ROCK IN RIO MADRID 2010

Metallica triunfa en el Rock In Rio

La ultima jornada del Rock In Rio estuvo dedicada al heavy metal mas clasico, con las actuaciones de Hail y Baron Rojo, Marillion y los renacidos Sober conciertos que no pude presenciar por culpa del trafico. Como platos fuertes, la potencia y contundencia de Motorhead y Metallica que, segun la organizacion, consiguieron atraer a 48.000 acolitos a Arganda un lunes por la noche. Poco se puede decir de la banda de Mr. Lemmy Kilmister. Motorhead son ultra-mega profesionales en el escenario y con su fiel publico, y dificilmente pueden decepcionar. Pese a ciertos problemas con el sonido quizas debido al viento que iba y venia alterando el nivel de recepcion, ningun pero a su actuacion. Rock and roll distorsionado por los cuatro costados, velocidad a raudales y mucha carretera y actitud. Iniciaron el vendaval con Iron fist y Stay clean, repasando posteriormente sus 35 años de carrera. Andreas Kisser, guitarrista de Sepultura, se les unio en Going to Brazil, y el final fue el de toda la vida, pero que final. Killed by death, Ace of spades y Overkill de nuevo con el acompanamiento de Kisser. Lemmy, Mikkey Dee y Phil Campbell nos volvieron a volar la cabeza. En diciembre repito. Metallica vinieron a confirmar que estan en un gran momento de forma, como pudimos comprobar en sus conciertos del año pasado presentando Death magnetic. De sus errores discograficos ya no queda nada, y han vuelto a mirar a su pasado como forma de reinventarse. No tienen que demostrar mucho, pero es que el comienzo de su concierto fue para dejar boquiabierto a puretas y escepticos. Toda una declaracion de intenciones de contundencia y velocidad desmedida que se lo digan a Lars Ullrich, que alguna que otra pifia cometio por intentar envolver las canciones con demasiadas notas para entender el metal. Creeping Death, For Whom The Bell Tolls, Through The Never, Disposable Heroes y Fade To Black, ahi es nada. El turno de Death Magnetic no bajo la intensidad del concierto, siendo las elegidas That Was Just Your Life, The End Of The Line y Cyanide. Robert Trujillo esta perfectamente integrado en la banda, Kirk Hammet aporta las cucamonas necesarias y el alma sigue siendo James Hettfield. Tras las clasicas Sad but true dedicada a Lemmy, One, Master of puppets, descomunal en todos los sentidos o Enter sandman, dos sorpresas para un servidor. Welcome home sanitarium y Fight fire with fire, dos composiciones fastuosas de su discografia. Para los bises ofrecieron la version de Am I Evil de los britanicos Diamond Head eleccion coherente teniendo en cuenta el desarrollo del repertorio, y dos recuerdos a su primer disco Killem all, Phantom lord y Seek and destroy. Dos horas clavadas de una banda que se reivindica a pasos agigantados gracias a su legado. Veni, vidi, vici.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.