LUCINDA WILLIAMS

Little Honey

Desde hace unos años (concretamente desde la publicación de “Car Wheels On A Gravel Road”) Lucinda Williams se ha convertido en uno de los principales referentes a seguir dentro de la música de raíces Americana. Por eso, y porque desde que se anunció la publicación de este nuevo trabajo todos los rumores apuntaban a que se trataba de su disco más rockero (versión de AC/DC incluida) y que habían quedado atrás los años de amargura y desilusión que se desprendían de sus discos precedentes (“Essence”, “World Without Tears” y “West”), la expectación difícilmente podía ser mayor.
Ahora que ya lo tenemos en las manos, podemos decir que si bien seguimos sin encontrar a la Lucinda Williams de discos como “Sweet Old World” (mi favorito), “Lucinda Williams” o el anteriormente comentado “Car Wheels On A Gravel Road”, si podemos constatar que hay cierto aire de optimismo en este trabajo, que queda claramente de manifiesto en temas como el que abre el disco (la pegadiza “Real Love”) o “Honey Bee” con las guitarras más rabiosas que haya grabado en muchos años (y las voces de Matthew Sweet y Susana Hoffs entre otros).
Por supuesto seguimos encontrando Blues sangrantes como “Tears Of Joy” (que a mí me recuerda gratamente a “Still I Long For Yor Kiss”), “Knowing” o “Heaven Blues”.
Además, cabe destacar la lista de invitados de los que Lucinda se ha rodeado para este trabajo: A parte de los ya citados, el disco también cuenta con la participación de Charlie Louvin (impagables sus coros en “Well Well Well”), Elvis Costello (vuelven a colaborar juntos en “Jailhouse Tears”, un dueto con sabor a clásico), y Jim Lauderdale.
La única decepción, viene precisamente de la mano de la versión del clásico de AC/DC (“It’s A Long Way To The Top (If You Wanna Rock And Roll)”, que sabe a poco, en un tono que le hubiese pegado mas a los mismísimos Rolling Stones que a la propia Lucinda y que falla en su pretendida intención de cerrar el disco con un tema rockero (no en vano en una reciente entrevista comenta que no conocía la canción (¿?) y que la idea de hacer la versión había sido de su pareja, Tom Overby que también es su manager y co-productor del disco).
Parece que Lucinda ha encontrado “el amor verdadero” y que las flechas de Cupido la han sentado bien. Debo decir que no confiaba demasiado en su regreso (sus últimos discos no me han gustado, y en su última gira se la veía demasiado deteriorada), pero este “Little Honey” ha supuesto una sorpresa de lo más agradable, y me da la sensación de que este es uno de esos discos que ganan con cada escucha (estoy más que dispuesto a comprobar esta última afirmación).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.