THE GUTTER TWINS

Un concierto de los de quitarse el sombrero

Prohibido terminantemente el uso de cualquier tipo de camara fotografica incluido movil con o sin flash, asi como cualquier tipo de grabacion. Toda persona que no siga tales instrucciones sera expulsada de la sala sin derecho a reembolso. Asi avisaban los carteles colocados en las paredes de la Sala Santana 27 de Bilbao. The Gutter Twins, de esta forma, reclamaban por parte del publico la concentracion necesaria para poder disfrutar con plenitud de su musica. El ingles Duke Garwood fue el telonero, principalmente porque vimos a un chico sentado en el escenario con una guitarra, sino bien podria haber sido la musica de ambiente, un blues experimental ideal para una pelicula indie. La verdad es que Garwood no hizo nada para que el publico le hiciese caso, tocaba para si mismo, y asi, tirando la toalla desde el inicio, es muy dificil que la gente deje de lado la parte de acto social que conllevan los conciertos. Cuando salieron al escenario The Gutter Twins, todos los murmullos desaparecieron. Alli estaban Mark Lanegan y Greg Dulli, acompanados por el guitarrista Dave Rosser. Se sentaron en sus sillas, cogieron las guitarras acusticas y arrancaron con The Body una delicia que nos hizo intuir el menu de lujo que nos esperaba. A las primeras de cambio, nos regalaron un trozo de All Along The Watchtower de Bob Dylan, como detalle de la casa. Captaron la atencion desde el inicio, con guitarras intensas y sutiles, y el magnetismo de unas voces que se conjuntaban a la perfeccion. De todas formas, cuando Dulli paso al piano, y Lanegan, con su voz de las cavernas, cogio las riendas de canciones como We Have Met Before, estas nos sobrecogieron de un modo especial, y es que, como comentaba un companero fotografo sobre Mark Lanegan. Cuando este tio abre la boca, se te hiela la sangre. El concierto discurrio entre fuertes aplausos, como respuesta a una actuacion que destilaba calidad para dar y tomar. Dulli era el unico que se comunicaba con el publico con palabras de agradecimiento, mientras que Lanegan permanecia hieratico, como en el es habitual. Ni siquiera movio un musculo de su rostro cuando le gritaron Mark, saluda Di algo I Am In The Heavenly Way puso el sabor y regusto puramente country para pasar a unos bises en los que Lanegan volvio a destacar en la impresionante e intensa One Hundred Days. Por su parte, Tennessee Waltz, con Dave Rosser a la voz, nos llevo hasta algun bar perdido en la America profunda, en un viaje musical como es debido. Finalmente, los Everly Brothers del lado oscuro nos acariciaron los oidos con una version de All I Have To Do Is Dream, que remataron con I Get A Kick Out Of You. Una pasada. Setlist. The Body , Gods Children , The Stations , We have met before , Creeping Coastline of Lights , Resurrection Song , The Twilite Kid , The Lure Would Prove Too Much , Kimikos Dream House , Summers Kiss , King Only , Sunrise , River Rise , Sunset Machine , I Am In The Heavenly Way , Bises. Candy Cane Crawl , One Hundred Days , Tennessee Waltz , All I Have To Do Is Dream , I Get A Kick Out Of You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.