RAGE – SABATAN

Rage hicieron en Madrid una fiesta para celebrar su 25 aniversario. Fue mucho mas que un concierto

Cuando nos enterabamos de que Rage volvian a Espana a celebrar en esta ocasion sus 25 años de carrera muchos amantes del buen Heavy Metal, contundente a la par que melodico, nos sentiamos orgullosos de que Peavy Wagner decidiera de nuevo compartir un concierto especial con el publico que siempre le ha sido fiel. Y es que Rage nos han visitado en muchas ocasiones pero la acogida siempre es calurosa, especialmente desde que iniciaran su penultima etapa, alla por 2002 con Unity. Desde entonces sus descargas son una mezcla de potencia melodica a la que no debemos faltar y esta vez no iba a ser de manera distinta. Muy temprano era la cita en la Sala Heineken. Tras haber prometido un set de media hora acustico mas dos horas de grandes exitos, el grupo telonero Sabatan hacia aparicion sobre el escenario poco despues de las siete de la tarde. Sabaton es un grupo espanol que tras una larga temporada han regresado al mundo de la musica, pero en esta ocasion hay que decir que el concierto no era el mas apropiado para su sonido. Brutales, practicando una masa sonora y extrema, no consiguieron mover apenas a una sala que estaba mas pendiente del final de su actuacion. Tal vez el sonido no fuera el mas adecuado, pero el metal extremo con voces guturales unido a un excesivo estatismo de la banda hicieron que su actuacion pasara sin pena ni gloria. En cualquier caso el momento que todos esperabamos no tardo en llegar. Tras los pertinentes cambios de set en el escenario aparecian Peavy, Victor y Jen Majura, la guitarrista invitada que mostraria no ser tan solo un musico decorativo, tanto en su trabajo con la guitarra como en los coros. Iban a ser menos de veinte minutos en los que Rage abandonaba la aureola de grupo de Heavy Metal para hacer versiones mucho mas suaves. El bateria que sustituyo a Terrana, Andre Hilgers mantendria un tono mesurado para ofrecer cinco temas que, pese a todo, seguian pareciendo poco. Empezarian con Wake the nightmares para seguir desgranando Lord of the flies, con la banda muy metida en su papel de show mucho mas pausado, algo que acabo transmitiendose a un publico inicialmente algo apagado. Deep in the night, After the end y Straight to hell rematarian un mini concierto unplugged que no llegaria a la media hora prometida por los ya clasicos problemas horarios de las salas de Madrid. Pero a las nueve de la noche comenzaban los Rage que todos estabamos esperando. Que mejor que comenzar con Higher tan the sky para hacer explotar a la sala, ahora si, en un baile y coro al unisono. Si a ello se le une Dont fear the Winter la locura se apoderaba de los tres cuartos de sala que mas o menos habia en esos momentos. Peavy cantando como nunca y Smolsky haciendo disfrutar a cualquier amante de la guitarra electrica. War of worlds mantenia el tono de las composiciones mas conocidas para, de repente, arrancar con una excelente version del clasico Prayers of steel que los mas fans de la banda disfrutamos como si fuera la primera vez. Mas clasicos, Suicide, Set this world on fire e Invisible horizons nos hacian preguntarnos a algunos como Rage no estan en lo mas alto de los grupos de Heavy Metal. Clase, potencia, buen rollo, calidad a raudales poco mas se puede decir. Un grupo cuyo lider disfruta en el escenario como si fuera la primera vez loga transmitir una comunion especial con el publico imborrable. Si a eso se le suma un guitarrista de otro planeta y un bateria mas que solvente sustituir a Terrana es casi imposible, el conjunto linda la perfeccion. Con Nevermore voverian a recuperar sonidos no tan conocidos, de su disco del 93The missing link. Y la potente Firestorm volvio a mover a los mas veteranos del lugar. Headbanging a raudales dejandonos llevar por la magia de Mr. Wagner. Victor volviendose loco, mucho mas cercano de lo habitual y el concierto discurriendo por caminos fantasticos. No seria el unico recuerdo a tiempos preteritos, Back in mind, Sent by the devil mostraban que la carrera de los alemanes permanecera en el recuerdo or mucho tiempo. Los temas seguirian cayendo por espacio de las dos horas prometidas. Llegariamos a All i want reventados pero con ganas de mas y no nos defraudaron. Carved in Stone y la grandiosa Soundchaser cerrarian uno de los conciertos mas potentes de lo que llevamos en 2009. Tal vez la unica pega que podria ponerse es que no hubiera mas publico en la Heineken. Rage habrian merecido un lleno absoluto y este no se produjo. Se les pidio con ganas que volvieran a salir, pero eran las once de la noche y tocaba vaciar la sala. Eso si, la sonrisa en las caras de todos los asistentes era imborrable. Y la pregunta cuando volveran lo decia todo. Rage, como siempre, habian triunfado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.