WYOMING Y LOS INSOLVENTES

Comienzan las celebraciones por los 40 años de El Sol
Texto y fotos: Javi G. Espinosa
18 Septiembre 2019, El Sol (Madrid)

La sala El Sol está a punto de cumplir sus primeros 40 años (abrió sus puertas el 9 de octubre de 1979) y va a celebrarlo durante los próximos meses con diversos eventos y actividades, y – por supuesto – con un montón de buenos conciertos. Y para abrir boca, el primero de esos conciertos se celebraba de forma gratuita, como regalo de la sala a su fiel parroquia para hacer más llevadero este fin del verano y su correspondiente vuelta a la rutina.

Los elegidos para inaugurar este aniversario fueron Wyoming & Insolventes, una banda con la que la diversión está asegurada. Además, el propio Wyoming ha sido uno de los personajes que ha estado presente en la historia de esta sala desde sus comienzos (“Menudos pedos me he pillado yo aquí, desde aquellos primeros tiempos“, comentaba sin sonrojo el popular y mediático personaje). Testigo privilegiado de estas cuatro décadas, fue llevándonos a través de sus canciones favoritas de aquí y de allí, de ayer y de hoy, en un ejercicio de memoria musical colectiva muy acorde con la celebración de este devenir de El Sol a través de todo este largo tiempo.

Respaldado por esa fantástica banda de grandes músicos que le acompañan desde hace más de diez años (Miguel Ariza en la guitarra y la voz, Jose Solís al bajo, Luis de Diego en la batería y Manolo Villalta con los teclados) Wyoming nos ofreció un show en su más puro estilo, dicharachero y mordaz entre tema y tema, entregado en cada canción, disfrutando y haciendo disfrutar con su desparpajo y su locuacidad. Y hasta tuvieron un invitado sorpresa muy especial: nada menos que el actor Jorge Sanz (cuya presentación a cargo del maestro de ceremonias no pudo ser más destroyer: “Aquí le tenéis: no está muerto, el cabrón. Miradle, si parece el hijo de Conan“), que hizo una colaboración estelar en varios momentos, especialmente en el tramo final aportando una furiosa armónica a la imprescindible “Johnnie B. Goode“.

En definitiva, una fantástica velada de reencuentros posveraniegos para empezar el nuevo curso en buena compañía, con buena música y con buen humor. Mientras eso no nos falte, lo demás se irá sobrellevando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.