THE FLAMING SIDEBURNS

La frialdad nordica gano a la sangre latina

Tras unos años de ausencia, el grupo mas peculiar del boom rocanrolero nordico post-Hellacopters un grupo finlandes encabezado por un vocalista argentino no es lo mas comun del mundo regresaba a la piel del toro con una extensa gira, demostrando que nuestro pais sigue siendo una de sus plazas fuertes ahora que ha pasado la avalancha de bandas escandinavas que les hizo asomar la cabeza. Quiza les tenia mitificados de cuando nuestras salas hervian con aquella maravillosa escena que trajo toneladas de buen rock punkarra desde el norte de Europa, quiza no tuvieron su noche, cansados de su periplo por nuestra geografia. Pero lo cierto es que, como su propio nombre indica, les recordaba mas ardientes, salvajes y sudorosos. Eduardo Speedo Martinez, su hiperactivo vocalista, paseo su estirpe de glamour callejero y su nervio selvatico, como si la sangre del tigre que lleva tatuado a la espalda corriera tambien por sus venas. Pero el felino no tuvo su caceria mas sangrienta. Yo esperaba una peligrosa explosion de adrenalina, y aunque gozamos de un buen repertorio de garage rock salpicado de energia punk, eche en falta algo mas energico y entregado, una de esas noches que acaban en desmadre. A cambio gozamos de una banda que acumula un buen numero de canciones de ritmo sucio y arrebatos de distorsion, caso del zarpazo de las Jaguar Girls, ese alegato llamado Save Rock N Roll, la carga explosiva de Blow the Roof, la pasion desbocada de Loose My Soul o el colosal medio tiempo de Flowers, demostrando que Hallelujah RocknRollah es la joya de su discografia. Ski Williamson y Peevo de Luxe se empenaban en que las guitarras hicieran hervir la sala, pero el sudor de Martinez no hacia justicia al poderio al que los Sideburns nos tienen acostumbrados, ni aun cuando el argentino bajo a lucir torso entre el publico e intercalaba su lirica en castellano en las canciones. No fue un mal concierto, ni mucho menos, noches de rock n roll como estas se agradecen para mantener vivo el gusanillo y la emocion del directo, pero esperaba algo mas desbocado e imprevisible de los normalmente flamigeros Flaming Sideburns.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.