RAVENEYE – Nova

Hard rock oscuro pero brillante

Tras un esperanzador EP publicado en 2015 (Breaking out), que les llevó a telonear a gente del calibre de Slash, Deep Purple y The Darkness, este trío británico de blues rock (así se autodefinen) lanza su primer álbum, once temas de hard rock de alto voltaje, a ratos rayando el stoner, pero sin tanto ruido.

El pilar principal de la banda, Oli Brown, se encarga de las voces y las guitarras con bastante más que simple corrección. Viene de grabar algunos trabajos de blues en un sello alemán especializado en el estilo, pero aquí eso se nota poco: la contribución de Aaron Spiers (bajo y los mínimos teclados que hay) y de Kev Hickman (batería, sustituido hace unos meses por Adam Breeze) dan al conjunto un sonido mucho más rockero que el blues, con algunos temas francamente largos, por encima de los cinco y medio.

El sonido es muy atractivo, de concepción muy moderna, y la banda se esfuerza por no repetirse, lo que da como resultado un álbum muy bueno, lleno de cosas interesantes: Hero, Madeline, Walls e Inside, por ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.