EMIR KUSTURICA& THE NO SMOKING ORCHESTRA

Desenfrenado espectaculo del colectivo de los no fumadores

Noche fría de enero en Madrid. Un buen remedio para combatirla: acercarse a La Riviera para entrar en calor con esa batidora de ritmos que es “la orquesta que no fuma” comandada por el cineasta Emir Kusturica – Kusta, para los colegas. Sin llegar a agotar las entradas pero con una sala muy animada y dispuesta para la acción, que reclamaba con insistencia y entusiasmo el comienzo de la fiesta, se empezó a escuchar por fin la introducción que daba inicio al concierto (una intro, hay que decirlo, grabada y traicionera – dichosos fallos de la tecnología digital).

Y fueron saliendo a escena uno tras otro los músicos, ataviados con indumentarias de lo más dispar que no sabría decir muy bien si recordaban más a las de Village People o a las de Turbonegro; el último y más llamativo (con un gorro como de natación y una especie de chándal azul con alas de murciélago) el Dr. Nelle Karajlic, voz y alma de la orquesta, que desde entonces y hasta el final del concierto no estuvo quieto ni un solo segundo. Desbordante energía la de toda la banda para arrancar al ya predispuesto auditorio, que rápidamente correspondió bailando y coreando cada arenga del Dr. Nelle. En un concierto del combo balcánico hay cabida para casi todo, desde ver a Kusta (“Emir Clapton”, que decía el doctor) cambiar la guitarra por una batuta para dirigir a sus compañeros o bailar con la capucha echada al más puro estilo hardcore, hasta alucinar viendo como el cantante trepa por los palcos de La Riviera, entra a echarse un baile con la primera chica que agarra por allí y vuelve a bajar al escenario antes de que hayas podido enterarte…

Sin parar apenas, enganchan unos temas con otros (desde “Underground” a “Unza Unza Time” repasaron todo su repertorio) y te hacen pasar súbitamente del tango al rock y del swing al ska sin perder nunca de vista sus raíces, incluso intercalando numerosos guiños a clásicos populares, desde Mancini – “La Pantera Rosa” casi hizo de hilo conductor del show – a Deep Purple o Pink Floyd. Suenan alegatos anti-imperialistas (“Fuck the MTV”), sacan a la peña al escenario en repetidas ocasiones, presenciamos solos de acordeón, de violín, de tuba, de saxo, de percusión… Intensidad que se lleva al extremo cuando suenan bombas como “Pitbull Terrier”, o cuando Nelle saca del público a una Julieta para acompañarle en “Was Romeo Really a Jerk?”.

Turno de presentaciones y, sin respiro, la traca final. En un ambiente ya casi circense, quedaba el más difícil todavía: cómo tocar un violín con el arco cogido entre dos bocas y, más aún, con un arco gigante sostenido por dos chicas, que a la vez usaba también Emir para hacer que su guitarra atronara la sala. Con megáfonos y luces en las guitarras, quedaba un arranque a lo Zeppelin (peluca incluida) y poco más para irse por donde habían venido. Hora y media de agotadora fiesta, y la gente estaba dispuesta a seguir, pero ya solo hubo tiempo para un breve recordatorio a la MTV que sirvió de despedida.

En fin, un gran espectáculo muy digno de estos veteranos maestros de lo que ahora llaman mestizaje que no defraudó a nadie, aunque la insistencia del público hubiera merecido un par de temas más para rematar un gran show.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.