HERMAN DUNE

Dos horas viajando por el personal universo de David-Ivar

En un par de anos, HERMAN DUNE han pasado de ser un grupo conocido por unos pocos, a tener una buena legion de seguidores en nuestro pais. Su ultima visita a la capital fue en un pequeno showcase, presentando Giant, un disco que supuso un punto y aparte en su carrera, ya que Andre Herman Dune ahora conocido como Stanley Brinks abandono el grupo, dejando su hermano, David-Ivar y al bateria Neman, como unicos miembros estables. En estos dos anos, han visitado grandes festivales como el FIB Heineken y el Primavera Sound, que han sido en buena parte responsables de este despegue. De otra forma, seria dificil explicar el lleno que hubo en la Heineken, en lo que suponia el inicio de la gira para defender, Next Year In Zion, el primer trabajo en el que Yaya apodo carinoso por el que se conoce a David-Ivar, tomaba las riendas en la composicion de todas las canciones. David es todo un personaje y lo demostro firmando gustosamente en el stand de merchandising antes del concierto e igualmente sobre el escenario, donde aparecio en solitario, con su gorra, su traje oscuro, su corbata y su inconfundible barba. Arranco con We Were Still Friends y se metio a la gente en el bolsillo, algo que pudimos comprobar en cada momento de la actuacion en que se quedo en solitario, con un silencio respetuoso, muy poco habitual en Madrid. A la tercera cancion, comparecieron Neman y el bajista Ben Pleng para dotar con mas dinamismo y riqueza a las composiciones del Chiquito de la Calzada indie y es que esos saltos caracteristicos del humorista, son tambien un clasico del cantante frances. Si bien su ultimo disco tiene menos frescura que los anteriores, sus composiciones ganaron muchos enteros en directo. Asi, Lovers Are Waterproof, Try To Think About Me o la propia Next Year In Zion resultaron mucho mas interesantes que en sus versiones de estudio. El publico, sin embargo, acabo coreando las canciones mas evidentes como I Wish That I Could See You Soon con ukelele incluido, Pure Heart, 1,2,3 Apple Tree o Not On Top. Dispuestos a sorprendernos, presentaron una nueva composicion y hasta se atrevieron con una version de The Pogues, Ghost Of A Smile. Cuando se despidieron por primera vez y miramos el reloj, nos sorprendimos viendo que ya habian consumido cien minutos de actuacion, pero hasta en dos ocasiones debieron regresar por aclamacion popular, dejandonos gloriosas interpretaciones en solitario When The Sun Rose Up This Morning y On A Saturday y con acompanamiento Good For No One y My Baby Is Afraid Of Sharks, esta ultima, atendiendo a una peticion lanzada desde las primeras filas. Concierto de los que hacen ganar incondicionales para la causa de un grupo y de los que hacen que regreses a casa con una sonrisa. Te queremos, Yaya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.