MÚSICOS POR HAITI

Un concierto excepcional por una causa excepcional

Una vez mas, una tragedia nos sorprende y hace que todo el mundo vuelva los ojos hacia un lugar al que habitualmente, y pese a su ya de por si dificil situacion, no solemos prestar atencion. un terremoto devastador ha dejado un panorama de extrema necesidad en la capital de Haiti, ante la que toda ayuda que se pueda recibir es poca y, sobre todo, es urgente. Y una vez mas, el mundo de la musica en este caso concreto los propios artistas, sabedores de su poder de convocatoria y su capacidad de movilizar con agilidad a la gente ha sido de los primeros en reaccionar ante la catastrofe promoviendo distintas iniciativas que se estan llevando a cabo con el fin de recaudar ayudas para tratar de paliar la desgracia del pueblo haitiano. Solo nueve dias despues de la noticia nos encontrabamos reunidos en la Sala El Sol de Madrid – que prestaba su escenario para la ocasion, al igual que Gibson cedia los instrumentos – ante un nutrido y variado plantel de artistas dificilmente repetible. Si sumamos al atractivo cartel el reducido aforo del local es facil comprender que en escasos minutos se agotaran las entradas hay que decir tambien que Ticketmaster contribuyo distribuyendolas sin cobrar los ya habituales gastos de gestion. El modico precio de 5 euros era lo de menos, ya que de todas formas Intermon Oxfam, que se encargara de canalizar toda esta ayuda, puso dos huchas junto a las dos barras de la sala para todo aquel que quisiese contribuir con algo mas, asi como tambien han abierto varias cuentas corrientes donde cualquiera que no pudiese ir tambien pueda sumarse a este esfuerzo o sea que ya sabeis, todavia estais a tiempo. Con Jesus Ordovas como el mejor maestro de ceremonias posible, el desfile comenzo con el neoyorkino mas madrileno, Paul Collins, que tenia que tocar el primero para salir corriendo hacia el concierto que esa misma noche le esperaba en Gruta77, le siguieron Cohete y luego Zoo, dos de los grupos emergentes de la capital que ahora mismo mas estan sonando y que demostraron – en sus diferentes estilos y limitados por las circunstancias – el porque de su exito. A tres canciones por artista, la cosa discurria con bastante agilidad y asi llego rapidamente el momento de Amaral, una de las actuaciones mas esperadas por la mayoria de los asistentes, y que fue todo un regalo con fantasticas versiones como Femme Fatale en castellano o el Universal de Lagartija Nick. Despues de Juan y Eva fue el turno de Nacho Vegas, que salio solo para mas tarde irse haciendo acompanar de Christina Rosenvinge primero y del casi omnipresente Charlie Bautista despues para acabar haciendo los tres el Verano Fatal que ya grabaron juntos, otro momento especial de la noche. Les siguio otro trio reunido para la ocasion. Rubia, Josu Garcia y Carlos Tarque que cada dia va mimetizandose mas con Joe Cocker se juntaron para cantarnos versiones de tres grandes clasicos como son Jackon Browne, Stephen Stills y los Beatles, derrochando en ellas los tres todo su sentimiento. Otro veterano que subio al escenario fue el gran Victor Coyote por cierto, autor del cartel del concierto, enardecido por los estupidos comentarios acerca de merecidas intervenciones diabolicas en la catastrofe, pero su mejor detalle fue despedirse con una cinta de musica haitiana. Habeis leido bien. en pleno 2010 se trajo un radiocassette, y lo coloco sobre un taburete con un micro delante. Tremendo. Si senor Tras esto, el principal responsable de la iniciativa. Javi Ruiz, cantante de Trestrece, entre sorprendido y abrumado por la rapida y masiva respuesta de artistas y publico, agradecio a todos la colaboracion y aseguro que la cosa no se va a quedar en este concierto, sin banda y desenchufado, pero acompanado por Desiree a la voz, dejo clara su energia sobre las tablas. Le siguio Remate, que entre discordias con el clero aprovecho para declararnos su pasion por Daniel Johnston y sus demonios, curiosamente fue el unico que se mantuvo solo todo el rato que estuvo en el escenario, rompiendo la tonica de la noche que volvieron a retomar tras el Marti Perarnau y de nuevo Charlie Bautista. Con Marti asumiendo la voz cantante, destacar el apasionado Highway 61 con que cerraron una actuacion muy animada. La cosa se iba acercando al final cuando aparecio otro americano que tambien doblaba esfuerzos ese dia en Madrid. Jesse Dee, recien llegado de Boston para presentarse en Espana, quiso estar tambien en este singular evento y desde luego su empeno merecio la pena. Los que no le conociamos no olvidaremos facilmente su poderoso arranque, pues desplego una sorprendente energia y un exquisito gusto interpretando melodias con sabor a soul anejo y un cierto regusto de blues rural. Para colmo, termino de ganarse a la aficion con su simpatia y con el detalle de sacar al bateria de Vetusta Morla para que le acompanase con una pandereta. Precisamente la banda madrilena que probablemente ha experimentado un mayor despegue el año pasado eran los que iban a poner la guinda de este pastel, del que el publico estaba dispuesto a no dejar ni las migas. Increible colofon, practicamente todo el mundo cantando los temas de principio a fin y despidiendo con autentico entusiasmo a los ultimos musicos que durante mas de tres horas nos hicieron vivir una de esas noches unicas que nunca se olvidan. Aunque ante todo no hay que olvidar el motivo principal de esta reunion, como se encargaron tambien de recordar Vetusta Morla antes de despedirse deseando que ese dia las huchas acabasen mas llenas que las cajas de las barras. Para todos, un diez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.