ENTREVISTA A SEX MUSEUM

SEX MUSEUM SIGUEN VIVOS

Hace 20 años, ¿En qué situación estabais?

En el puro principio, sin saber realmente que es lo que nos íbamos a encontrar dedicándonos al r’n’r, ni que era realmente lo que esperábamos de la música ni de nuestras vidas. Recién salidos del instituto con muchas ganas de pasarlo bien y conocer mundo y si era con la música, mejor. Todavía no teníamos claro si seguir estudiando o ponernos a trabajar o dedicarnos al grupo. Desde el principio nos metimos a saco con Sex Museum y por lo general nuestras familias no veían muy claro que la música que hacíamos tuviera mucho futuro. De hecho no lo tenía.

¿Cómo definiríais en una palabra estos 20 años?

Divertido, aún no nos aburrimos y seguimos con ganas de seguir tirando adelante y creciendo haciendo música. Hemos podido dedicarnos mucho tiempo a lo que mas nos gusta sin tener que arrastrar el culo, ni hacer concesiones ni forzar nuestra actitud vital ni musical. No hay queja. Ojala duré muchos mas, tenemos a Neil Young, Fred Cole o Iggy Pop como referencias y si ellos todavía aguantan es que nosotros podemos aguantar al menos 20 años mas.

¿Cuál ha sido vuestra filosofía durante todo este tiempo?

Camina o revienta. Dedicarse tanto tiempo a la música como hemos hecho nosotros y seguir con ganas es difícil, pero vale la pena intentarlo y si te lo tomas con humor y lo disfrutas, mejor. Una vez le pillas el punto y te das cuenta de que todo depende de uno mismo y que importa una mierda que tus discos funcionen o no, pasas a hacer la música que te gusta en cada momento, a tu bola. Nos gusta ir a nuestro rollo, hacer las cosas a nuestra manera y estar lo más lejos posible de la industria discográfica. A mi personalmente me gusta que a nuestros conciertos venga gente con la que pueda hablar después de un concierto y me caiga bien, que haya cierta complicidad, y si son 200 en lugar de 2000 pues sin problema.

¿Dónde estarías ahora si no hubiera existido SEX MUSEUM?

Espero que no fuera engullidos por esa especie de penitencia en vida formada por “hipoteca/rutina abrumadora/un mes de vacaciones al año” en la que parece que no hay mas cojones que acabar cayendo.

Ahora mismo, ¿cómo se encuentra SEX MUSEUM?

En plena forma, nos pasa como a tantos grupos que piensan que su momento actual es el mejor.

¿Cuál el secreto de vuestra regularidad?

Cabezonería e ideas claras. También cuenta que el núcleo central del grupo es muy sólido, somos dos hermanos y la mujer de uno de ellos, no tenemos más remedio que llevarlo bien. Aunque lo principal es que hemos descubierto que vivir como lo hacemos, alrededor de la música que nos gusta, es lo que mas nos llena y lo que mas nos divierte. Vale la pena invertir es este modo de vida.

¿Por qué un recopilatorio con canciones re-grabadas?

Así era mucho mas divertido, no somos músicos que dediquen su tiempo libre a jugar al golf, ir de compras o pasarse medio año de rehabilitación. Ante la posibilidad de sacar un recopilatorio, aprovechamos y lo grabamos de nuevo, mas que nada por ir al estudio y darnos el gusto de mostrar como suena la formación actual.

Es verdad que hay muchas bandas que no tienen conciencia del directo como vosotros, ¿por qué?

Para nosotros el directo lo es todo, desde que llegas al local a recoger los instrumentos y los cargas en la furgoneta hasta que vuelves a dejarlo. Llegar a la sala, montar, tocar, conocer a la gente que ha ido a verte…, eso es vida, no lo cambiamos por nada. El momento del concierto, la excitación, llevar las cosas al límite y controlarlas en el último momento, eso es casi mejor que el sexo. Es una visión moderna de las fiestas paganas en las que se llegaba al éxtasis por medio de la música.

Sois gente a la que se ve en muchos directos viendo a otra gente, ¿siempre hay algo de lo que aprender?

Nos encanta la música y sobretodo y a ver conciertos, somos auténticos fans creo que por encima incluso de nuestra condición de músicos.

Dijo Dave Wyndorf de Monster Magnet, que si tenías familia e hijos no se podía salir a la carretera a rockear. Es vuestro momento para responderle

Imagino que es porque no ve el r’n’r mas allá que como una música de adolescentes, algo que haces en una época de tu vida en la que no tienes demasiadas responsabilidades y lo único que buscas es disfrutar. Para nosotros es un estilo de vida y una forma de llegar directamente a la gente que ve y siente la vida como nosotros y a los lugares donde sabemos que vamos a sentirnos más cómodos. Y a la vez aceptando todas las responsabilidades que hemos ido cogiendo por el camino, familia y demás obligaciones. Dave Wyndorf pretende llevar una vida de comic adolescente llevada al r’n’r, nosotros algo mas parecido a una “road movie”. Su postura no es criticable, es cuestión de gustos. A él probablemente le gustaría pasar la vejez tumbado en una piscina con dos rubias operadas al lado. Nosotros preferiríamos pasarla en una furgoneta, viajando y tocando por el mundo, conociendo nuevos sitios, nueva gente y pasando por situaciones nuevas. Aunque lo de las dos rubias no me suena mal del todo…

La escena madrileña de ahora y la de hace veinte años, ¿Qué diferencias o semejanzas veis?

Ahora es mucho mas grande, las bandas mejores y hay mas locales de conciertos, pero es mas difícil sacar la cabeza porque hay mucha competencia y mucha oferta, a todos los niveles. Las grandes compañías no tienen el peso que tenían antes y eso por una parte está muy bien porque ahora es relativamente fácil sacar a un grupo adelante a base de tesón, constancia y fe. Eso nos viene muy bien a las bandas alternativas o independientes, pero a los productos tradicionales de consumo de masas les han jodido bien, ahora solo despunta uno de cada mil. Por mi parte, la verdad, no hay queja. Mi visión ante todo es positiva. Después del vacío total que hubo a finales de los 90 cuando parecía que el r’n’r era algo totalmente muerto, en Madrid ha habido un renacimiento bastante serio. A nivel de grupos está bien, pero lo que mas ha mejorado creo que ha sido el público y lo digo no solo por lo que veo como músico sino también como fan que va a conciertos a menudo. También el nivel de salas ha mejorado mucho.

¿Podríamos definir el mercado musical actual como “Muy poco pastel para mucha boca”?

O exactamente lo contrario, hay mucho de todo pero poco compromiso tanto por parte de los músicos como por parte del público. Parece que se tiene asumido que la música es un entretenimiento de usar y tirar, como unas gafas de sol de temporada, que enseguida pasan de moda y acaban en el fondo del cajón. La música es arte y el r’n’r arte contemporáneo y el mercado musical actual parece que no quiera tener ninguna relación con la música como expresión artística. Eso en el fondo es normal para las grandes compañías discográficas porque viven del negocio, el problema es que la mayoría de los músicos lo ven de la misma manera. Con los tiempos que corren me parece un poco absurdo que los cambios de tendencias tengan tanta influencia en los músicos, demasiada inseguridad y miedo a crear. Lo que mas me gusta de ser músico independiente es que puedo hacer en cada momento lo que me apetece y elegir mis movimientos de acuerdo a mis inquietudes, no a las necesidades o imposiciones del mercado o del público.

En mi facultad hay tres chavales de 20 años que llevan una camiseta de SEX MUSEUM, ¿Cómo os lo explicáis?

En todas partes hay gente de puta madre ¡¡¡

Muchas gracias por la entrevista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.