CAPSULA

Apasionada revisión del legado de Bowie

Lo que empezó hace ya unos años como una propuesta para hacer un concierto especial con canciones de Bowie enseguida se convirtió en una personal revisión del álbum “Ziggy Stardust” completo, que acabó grabándose y publicándose bajo el título de “Dreaming of Ziggy Stardust” y que Cápsula han seguido llevando a los escenarios, hasta transformarlo en un homenaje generacional, a una música y una época. Un brindis al mutante del rock por excelencia que ha ido cobrando vida propia y que ahora llega a su culmen, dejando caer el telón con las últimas presentaciones en vivo de este espectáculo irrepetible.

La cita madrileña era una de esas últimas fechas y la expectación era grande desde hacía tiempo: una sala El Sol con el ambiente de las grandes ocasiones esperaba impaciente el advenimiento de la banda para interpretar esas canciones imperecederas que forman parte imprescindible de la historia del rock. Ya no interpretan los once temas en su orden original, como empezaron haciendo en vivo y como luego los editaron, pero siguen empezando con ese “Five Years” que abría aquel mítico disco para enseguida saltar directamente y sin piedad sobre el épico “Moonage daydream”, uno de los puntos álgidos del disco y de estos conciertos donde lo recrean.

Después de este primer momento de éxtasis llegaba el momento de otro gran clásico: Starman, la historia de “un tipo que nació en las estrellas, y vive en las estrellas”, como recordó Martín, cantante y guitarrista de la banda, con una sugerente introducción oriental y poniendo un punto más melódico, antes de atacar una densa e intensa “It ain’t easy” y dar otro salto de aguja hasta la cara B del vinilo para llegar a un frenético “Hang on to Yourself” que Martín reivindicó como una de las primeras canciones de espíritu realmente punk. Llegando al final del disco, era el turno de Ziggy Stardust, otro momentazo al que siguieron la enorme “Sufraggette City” y esa otra maravilla que es “Rock’n’Roll Suicide“, el tema que cerraba el disco.

A partir de aquí la cosa se tornaba un tanto imprevisible: aunque parecía evidente que faltaban por sonar esos temas que se habían ido saltando, tal vez podíamos esperar que nos sorprendieran con algo más. Y así fue cuando empezaron a sonar los acordes de “Rebel Rebel”, otro himno que encajaba perfectamente en el guión y que dejo la puerta abierta a la ilusión. La siguiente agradable sorpresa fue “The Jean Genie“, otro hito imprescindible en el cancionero de Bowie. Para cerrar la primera parte de la velada volvían al álbum referente de esta historia con la dulce “Soul Love“, un pequeño respiro después de tanta acción, y en el que se echó de menos esa sección de vientos del tema original – aunque tampoco podemos poner ningún pero en el aspecto instrumental, más bien al contrario: el habitual trío que son Cápsula se vio aumentado y reforzado para la ocasión hasta alcanzar siete músicos sobre el escenario durante todo el recital, con teclados, una segunda batería y otras dos guitarras. Una barbaridad de banda, que sonó como un cañón y sudó la camiseta del primer minuto al último.

Estaba claro que aún quedaba tela por cortar, y tras el descanso salieron con fuerzas renovadas: retomaron el repaso al Ziggy con una brillante “Lady Stardust” y, a continuación, Coni cedió el bajo a Martín para hacerse con el micro y con las riendas sobre las tablas, soltándose la melena con toda su furia en una demoledora “Star“. Cumplido el repaso al disco, llegó el momento de recordar a otros músicos coetáneos del camaleón que fueron referentes absolutos para su sonido y su imagen: iconos como Marc Bolan y su “Get It On”, los Pretty Things (Bowie era auténtico devoto de ellos, llegando a decir de Phil May, su cantante, que era “Dios”), Iggy y sus Stooges y el desesperado aullido de I need Somebody o la Velvet Underground de Lou Reed (con la presencia de Maika Makovski como invitada totalmente estelar en ese Run Run Run con un estruendoso y casi destructivo final). Antes de acabar tampoco podía dejar de sonar otra de las obras cumbres de Bowie: la insuperable “Heroes”, que nos recuerda que todos podemos ser héroes, aunque sea un día nada más. Y que hay que seguir soñando, como han hecho Cápsula, para convertir esos sueños en maravillosas realidades, como la de hacernos sentir estrellas del rock sin subirnos a un escenario, extraterrestres en nuestro propio planeta, héroes sólo por un día, o por una noche, y hacernos felices con ello.

Setlist: Five Years / Moonage Daydream / Starman / It Ain’t Easy / Hang on to Yourself / Ziggy Stardust /  Suffragette City / Rock’n’Roll Suicide / Rebel Rebel / The Jean Genie / Soul Love // Lady Stardust / Star / Get It On / Don’t Bring Me Down / I Need Somebody / Heroes / Run Run Run.

Podéis ver la fotografías del concierto en el siguiente vídeo de nuestro canal Youtube.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.