THE POODLES – DYNAZTY

Y dejaron muy buen sabor de boca

A priori el menu era delicioso, se iban a servir tres suculentos platos de procedencia escandinava, pero una pena, se nos quedaron solo en dos. H.E.A.T fueron los sacrificados. Dinazty fueron los primeros en saltar a escena, una joven banda surgida en 2007 en Estocolmo, con un unico disco en el mercado, producido por el productor de moda Chris Laney, y que supieron aprovechar los 45 minutos de que dispusieron, para intentar hacerse un hueco entre todas esas bandas que pululan por el paraiso hardrockero sueco, a base de lo que saben hacer muy bien, autentico hard rock con texturas heavys y tintes hair metal. Mostraron nueve de los once temas incluidos en su album, en los que recrean a la perfeccion el sonido de los 80, a excepcion de Monkey wants y Take me down que quedaron fuera del set. Destaco The devil shake alinada con unos poderosos riffs por parte de los guitarras Rob Love y John Berg, condimentadas con solidas bases extraidas de las cuatro cuerdas de Joey Fox, y el buen hacer de George Egg con los palitroques, salpicando con impecables coros, y un joven vocalista como Nils Molin, con muy buena actitud frente al micro, transportandonos a las entranas del hard californiano de aquella epoca. No podia faltar en el set, una maravillosa balada, Far Awai con introduccion acustica e incluida en su album Bring the Thunder, cuyo tema homonimo ponia el punto final a una gran actuacion. A pesar del corto camino recorrido, apuntan buenas maneras. El plato fuerte era servido por The Poodles, formados hace 4 anos, con 3 albunes en el mercado, y un punado de conciertos a la espalda, muchos de ellos girando con Hammerfall y krokus, con los que nos visitaron hace unos años. Venian para presentar su tercer y ultimo disco Clash of the Elements del que tocaron por lo menos diez piezas, destacando el emblematico Metal will stand tall el tema fiestero y emblematico, que titulaba su primer album, con el que notamos una subida en la tension. En mitad de la cancion el vocalista J.Samuel que iba ataviado con chistera, se descubre y la lanza hacia atras, para con gran habilidad, y suponemos muchos ensayos, ensartarla en una de las baquetas que el bateria Kicken tiene en sus manos. Continuaron alternando temas de sus dos primeros discos, pero haciendo siempre hincapie en el mas reciente. Like no tomorrow y I rule the night nos llevan hasta un medley en formato acustico con Jakob, Henrik y Pontus sentados sobre sillas altas en medio de la tarima donde desarrollan una mayor sensibilidad con temas como Cant let you go y Crying. Hasta tres vestuarios diferentes lucio Jacob quien nos recordaba mucho a Vince Neil de los Motley, por su imagen y poses, y a Coverdale, en la manera de jugar con el pie de micro. A destacar tambien el solo por parte de Kicken con su bateria de cuatro bombos, y en cada uno de ellos el careto de los miembros de la banda. Con 7 days 7 nights y Seven seas conformaron la receta para minutos mas tarde regresar con un par de piezas mas. Flesh blood y el pegadizo primer single de su debut Night of pasion para poner la guinda. Gran concierto que nos dejo con muy buen sabor de boca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.