LOU GARX

Contrabando

Disco grabado en 2008 en Coyohacán (México), en los estudios Topetidud, propiedad de Paco Ayala, bajista de MOLOTOV y productor a la sazón, además de grabar toda la línea de bajos.

CONTRABANDO es su tercer álbum en solitario, al margen de proyectos paralelos (SONORA, FLYSTONES) y viene cargado con 10 temas de diferente pelaje, donde se hermanan desde el rock, el hardcore o el metal hasta el funky o incluso el rap.

Todo ello cantado en spanglish a excepción de “La habitación”, en castellano, un tema contra el maltrato de la mujer, algo en lo que Lou está involucrada como miembro activa de la plataforma.

La que abre el disco, “La danza de los esqueletos”, es divertida, bailona, y muestra el aplique de las tecnologías modernas.

Más cañera es “Politoxic”, claro ramalazo de punk británico, con ligeros tintes comerciales, para no parar de botar; o la que titula el CD, “Contrabando”, donde desarrolla diferentes registros vocales y la aportación de la segunda voz de respuesta por parte de David Curtonantes (TERRORISTARS), quien también participa a nivel de composición en “My Medicine”, las dota de fuerza y agresividad.

O en “Padre”, coqueteando con ritmos funkyy altas dosis irónicas, además de contar con la colaboración de KING PEPPY (MR. CHOCOLIGHT), todo un personaje Haitiano, afincado en la capital azteca y Randy de MOLOTOV en la batería.

“El mundo”, compuesta a medias con Juanjo Melero (SANGRE AZUL), combina diferentes cambios de ritmo, pasando de ser tierna y dulce a ser rápida y dura en segundos, como también sucede con “Water Prince”.
Tiene una entrada muy a lo METALLICA en “La Calavera”, de lo más rapidito del disco y reservan para el final “Caminando”, una remezcla bailable que aparecía en su anterior álbum, en el que toca la guitarra Julian Kanewsky (LA CABRA MECÁNICA), Angelo Manzini la trompeta, Candy Caramelo el bajo y Yotuel (ORISHAS) rapea.

En definitiva, a las primeras escuchas se nos hace corto y hay que volver a escucharlo, claro que aderezado con chile y un chupito de tekila llega a ser adictivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.