AC/DC

La Catedral queda consagrada musicalmente

Realmente nos sentimos orgullosos y felices al saber que AC-DC habian decido finiquitar su BLACK ICE TOUR pasando nuevamente por nuestro pais, en dos ciudades opuestamente ubicadas. Sevilla y Bilbao al sur o al norte Como nos tira mas el norte , elegimos Bilbao, ya que ademas era la ultima fecha y llegamos a la conclusion que como cierre de la gira podria ser algo mas especial. Fue todo un acierto. Un ambiente inmejorable se respiraba en los aledanos a la catedral, como si del partido mas importante de los leones del Athletic se tratase, pero el color predominante de las camisetas era el negro con el logo de las cuatro letras y el rayo estampado. Pasaban veinte minutos de la hora senalada, y no es que fueran con retraso, si no que estaban generando expectativas y esperando que la luz natural cediese paso a la oscuridad para proyectar el animado video con el que comienzan sus shows, y en el que una locomotora acaba descarrilando e irrumpiendo en el escenario echando chispas, entre fuego y explosiones, momento en que aparecen sobre las tablas Malcolm Young y Cliff Williams flanqueando la bateria de Phill Rudd, mientras Brian Johnson parece querer abarcarnos a todos con los brazos abiertos, pero no Angus Young que aparece entre el humo desde debajo de la tarima que hay ubicada en medio del estadio, justo al final de la pasarela de unos 50 metros que parte desde el escenario y por la que empieza a corretear con los acordes iniciales de ROCKNROLL TRAIN, un tren al que por supuesto nos subimos y cuyo destino sabemos que es el mismisimo infierno, al que no nos importa ir, porque como anuncian en el siguiente tema, no es un mal lugar para estar HELL AINT A BAD PLACE TO BE seguro que todos conocemos sitios mucho peores. Seguidamente BACK IN BLACK, el tema homonimo del album que mas rememoran en sus conciertos, hace que el estadio cruja por completo, y asi una tras otra van cayendo desde lo mas novedoso como BIG JACK, BLACK ICE o WAR MACHINE convenientemente intercaladas, hasta los temas de sus primeros trabajos como DIRTY DEEDS DONE DIRT CHEAP con Brian explayandose a gusto y haciendo corear hasta al sordomudo que tenia a mi lado. Por supuesto no faltaron temazos de gran calibre como la incendiaria SHOT DOWN IN FLAMES, el pelotazo de THUNDERSTRUCK o la estremecedora YOU SHOCK ME ALL NIGHT LONG, capaces de levantar a un muerto, como tampoco podia faltar el ya clasico numero del striptease que se marca Angus al ritmo de THE JACK mostrando los gayumbos con el logo de la banda en el trasero, ni el descenso de esa enorme campana de la que Brian se cuelga durante unos segundos, para interpretar HELL BELLS y que nos indica que las puertas del infierno ya estan abiertas, las bocanadas de fuego que escupia la locomotora al compas de T.N.T., y que sobre todo en las primeras filas donde nos ubicamos hacian subir la temperatura, y de que manera, o la gigantesca muneca hinchable Rosie, que parece subida encima de la locomotora desde los primeros riffs de WHOLE LOTTA ROSIE, representando uno de los momentos mas algidos del espectaculo junto al apoteosico e incomparable LET THERE BE ROCK, en la que el pequeno de los Young recorre incansable la pasarela para situarse sobre la plataforma que se eleva en mitad del estadio, marcandose ese solo infinito y revolcandose sobre la tarima, entre una lluvia de confeti, dejandonos un monton de estampas grabadas en nuestras retinas para el recuerdo y que nos indicaba el final de un concierto en el que todo esta calculado al milimetro, pecando tal vez de un repetitivo repertorio con respecto a los que vimos el año pasado, en el que a excepcion de ANYTHING GOES que fue excluida del mismo con gran criterio, e incluyendo en su lugar un tema de su primer album como HIGH VOLTAGE con gran tino. Tras una pausa breve, todos esperabamos ansiosos, el momento en que Angus aparece a traves de un hueco desde debajo del escenario, entre un humo rojo, ataviado con sus cuernecitos en la frente, mostrandonos el camino al infierno con todo un himno como HIGHWAY TO HELL, con la que la emocion se desborda y aquello parece un manicomio, para acabar poniendo la guinda con salvas de canonazos en la parte final del FOR THOSE ABOUT TO ROCK disparadas a las ordenes de Brian desde los doce canones que aparecieron custodiando el escenario y rematando con una traca de fuegos artificiales que hizo tambalear las columnas de la Catedral. A pesar de haber recibido criticas por lo reiterativo de sus shows, solo me queda anadir que al dia de hoy, y despues de haber tenido la oportunidad de verlos en vivo y en directo en catorce ocasiones, estos tipos consiguen erizarme el vello durante las dos horas que dura la descarga de corriente alterna y corriente continua, y aunque parece ser que Brian, a sus 61 años quiere retirarse dignamente, decision que respetamos, solo le pedimos que aguante un poco mas, y si es menester pondremos 666 velas negras e invocaremos al mismisimo diablo, demonio, Lucifer, Satanas, Belcebu o el senor de los infiernos, si hace falta para que eso no suceda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.