FOALS – MEN CALLED HIM MISTER

Maravilloso broche a un mes plagado de buena musica

Supongo que si los de Oxford acaban saltando la banca cuando editen su segundo disco, siempre se podra sacar pecho diciendo. Yo les vi en el concierto de la Mynt, y es que las trescientas personas que abarrotamos la sala disfrutamos de lo lindo con Yannis Philippakis y sus cuatro companeros. Y el caso que hubo un momento de cierta duda sobre las posibilidades del bolo, cuando en plena actuacion de los teloneros MEN CALLED HIM MONSTER se fue al carajo la energia, viviendo durante diez minutos la incertidumbre de si volveria o no. Esto redujo la actuacion de los muchachos, que se mostraron algo inseguros, quizas abrumados por la cantidad de publico frente a ellos. En cualquier caso, los problemas se solucionaron, con impagables momentos a lo Pepe Gotera y Otilio si, uno es un clasico y los prefiere a Benito y Compania, y sobre las once menos veinte salieron FOALS al escenario. Empezaron con French Open y si habia dudas, el publico con muchos compatriotas suyos, se volco desde el primer momento. Yo les habia visto en Belgica en agosto y me impresionaron, pero aqui subieron un peldano en mi apreciacion. Siendo un poco pedantes diremos que su estilo que fusiona math rock y dance punk lo que provoca es ganas de saltar y gritar sin mas pretensiones. Ellos iban a lo suyo, sin una nota fuera de lugar en ese marasmo sonoro. Yannis incluso bajo un par de veces para cantar entre el publico y subido a una barra lateral y un par de espontaneos subieron al escenario con resultado desigual uno se metio un buen golpe al apartarse la gente y la otra fue sacada de alli por Jimmy Smith, el segundo guitarra. Vamos, que hubo un poco de todo. La actuacion fue corta e intensa. Con un disco en el mercado, Antidotes, era dificil prever una actuacion larga, pero el hecho de que fuera el ultimo concierto de la gira europea, hizo que albergaramos alguna esperanza. Ahi fueron desfilando grandes temas como Cassius, Olympic Airways, Electric Bloom, Balloons y un glorioso punto final, con invitado del grupo incluido para tocar la percusion en Two Steps, Twice, una de las canciones del ano, en las que por momentos crei levitar sobre el suelo del movimiento que habia a mi alrededor en la sala. No hubo bises, ni despedidas. Tres cuartos de hora sin respiro. Su directo hoy en dia es su mejor baza y estan llamados para grandes noches de gloria si mantienen la inspiracion ya que apenas sobrepasan la veintena. El futuro es suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.