ENTREVISTA A KIKE YUSTA

Una visión de esta crisis como músico y militar
Texto: Javi G. Espinosa

Texto: Javi G. Espinosa
Foto: Juan Pérez-Fajardo

En esta difícil situación que atravesamos hemos querido entrevistar a Enrique Yusta, que aparte de ser músico, y aunque mucha gente seguramente no lo sepa, en estos días esta en la primera línea de acción debido a la que es su otra profesión. Ha podido sacar un rato para hablar con nosotros, en medio de estos días de ajetreo en que su trabajo es de especial importancia, con una gran responsabilidad, y a la vez muy expuesto al riesgo, pese a las protecciones. Esta ha sido la conversación:

Muchas gracias por buscar un hueco para atendernos., Kike. No sé si nos puedes contar, sin entrar en demasiados detalles, dónde estás destinado y cuál está siendo tu labor principal.

Hola, un placer charlar con vosotros. Dentro de la UME, actualmente desempeño mis funciones como Cabo en la Unidad de Cuartel General, sección de Policía Militar, pelotón de protección. Y mi labor dentro del gran engranaje de la unidad es la de desempeñar misiones de seguridad y apoyo.

Todos lo vemos desde fuera, pero tú además lo vives desde dentro. Supongo que esas dos formas de afrontarlo y analizarlo son muy diferentes para quienes tenéis esa doble visión del problema. ¿Cómo crees que se valora a colectivos como el vuestro o el sanitario? ¿Crees que sólo se reconoce realmente lo que vale vuestra labor en momentos así de críticos?

Creo que las Fuerzas Armadas somos una institución muy bien valorada a nivel general por una gran mayoría de la sociedad española, así nos lo hacen sentir cada vez que salimos a la calle haciéndonos llegar su cariño y afecto de una manera muy cercana.
Como miembro de la UME he podido sentir de cerca ese reconocimiento por nuestra labor en diferentes intervenciones en las que hemos participado y eso verdaderamente nos llena de orgullo y da sentido a nuestro trabajo.
En una situación como esta ocurre que se nos da una mayor visibilidad, estamos continuamente expuestos en los medios de comunicación y eso hace que nos conozcan mas, vean lo que hacemos y empaticen con nuestro trabajo o el de los sanitarios. En todo caso, aunque siempre se ha valorado positivamente a ambos colectivos, es en estos momentos cuando tiene mayor valor para nosotros.

En cuanto a la música, tú precisamente lanzaste el año pasado tu primer disco en solitario como Yusta, “Bienvenidos a El Paso”, con diez temas propios. El disco lo produjo Josu García, que incluso toca en un tema, y también tienes como invitado especial a Johnny, con el que tienes una estrecha relación. No son mala compañía para un disco de debut, ¿no?

Lo cierto es que desde hace años vengo participando en diferentes proyectos musicales, primero como bajista y más tarde como bajista/cantante en bandas de versiones. Luego monté un tributo a Loquillo y Burning, que son dos de mis grandes referencias y a los cuales admiro profundamente. Fue una etapa en la que hicimos muchos conciertos y nos divertimos mucho. Ahí mi papel era el de cantante. Y ya por último decidí aparcar esto y dedicarme en cuerpo y alma a plasmar mis historias sobre un papel y componer las canciones de mi primer disco. Creí que el que mejor me podía ayudar en las tareas de producción era Josu García, me reuní con él, se mostró con muchas ganas de dar forma a este proyecto y comenzamos a trabajar juntos.
Para mi fue un honor poder contar con Josu, que trabaja y ha trabajado con muchos de los mejores artistas de este país (Loquillo, Tequila, Joaquín Sabina y un largo etc). Por otro lado la colaboración de Johnny Burning fue algo maravilloso. Mi ídolo desde que era un chaval, un referente en todos los aspectos al que he visto en decenas de ocasiones en directo. Por suerte con el paso del tiempo y por diferentes circunstancias tengo una relación muy estrecha con él y con su familia, y me siento muy afortunado por ello. Tenerle en el estudio y más tarde en el escenario colaborando conmigo fue algo que nunca podré olvidar. 

¿Qué tal están funcionando las canciones y los videoclips?

Pues desde la perspectiva de lo humilde de mi trabajo, y reducido a mi círculo y alrededores, estoy recibiendo buenas críticas y palabras de reconocimiento y cariño sobre el disco en general. La canción de “Volar” creo que ha llegado a mucha gente, ha gustado y así me lo hacen saber. Además he de decir que en mi pueblo (El Hoyo de Pinares) suena con frecuencia en los pubs y en distintos eventos, la canta mucha gente y eso siempre me llena de orgullo, de emoción y me hace estar muy agradecido por ello. 

La presentación en Madrid fue todo un éxito, con la sala Siroco a tope, y tenías por delante unas cuantas fechas presentándolo en directo, así que estarás aplazando bolos también, como todo el mundo…

En efecto, la noche de Siroco fue muy especial y llena de emociones. Tenía la sensación de que era la primera vez que me subía al escenario. Allí estuvieron casi todos mis amigos y familiares. También gente que vino desde muy lejos sin conocerme personalmente porque le habían gustado mis canciones y querían verme en directo. Eso es algo que nunca pensé que podría pasar y uno no sabe como agradecerlo y estar a la altura… Vendimos todas las entradas desde días antes del concierto y tuvimos todos los ingredientes para que fuera una noche para el recuerdo como finalmente fue. 
En cuanto a las fechas de la pequeña gira que acabábamos de comenzar nos hemos visto obligados evidentemente a posponer todos los conciertos y ya estamos reorganizando todo para volver al ataque cuando todo esto pase y visitar varias ciudades con muchas ganas y mucha ilusión. 

Cuando todo esto acabe, que acabará más pronto que tarde, ¿cómo crees que nos afectará a todos en general?

Creo que las dimensiones y consecuencias de esta catástrofe aún son desconocidas. Pero estoy seguro que con buena actitud y una gran dosis de positividad saldremos adelante como lo hemos hecho en tantas otras ocasiones. Habrá sectores que salgan tocados de esta crisis, pero me gusta ser optimista y pensar que entre todos nos readaptaremos y recuperaremos la normalidad en un plazo razonablemente corto. 

¿Y a los músicos en particular?

El sector de la música se ve golpeado duramente por las circunstancias actuales. Detrás de un concierto hay muchísima gente implicada; promotores, backliners, técnicos de luces y sonido, camareros, programadores, plataformas de venta de entradas y un larguísimo etc… Lo que nos da vida y alimenta las almas de los músicos y de los seguidores son los directos, y vamos a ver cuándo se puede alcanzar un nivel de normalidad en el que podamos congregarnos en las salas de conciertos para disfrutar de lo que más nos gusta. Pero sin duda volveremos a hacerlo.

Foto: Juan Pérez-Fajardo

¿Hay alguna canción que te venga a la cabeza especialmente estos días en la situación que vivimos?

Pues estoy escuchando muchísimo últimamente una joya llamada “Quien me ha robado el mes de abril” de D. Joaquín Sabina, leyenda viva de nuestra música. Y que resulta muy apropiada para estos momentos por motivos evidentes. 

¿Algo más que quieras añadir?

Me gustaría mandar un mensaje de ánimo y de fuerza para todos. Somos un gran país y en momentos como éste es cuando lo debemos demostrar, ya lo estamos haciendo entre todos y así debemos continuar. Sobre todo, y por difícil que resulte, tenemos que ser positivos, optimistas e intentar siempre ver la luz por muy oscuro que se pueda presentar el horizonte. Siempre hacía delante. 

Muchas gracias por todo. ¡Ánimo y mucha suerte con vuestro trabajo!

Muchísimas gracias y un cariñoso saludo para todos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.