastante variados entre sí, pero con un sello muy personal.

Dani tiene una voz de las que engancha al oyente, con muchísimo potencial y registros. La potente base rítmica de bajo y batería dan una solidez a las canciones sobre las que dejan unos sólidos pilares para que los dos guitarristas, se explayen a gusto, con unos solos y unos ritmos estupendos, pegadizos y muy elaborados. Un trabajo muy, muy bueno por parte de todos ellos.

El cd arranca con uno de los temas más pegadizo como es “Seamos todos uno”, de los que mejor les funciona en los directos, quizá. Para pasar a otro corte algo diferente como es “No hay nada mejor”, con unos coros estupendos que se agarran al oído y unas guitarras impecables. La tercera canción “Imparable”, da otro giro más con un arranque lento, que se dispara al momento, con la fuerza de la letra y de los ritmos muy marchosos y un estribillo contundente. “Balas y poemas” quizá es la letra más emotiva de Neon Delta. Otro corte a medio ritmo, al que podríamos denominar la balada del disco. Pero una balada de las buenas. De las de grupos de Rock ochenteros que conecta y que transmite feeling. “Soy la noche” es otro corte divertido, machacón y con mucho ritmo de principio a fin con una batería de esas que te marca muchísimo y te transporta y te invita a mover la cabeza y los pies. “Cólera” es un tema muy equilibrado, en el que quizá el protagonista es la voz de Dani. Y el disco concluye con la canción “Escupe la verdad” ideal para cerrar un trabajo como este, en el que todas las canciones tienen aroma americano y bastante ochentero, aunque fresco y actual.

A mi personalmente el disco se me hace muy corto y me pide mucho más y seguir escuchando canciones. Una banda que está dando mucho que hablar en muy poco tiempo, atrayendo las miradas de la prensa, del público y que poco a poco se están haciendo un hueco y un nombre. Si tenéis oportunidad os recomiendo verles en directo, porque son una banda absolutamente bien engrasada, que derrochan actitud y con un sonido muy potente y divertido en sus conciertos. Tienen mucho futuro si se les da la oportunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.