METALWAY FESTIVAL

Los grandes conciertos no borraran la decepcion de la cancelacion de Heaven y Hell y Fear Factory

Inmensa decepcion o gran satisfaccion. Dos caras de una moneda que se vieron en el Festival Metalway 2009. Los dos aspectos que pudimos vivir en dos largos fines de semana en los que pasamos del frio mas espantoso al calor sofocante, buen ejemplo del contraste climatico de una ciudad como Zaragoza. De las suspensiones de dos de los cabezas de cartel, Fear Factory y Heaven Hell a un concierto apoteosico de Manowar que tardara en ser olvidado. De las quejas por la puesta en marcha de un festival durante dos fines de semana consecutivos al agradecimiento de haber podido disfrutar conciertos excelentes de bandas a las que nunca nos cansamos de ver, por mucho que vengan de gira a nuestro pais. Festival de contrastes, en el que todo es blanco o negro, como la imagen de Inmortal y que lo mismo se baila sin cesar con Gotthard que se permanece impasible ante Queensrche, empenados en sepultar su gloria preterita. Sabiamos que nos encontrariamos de todo y asi fue. Pero empecemos por el comienzo. Metalway Festival contaba con la dudosa buena idea de ofrecer cinco dias de conciertos repartidos a lo largo de dos fines de semana consecutivos. El primero de ellos, 19, 20 y 21 de junio, coincidente en el tiempo con el Festival Kobetasonik, que obligaba a decidir ante una encrucijada. ver a Motley Crue en Bilbao o disfrutar la vuelta de Baron Rojo y su formacion original. Dificil decision que sin duda acabo lastrando en numero de asistentes a ambos eventos. Estamos de acuerdo en que las fechas que las bandas tienen disponible para festivales de verano son las que son, pero al final el que paga el pato es el sufrido seguidor. Y en esta ocasion cientos de personas tuvieron que optar por uno u otro festival. Que exista negocio, que los promotores obtengan su beneficio es algo que no debe ser criticado, puesto que hacen su apuesta y arriesgan su dinero, pero a la postre el perjudicado es el publico y en el caso de la caida de la asistencia, el propio promotor. Ojala algun dia dejemos de asistir a este tipo de situaciones que no hacen nada bueno por los fans o incluso por los propios miembros de la industria. Metalway comenzaba el viernes 19 de junio con un cartel muy prometedor. Por desgracia no pudimos acudir el primer dia, pero todos con los que tuvimos ocasion de hablar hacen hincapie en que Bullet hicieron una actuacion potentisima y que siguieron demostrando como ya lo hicieran en su anterior visita teloneando a Hammerfall, que es un grupo a tener muy en cuenta. Obus se mantuvieron en la linea que ya llevan varios anos, con la fiereza incombustible de Fortu y Paco, incombustibles y conscientes de que los asistentes van a sus conciertos a vivir una experiencia imborrable. Fortu lo consigue y pese a echar de menos a Juan Luis y Fernando, la banda continua ahi mostrando que hay que seguir contando con ellos como historia viva y en forma, del Heavy Metal espanol. No tan buenas fueron las apreciaciones sobre la actuacion de Angeles del Infierno, al parecer no demasiado enchufados al concierto y con problemas en la voz de Juan Gallardo. Nos quedamos con los comentarios poco positivos de seguidores de toda la vida del grupo, pero al no haber podido asistir al concierto no podemos ser mas explicitos. Oficialmente el festival comenzaba el sabado 20, tras la fiesta presentacion del viernes. Al tratarse de un cartel tan extenso, poco despues de las once y media de la manana arrancaban Sabatan, seguidos de Axxis y Samael a los cuales tampoco pudimos ver dado lo temprano de sus actuaciones, pero si a Sodom que pese a tocar a la hora de la comida hicieron gozar al respetable con una dosis brutal de thrash metal. Entrabamos en el recinto a poco de comenzar su actuacion casi volando por el inmenso viento gelido que ya empezaba a hacer estragos, pero eso no fue obice para que cuajaran un concierto correcto, ante no demasiada gente, que todavia estaba ubicandose y que disfruto de temas como City of God o una version estupenda de Agent Orange. Lo desapacible del aire que soplaba y la hora no dejo evito que su concierto fuera muy entretenido para comenzar el festival. Unos minutos despues de Sodom era momento de ver a Duff McKaggans Loaded, el proyecto del que fuera bajista de GunsnRoses y actualmente en Velvet Revolver. Un proyecto musical con clara influencias del punk donde el rubio bajista abandona las cuatro cuerdas por la guitarra y lleva la voz cantante. Presentaron su disco Sick ante un publico que inicialmente fue algo mas numeroso que con Sodom, pero que a los pocos temas decidio que entre resguardarse del sol y el viento o la propuesta de Duff, sin brillo, con no demasiado buen sonido y poco conocida, la primera alternativa era la mas interesante. La actuacion trato de subir algo de nivel con versiones de Iggy Pop y a modo de medley el recuerdo a AC,DC y Judas Priest en un concierto que se hundia irremediablemente. Al final con Duff ya al bajo hubo el recuerdo a GunsnRoses con Wellcome to the Jungle, la intro de Paradise City y Its so easy en un intento de levantar un concierto que cada vez tenia menos asistentes. Ni aun asi lo consiguieron, resultando uno de los conciertos mas flojos del festival. Uno de los platos fuertes del primer dia venia a continuacion. La reunion de Riot, de la epoca de Thundersteel era muy esperada y desde el primer momento se vio que Mark Reale y sus chicos atraian a un buen numero de los asistentes que ya estaban en el recinto de Valdespartera. Con Tony Moore brillando a gran nivel en las voces y un salvaje Jarzombek aporreando su bateria, asistimos a un concierto de Heavy Metal clasico y sin concesiones. Por supuesto Thundersteel fue coreada con ganas por los asistentes y Metal soldiers demostro como los grandes grupos merecen regresar una y otra vez, pese a que Riot no hayan sido especialmente grandes en nuestro pais. Swords and tequila llevo el baile de cabezas y punos a todo lo alto y el cierre a cargo de Warrior hizo que todos asintieramos mirandonos y conscientes de que habiamos visto un concierto excelente. Los mas heavys habiamos disfrutado de un clasico pero no menos lo son Europe. Personalmente tengo que decir que es un grupo que no me ha gustado nunca. Pero de igual manera debo aceptar que en directo tratan de llegar a todos los publicos y lo consiguen. Especialmente porque, tras el abandono de los sonidos mas comerciales, Europe son una banda que resultan muy serios sobre el escenario y de los que es imposible no admirar a su fantastico guitarrista John Norum. Lastima que el sonido les jugase una mala pasada y que empujado por el viento hubiera momentos en los que todos los matices acababan perdidos en un ruido infame. Arrancaron con Last look at Eden aunque todo el mundo queria saltar con los clasicos, que no tardaron. Rock the night, Cherokee y por supuesto The final countdown que vive una segunda juventud tras ser popularizada de nuevo por la publicidad en los ultimos años. Mal sonido, muchas ganas y bastante gente disfrutando y comenzando a notar la bajada de temperatura que era cada vez mas palpable al ir ocultandose el sol en una actuacion que para muchos estuvo centrada demasiado en temas de la ultima etapa, dejando en el tintero algunos de los clasicos que les encumbraron a finales de los ochenta. Sin apenas tiempo para recuperar fuerzas en los diferentes puestos de avituallamiento, caros pero variados, o de repasar los puestos del mercadillo, mucho mas escasos de lo que es habitual en los festivales, posiblemente por coincidencia con el Kobetasonik, llegaba el momento de ver de nuevo a otros clasicos de los festivales espanoles. W.A.S.P. La banda de Blackie Lawless estuvo varios años sin venir por nuestro pais, pero en los ultimos años es dificil no toparse con ellos. No importa, porque Blackie sigue siendo un frontman inmenso en todas sus acepciones que hace disfrutar al publico desde el primer momento. Provocador, posturitas, con una voz que todavia se mantiene en registros mas que aceptables, W.A.S.P. se centraron en su repertorio mas clasico. Wild child, Love Machine, The idol, I wanna be somebody o Blind in Texas son una muestra de las canciones que pudimos cantar mi
ran
do embobados la sierra incrustada en la guitarra de Doug Blair o como Mike Duda no paro de moverse por el escenario pese a llevar una aparatosa rodillera que mostraba una lesion que no le impidio darlo todo al dia siguiente muchos nos acordariamos de el, y de otras cosas, pero en fin. El sonido habria podido ser mejorable, pero pese a todo, brillaron a gran nivel, como es habitual. Que vuelvan siempre que quieran, puesto que demuestran una y otra vez que son capaces de dejar el pabellon altisimo. Empezabamos a estar muy cansados tras la paliza del viaje, el frio, el molesto viento y las horas de conciertos y puede ser eso el cumulo de razones que hicieron que la actuacion de Blind Guardian me pareciera de lo mas flojo del Festival. Los alemanes nunca han sido un grupo especialmente divertidos encima del escenario, se mantienen estaticos y Hansi no sobresale por su movilidad, pero en esta ocasion me llegaron a resultar bastante soporiferos. Por si fuera poco los retrasos se iban acumulando, de forma que debieron retocar su set list no escogiendo precisamente los temas mas directos. This will end no me parece un tema que tenga el punch para arrancar un concierto ni tampoco Fly es de sus canciones mas anoradas. Algo mejor fue la interpretacion de Valhalla que no obstante sono mucho menos agresiva de aquellos años atras en los que Blind Guardian parecian poder convertirse en uno de los grupos mas grandes del Heavy Metal mundial. The quest from Tanelorn se hizo larga y aburrida y cuando llego el momento final de Mirror, Mirror la cantidad de asistentes habia bajado hasta niveles bajisimos. Concierto muy flojo y a olvidar de los bardos, que ni tan siquiera tocaron la famosa The bards song con las que siempre han sido capaces de levantar hasta la peor de sus actuaciones. El viento zaragozano, ese cierzo de pesadilla, nos trajo a continuacion a Children of Bodom que iban a conseguir de forma casi magica que olvidaramos nuestro cansancio y el frio. Desde el primer minuto hasta el ultimo, la racion de tralla interpretada con un gusto exquisito si obviamos los decenas de fucks repetidos una y otra vez por Alexi Laiho e intercalados con esputos hacia cualquier parte del escenario, dura y sin contemplaciones. Una lastima que el viento se llevara parte de las melodias de los teclados de Janne Wirman, parte clave para entender el sonido de Children of Bodom. Hate me, Living dead beat, In your face, Blooddrunk, pura dinamita para los sentidos, con un volumen de sonido que nos hubiera gustado algo mayor pero que atrono lo suficiente el recinto como para que los menos convencidos les prestaran la atencion que se merecen. Cerrarian su concierto con Hate crew deathroll dejandonos absolutamente machacados y cuajando un concierto excepcional. Mas de once horas despues, ateridos de frio y reventados de cansancio nos preparabamos para ver el concierto mas esperado. La mejor banda de Rock que ha dado nuestro pais, por fin juntos en un momento que prometia ser historico. Que lo fue por muchas razones, aunque solo fuera por poder disfrutar de nuevo a los cuatro Barones sobre un escenario, en un concierto de dos horas y media, que fue cortado en tiempo incluso y que podria haber sido antologico de haber respetado el tiempo y ser algo mas temprano. Por desgracia los dos factores llevaron a que poco a poco la asistencia fuera mucho menor de lo que a todos nos hubiera gustado. El propio Sherpa reconoceria pocos dias despues que fue un suplicio cantar con las condiciones climaticas que sufrimos en Zaragoza. No cabe duda de que habia algo de morbo por ver a los hermanos De Castro compartiendo escenario con Sherpa, pero todo discurrio de forma cordial. Con el bajista situado en la parte derecha y Armando en el centro, Carlos y Sherpa se turnaron en las voces durante varios temas. Sigo pensando que Carlos lo intenta con todo el pundonor del mundo, pero hubiera preferido escuchar Tierra de vandalos tocada tras el arranque de Concierto para ellos por la voz de Sherpa. Sonaron tantos y tantos clasicos que es dificil pensar alguna de las grandes que quedara fuera. Resistire, Con las botas sucias, Cuerdas de acero, Las flores del mal, Breakthoven, El malo, Herencia letal la historia viva del Heavy Metal cantado en el idioma de Cervantes frente a nosotros. Por fin pudimos ver a Carolina Cortes, la Baronesa que siempre estuvo en la sombra y que escribio algunas de las mejores letras del grupo y al menos pudimos disfrutar de un concierto que todos esperamos que se repita, en un entorno mas apropiado, para volver a reivindicar a Baron Rojo como ellos se merecen. Eran casi las cinco de la manana cuando acababa la primera jornada oficial de un festival que seria recordado largo tiempo por el dichoso viento helado que nos azoto de forma inmisericorde y era momento de retirarse con la imagen de Baron Rojo en nuestras retinas. Por fortuna el frio no paso demasiada factura y el cansancio pudo eliminarse con unas horas de sueno que nos devolvieron al recinto del festival al dia siguiente a eso de las dos de la tarde, de forma que no pudimos ver los conciertos de The cannibal queen ni de Lauren Harris, de forma que la primera banda que vimos fue Heavens Basement, hard rockeros con toda la clase del mundo, que demostraron un buen hacer pese a que la hora y el cansancio del dia anterior hizo que fuera muy poca la gente que asistiera a su actuacion. Descargaron temas como Reign on my parade, Life of me o Executioners day que supusieron una grata sorpresa para los que conociamos poco al grupo y fueron perfecto para abrir otro de los conciertos largamente esperados, el de Lita Ford. La rubia cantante y guitarrista nunca habia actuado en nuestro pais y habia muchas ganas de verla. Y no nos defraudo. En gran estado de forma, fisico y musical, Lita hace muchos años que demostro que no era una barbie puesta a hacer rock en un mundo de hombres. Rockera como la que mas, con una voz muy potente, buena como guitarrista y excelente moviendo al publico, nos dejo otra de esas actuaciones dignas de recordar. Desde el compendio de guitarras con las que aparecio en escena, empezando por la de forma de botella de vodka hasta la inmensa doble mastil y continuando con sus canciones, lo mas importante. Gotta let go, Black widow, Close my eyes forever y Kiss me deadly. Fantasticas en su interpretacion, bien acompanada por una banda mas que correcta e incluso ayudada en algunas canciones en los coros por su marido, un gigantesco Jim Gillete que incluso acabaria tomando protagonismo jugueteando con las posaderas de su senora esposa para regocijo del publico masculino. Nuevamente un gran concierto que nos hace desear que algun promotor consiga que Lita Ford nos visite de nuevo en una gira de festivales para disfrutar de un set algo mas largo. Paradise Lost no es una banda que me atraiga en exceso por lo cual no esperaba demasiado de su actuacion y cuando comenzaban con Hallowed Land estuve pendiente de sus fans para ver la reaccion de estos. Mi impresion es que estuvieron bastante aburridos y de hecho aunque bastante gente se acerco al escenario a verles a los pocos temas el volumen de asistencia bajo considerablemente. One second y Requiem serian los ultimos temas que descargarian en un concierto que fue hundiendose poco a poco hasta convertirse en una anecdota, especialmente para los que gustamos de los sonidos mas duros. No iba a ocurrir asi con la siguiente actuacion. Tras cambiar los horarios algo conocido de antemano era el momento de disfrutar con Jon Oliva, el cantante mas inmenso, fisicamente al menos, que uno puede ver en directo. El otrora vocalista de Savatage nos iba a demostrar que su voz sigue siendo maravillosa y que pese a que la banda americana no este activa no ha sido olvidada. Jon Oliva en bastante mejor forma fisica que la ultima vez que pudimos verle en Madrid, teloneando a Scorpions, sin necesidad de baston para levantarse, pasando de hecho bastantes momentos de pie. Su set list estuvo basado practicamente en su totalidad en temas de Savatage, empezando con City beneath the surface y desgranando maravillas como Chance, Sirens o Believe. La maravillosa Hall of the mountain King
no
s puso los pelos de punta y fue el fantastico final para un concierto que sera recordado como de los mejores del festival incluso por los muchos asistentes, tal vez muy jovenes, que jamas habian escuchado a una banda de culto como Savatage. Tras un conciertazo como el que habiamos vivido los dos siguientes grupos lo iban a tener muy dificil. Los primeros, Opeth, trataron de tenir el inmenso viento, que de nuevo volvio a torturarnos, de efluvios progresivos. Nuevamente me encontraba frente a un grupo que no me convence y volvi a reunirme con fans suyos para ver sus reacciones. En general acabaron bastante satisfechos, a tenor de sus comentarios, aunque para mi gusto era un grupo que no acababa de encajar en un cartel tan Heavy. Me parecieron correctos, muy tecnicos pero excesivamente frios. Muy diferente a lo que ocurrio con Warcry, que volvieron a demostrar que es un grupo que hace las delicias de los mas jovenes sin olvidar a los que llevamos mas años en esto. Con mucha fuerza, trabajandose al publico literalmente, Victor y sus companeros volvieron a demostrar a los mas descreidos que es un grupo que sigue creciendo y con el que hay que contar cada vez que se piensa en Metal nacional. Llegaba el momento ansiado, Heaven Hell, o lo que es lo mismo, la formacion de Black Sabbath con Dio al frente, que eran los siguientes en actuar. El viento soplaba de lo lindo y todos tiritabamos, sin saber muy bien si era la emocion o el punetero frio. El back line era montado, aunque muy pobre a comparacion de lo que habiamos visto en reportajes graficos de la gira, culpa sin duda del aire que hacia peligroso incluso subir un telon. Y esperabamos. Esperabamos mientras la prueba de sonido llegaba a su final. Hasta que se desencadeno el desastre. De pronto un par de roadies comenzaron a desmontar el escenario. Desenchufando cables, haciendo desaparecer las pantallas y los cabezales, llevandose la bateria ante la indignacion del respetable. Y comenzamos a temernos lo peor, que tras un rato demasiado largo de espera se confirmaba. Tony Iomi manifestaba que tenia un fuerte dolor de espalda y que asi no podia salir a tocar. A partir de ahi la decepcion gigantesca. Fue lo de menos que la banda entera apareciera en el escenario pidiendo perdon y prometiendo volver pronto. Sumada a la cancelacion en el ultimo momento de Fear Factory, lo que estaba ocurriendo parecia ser una broma pesada para todos los que habian hecho cientos de kilometros con el objetivo de ver a Dio y compania. A dia de hoy solo podemos quedarnos con la version oficial, que un fuerte dolor de espalda obligo a cancelar el concierto cuando todo estaba preparado para su inicio y con la cruda realidad, que un par de dias despues Heaven Hell tocaban en Paris. Conjeturas, rumores, es lo de menos. La realidad es que el concierto no se celebro. La decepcion y el cabreo inmenso no se borraran facilmente y fueron el borron que hizo que el festival fuera criticado amargamente por muchos de sus asistentes. Tal vez algun dia lleguemos a conocer realmente que fue lo que ocurrio, pero seguramente no se olvidara nunca por todos los que alli estabamos el momento en el que la cancelacion se convirtio en oficial. Algo imperdonable. No quedaba otra que ver a Saxon, los cuales adelantaban su salida a escena casi tres horas por la caida de las dos bandas. Saxon siempre cumplen. Siempre lo bordan. Da igual las veces que toquen. Acaso los hinchas de futbol no van cada quince dias a sufrir con su equipo Por que no disfrutar una y otra vez con los ingleses Salieron y se comieron la escena como hacen siempre. Biff se acordo del fucking wind en Ride like a wind, no olvidaron mezclar sus exitos de toda la vida como Motorcycle man, Crusader o Denim and Leather con su ultimo disco y Demon sweeny todd. Lo probaron todo y todo les salio bien. Pero el publico por mas que lo intento estaba a otra cosa. Congelados de frio y de indignacion, cuando Princess of the night cerraba la actuacion muchos abandonaban el recinto sin esperar siquiera a ver a God Forbid, que pasaban por alli y se apuntaron para intentar al menos que el festival tuviera una minima sorpresa o detalle con sus asistentes. Tristes, ateridos, cabreados, asi cerrabamos el primer fin de semana de un festival que, pese a todo habia contado con excelentes conciertos y fantasticas actuaciones. Nos quedaba un fin de semana por delante para resarcirnos y en ello pensabamos cuando cabizbajos abandonabamos el recinto del festival camino de vuelta de Zaragoza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.