WARREN HAYNES

Lecciones magistrales de un artista realmente grande

Hay artistas indiscutiblemente grandes por su capacidad como intérpretes pero, para ser realmente grande, además de hacerlo muy bien hay que ser capaz de emocionar con lo que se hace. Esa fue la lección que nos dejó ayer Warren Haynes, y no se quedó en la teoría sino que nos dio un perfecto ejemplo de esa afirmación con su actuación. Sólo fueron cuatro canciones a lo largo de un programa entero dedicado – se lo merece – a uno de los mejores guitarristas vivos del rock (según Rolling Stone, el 23º de todos los tiempos), pero fue suficiente para dejarnos a todos clavados en los asientos.

Aprovechando el paso de su banda Gov’t Mule por Madrid ese mismo día para presentar “By a Thread”, su último álbum, el programa de Radio3 “Carne cruda” tuvo el buen gusto de conseguir traer a este personaje para charlar y tocar en directo, y además tuvo el detalle de compartirlo con unos cuantos oyentes, entre los que tuve el privilegio de contarme. Gracias, Javier; gracias, Julia.

Amable y muy cercano, habló de los orígenes del grupo en el 94, cuando durante las giras de ambos con los Allman Brothers el bajista Allen Woody y él decidieron hacer un power trío que ocupara el lugar musical que ellos consideraban vacío desde Cream o Hendrix; y de cómo eligieron tan curioso nombre – y es que, entre otros significados, en el sur de los USA se utiliza según dijo para ‘a woman’s big ass’ (sic). Habló también de su último disco (de las influencias de Hendrix, de la colaboración de Billy Gibbons…) y nos regaló dos de sus temas, “Gordon James”, explicando que no es alguien concreto sino uno cualquiera de tantos indeseables profetas de la guerra como en el mundo son (o más bien el compendio de todos ellos), y “Forevermore”, que ya había grabado y publicado en solitario pero ha retomado para hacerla con la banda. Se hizo silencio absoluto y, sólo con una guitarra acústica y la magia de su voz, nos tuvo hipnotizados durante unos minutos.

Y como no hablar también de los que ya no están, especialmente de la pérdida de Woody en el año 2000, que a punto estuvo de acabar con ‘la mula’, pero en lugar de eso consiguió reunir a casi todos los mejores bajistas del planeta para rendirle tributo tocando en lo que acabó siendo un nuevo disco doble del grupo en homenaje a su compadre perdido, lo que les dio nuevas fuerzas para seguir adelante. También recordó a Jerry García, otro amigo desaparecido en cuya memoria compuso un emotivo tema que tuvo guardado y finalmente grabó con Phil Lesh (compañero de García en Grateful Dead, de los que Warren también ha sido parte) y que nos ofreció emocionado: “Patchwork Quilt”.

Se comentaron de paso sus conciertos y grabaciones en solitario, así como los diversos proyectos y eventos periódicos que mantiene desde hace tiempo, como las jams navideñas en su ciudad natal o el concierto de fin de año en Nueva York. Quizás un día les de por venir a despedir el año en Europa, dijo cuando una chica les preguntó si eso es posible; ojalá les diera por hacerlo en España.

Y aunque ninguno queríamos – ¡qué rápido se pasa a veces una hora! – todo se acaba: se despidió con un radiante ”Soulshine” (‘Crudo’ no le hubiera dejado irse si no la toca) dejándonos a todos el brillo en los ojos además de en el alma. Impresionante. Lástima que por la noche me lo iba a perder, pero al menos tuve el aperitivo.

Si quieres escuchar el programa, aquí tienes el enlace:

http://www.rtve.es/podcast/radio-3/carne-cruda/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.