LAYABOUTS

Layabouts se ponen en marcha de nuevo

Ya ha llegado el otoño y vuelve Madrid a su ritmo habitual, se van recuperando las costumbres y se van cambiando los espacios abiertos por los locales cerrados. Vamos dejando atrás las terrazas para volver a los bares y las salas de conciertos, y para que sea menos duro el principio del curso (el fin del verano siempre trae otro principio de curso) hay que buscar propuestas frescas y nuevas sensaciones, que no se acaba la música ni las fiestas con la marcha del verano, sino que ahora las noches empiezan a ser más largas y pueden dar cabida a montones de cosas interesantes.

En este caso, jueves y primero de octubre, tenían lugar dos convocatorias anunciando sendas novedades en el mismo sitio y la misma noche: dado el doble uso de la Sala Heineken como recinto para conciertos y para bailar, según el horario, en primer lugar los Layabouts se reencontraban con su público para presentar su nuevo trabajo “…and they ran into the woods”, segundo ya en su trayectoria; más tarde, la sala inauguraba su andadura (sólo mensual, por lo que fácilmente se deduce del nombre) como club “Sal 1 jueves al mes”, con la presencia de célebres DJ’s y las “Amigas de jueves“ (no supe más que el nombre, me quedó también la curiosidad).

El concierto era un regalo del grupo a sus fans, ya que el acceso era mediante invitación que se conseguía comprando su nuevo disco en una conocida cadena de tiendas – luego también las facilitaban desde su myspace. Todo un detalle que siempre es de agradecer, y al que la gente respondió llenando casi la sala, alcanzándose un ambiente muy animado, en especial delante del escenario. Aunque la cita se anunciaba a las diez y media, aún se retrasó un poco y se hizo más bien corta (aquí antes de las 12 hay que acabar), alrededor de una hora que sin embargo fue suficiente para comprobar que Layabouts se encuentran en buena forma para defender este disco en los escenarios.

A pesar de haber vuelto al formato de cuarteto original, lo que obliga de momento a no poder disfrutar a la vez de los teclados y la segunda guitarra en directo, se mostraron potentes y enérgicos en la interpretación de las nuevas canciones, que suenan más crudas que su álbum anterior – no en vano, han pasado de grabar el primer LP con Paco Loco en el Puerto de Santa María, donde a pesar de las guitarras imperantes las melodías eran más pop, a grabar este segundo en Andoáin con Kaki Arkarazo, en el otro extremo de la península y bajo otro prisma en la producción, logrando un resultado lógicamente distinto, más denso quizás, pero en absoluto exento de sensibilidad, y que va consolidando un sonido que aunque no termina de ser del todo personal sí que va afirmándose en sus bases de guitarras contundentes y ritmos bailables. Pura energía.

Sin duda, seguirán dando que hablar, y lo que se vaya diciendo a medida que se desarrolle esta gira de presentación del nuevo disco irá siendo cada vez mejor. Poco a poco, como los buenos vinos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.