GIL SCOTT-HERON

Certera y convincente actuacion en la Joy

Tenia especial curiosidad por ver lo que una leyenda de la musica como GIL SCOTT-HERON podia demostrarnos en directo. Atras quedan sus ultimos escarceos con la justicia y las drogas que le llevaron a prision en un par de ocasiones en la pasada decada y muy presente con su reciente Im New Here, su primer trabajo discografico en catorce anos, que es la excusa para esta gira. Sorprendente y agradablemente, la Joy Eslava ofrecio una gran entrada, a pesar de ser entre semana y con un precio no especialmente popular para un artista que pensaba que no era tan conocido en estos lares. La larga figura del de Chicago y su amplia sonrisa, que no abandono en ningun momento irrumpio en la sala para comenzar con un pequeno monologo en donde saco a relucir el famoso tema del volcan islandes de impronunciable nombre, ganandose al publico a las primeras de cambio. Cuando se canso de su papel de humorista de El Club de la Comedia, se sento tras el organo Rhodes y se despacho casi sin inmutar un par de temas en solitario, Blue Collar y la emotiva Winter In America, tras revindicarse al enumerar el listado de artistas que han sampleado su musica. Esta primera parte se cerro con la aparicion de su banda, un percusionista increible que gozo de su momento de gloria en la parte final de la actuacion, un teclista que tambien jugueteo con la harmonica y un saxofonista que tambien utilizo la flauta durante la actuacion. De su ultimo disco, apenas sono Ill Take Care Of You y es una lastima que no recuperara algun corte mas, pero tampoco le importo a un publico que gozo de lo lindo durante la hora y media larga en donde repaso buena parte de su repertorio mas clasico, incluidas Did You Hear What They Say o The Bottle, que desemboco en una improvisacion instrumental larguisima, pero celebradisima por un publico rendido a los encantos del musico de sesenta y un años. El regreso fue obligado, entregandonos una ultima perla, Better Days Ahead, que sirvio para que musicos y publico se felicitaran mutuamente por una gran noche en la que la musica estuvo por encima de los ideales politicos de los que hizo gala en buena parte de su carrera. Hizo bien, la gente esta cansada de sermones en los tiempos que corren y se acerca a los conciertos para evadirse de sus problemas. Nosotros bien que lo hicimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.