PAUL ANKA

El cantante de 67 años deleita con un espectaculo atemporal

Un dia despues de cumplir los sesenta y siete años de edad, pisaba el Patio del Conde Duque en el marco de la programacion de los Veranos de la Villa, el cantante canadiense de nacimiento y americano de nacionalidad, PAUL ANKA, apenas un año despues de su ultima visita por estas tierras Pozuelo fue el municipio agraciado en aquella ocasion. La edad media del publico asistente no disto mucho de la del artista, pero eso no fue obice para mostrar su entusiasmo durante la hora y tres cuartos de actuacion, que nos teletransporto directamente a una sala de casino de Las Vegas de los años setenta. Con quince minutos de retraso sobre la hora prevista y con una banda de trece musicos sobre el escenario seccion de viento, bateria, percusion, guitarra, bajo, teclados y piano, aparecio Paul Anka vestido de gala y entre el publico mientras cantaba su mayor exito mundial Diana. Un bano de masas que repetiria en otra ocasion cerca del final de la actuacion. El pequeno cantante dio toda una demostracion vocal, algo que no se arregla a base de cirugia algo que no podemos decir del resto de su cara sino que se tiene o no se tiene. Con la libertad de movimientos que ofrece una banda de la categoria que lleva tras de si, se dejo llevar por su fondo de catalogo, que en muchos casos poco tiene que envidiar a sus companeros de generacion. Un poco de You Are My Destiny por aqui, otro poco de Puppy Love por alla, la cancion que dio sintonia al Show de Johnny Carlsonhasta llegar al primer momento emotivo de la velada, al proyectar un video, presentado en castellano por el mismo, durante Times Of Your Life, en el que hizo un repaso a su vida profesional con fotos de amigos de profesion de la talla de Elvis, el Rat Pack al completo, Quincy Jones, etc y a su vida personal mostrando fotos de sus cinco hijas y de su reciente primer vastago varon, fruto de su segundo matrimonio con una sueca, que estaba en la grada, y a la que dedico la actuacion, asi como a sus padres a quien dedico, Papa. Se atrevio a tocar la guitarra para mostrarnos la cancion que compuso para su amigo Buddy Holly, It Doesnt Matter Anymore, mezclada con trozos de Oh, Lonesome Me y Bye Bye Love, nos mostro como se convierte al Swing un tema como Jump de Van Halen e hizo acaramelarse a las parejas al son de Put Your Head On My Shoulder. Sin decaer en intensidad, volvio a sacar el proyector, en esta ocasion para poder interpretar gracias a la tecnologia un dueto, con su gran amigo, el fallecido Sammy Davis Jr, la cancion que compuso para el, Im Not Just Anyone, con un silencio que ponia un nudo en la garganta. Pero como la musica tambien es diversion, asi se enfilo la recta final con temas como Shes A Lady popularizada por Tom Jones o los temas clasicos de Frank Sinatra, Let Me Try Again, New York, New York y la inmortal My Way, en la que pudimos oir a La Voz para asistir a otro dueto virtual magico. Como buen entertainer, dejo espacio para el lucimiento de la banda, volvio a interpretar Diana para regocijo de sus seguidores y acabo con Twist And Shout en medio del delirio colectivo. Hay dias en los que la musica se transforma en magia y este fue uno de ellos. Las caras del publico a la salida, eran buena prueba de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.