OVER THE RAINBOW – HANDFUL OF RAIN

Para muchos es una banda de versiones, pese a ello uno de los conciertos del ano

Rainbow han vuelto, o al menos lo que queda de ellos, resucitados por uno de los cuatro cantantes que pasaron por la superbanda y con la aureola de contar en sus filas con un Blackmore, que si bien esta lejos de la calidad y magia de su padre, cumple mas que correctamente con un papel nada facil. Era uno de los conciertos marcados del calendario con emocion especial. Y es que poca gente amante del Hard Rock no reconoce a Rainbow como uno de los grupos mas influyentes y poseedores tal vez de uno de los mejores discos de la historia del Rock, ese fantastico Rainbow Rising por el que parecen no pasar los años y que ofrece la conjuncion perfecta que debe haber en un disco, desde su portada hasta todos y cada uno de sus temas. Con la coletilla Over the por delante del nombre original una banda de lujo. Joe Lyn Turner, el cantante de la epoca mas melodica, Bobby Rondinelli, bateria todo terreno que sustituyo a Cozy Powell en los Rainbow originales, Greg Smith, bajista de la ultima epoca, con un vozarron impresionante, Paul Morris, teclista de los ultimos tiempos de Rainbow y Jurgen Blackmore, hijisimo de uno de los mayores genios de las seis cuerdas que ha habido nunca. Con ese plantel no podiamos faltar en la sala Joy Slava que se vistio de gala y logro una gran entrada, pese a que a la misma hora, cerca de alli, en la Sala Heineken, tocaba Gotthard, grupo con aficionados similares y que obligo a muchos a hacer una dificil eleccion entre los dos conciertos. Temprano, antes de las ocho y media de la tarde, salian al escenario la banda invitada Handful of Rain. Los gaditanos practican un Hard Rock de gran nivel y pese a que el sonido no les acompano, retumbando constantemente, y a la poca asistencia de gente durante los primeros minutos, pudimos observar que es una banda muy prometedora, con muy buenos temas y con la personalidad arrolladora de Jaime, su cantante, que hizo todo lo que pudo por romper la frialdad de un publico bastante pasivo. No obstante, su actuacion basada en los temas de su demo, puesta a disposicion de cualquiera que desee descargarlos desde su MySpace, logro que incluso los mas escepticos quedasen satisfechos. Hard Rock fresco, directo, sin excesivos alambiques y muy divertido. Por supuesto cerraron con su version del tema de Neil Young Rockin in the free world que ya si fue coreado por muchos de los que alli estabamos. Ojala tengan mucha suerte porque es una banda muy prometedora y que puede ofrecer grandes momentos en el panorama del Rock nacional. Mas larga de lo habitual fue la espera hasta que la introduccion de teclado nos avisaba de que se acercaba el momento esperado. Las evoluciones casi psicodelicas de Tarot Woman nos ponian el grito en la boca y asistiamos a la salida de los miembros de la banda al escenario. Comenzar con dos de las canciones mas exigentes del repertorio, al tratarse de temas creados para la voz un Ronnie James Dio pletorico no es facil, pero Joe Lynn paso el examen con gran nivel. En mejor estado que en su ultima visita a nuestro pais, hace algunos meses, y entregado como siempre, su interpretacion de Kill the King hizo que se nos pusiera el vello de punta y que ya no parasemos de vibrar durante las siguientes dos horas. Posiblemente resulta extrano ver a Jurgen sobre el escenario ya que las comparaciones son logicas y necesarias. Fisicamente muy parecido a su padre, aunque algo mas sobrado de peso, ahi acaban las similitudes. Jurgen toca con Jackson en vez de con Fender que sacaria para interpretar Gates of Babylon y esto se refleja en el sonido. Ademas la magia y el carisma de Ritchie Blackmore no se ha traspasado a su hijo. Timido, casi oculto en la parte trasera del escenario, mirando mas a su derecha, hacia Rondinelli, como queriendo esconder su timidez, llevo a que la parte protagonista del concierto descargase en Joe Lynn y en un impresionante Greg Smith, cuyas segundas voces suplieron perfectamente los momentos mas complicados del menudo cantante. Fueron dos horas en las que se alternaron temas de todas las epocas y de las que es dificil entresacar un solo momento en el que decayera la emocion. Desde los temas mas melodicos como Cant let you go, a temas que convirtiera en un himno Graham Bonnet como All night long. Desde los clasicos como I Surrender repletos de melodia y de pasion a los mas comerciales como Jealous lover. Y por supuesto las canciones que cualquiera suena con cantar una y otra vez, Man of the silver mountain, una impresionante version de Stargazer, la mejor de bateria que pueda vivirse en directo y el paradigma de los ancestros del Heavy Metal. La siempre necesaria Long live Rock and Roll y la sorpresa de Gates of Babylon que tristemente dejo fuera el tema que muchos estabamos esperando, Catch the Rainbow. Hubo tiempo para sucesivos solos, pero lo importante fue la musica, el ambiente, la comunion de una sala entregada a cantar sin parar cancion tras cancion. Ya en el final, saltando a ritmo de Since you been gone y en la locura de Cant happen here muchos nos mirabamos conscientes de que el show tocaba a su fin sin practicamente habernos dado cuenta. Tristes por ver como en ocasiones el tiempo parece escaparsenos de las manos. Y alguien se atrevia a pedir un imposible, que salga ahora Ritchie con DIO y que toquen las que faltan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.