LOQUILLO

El Loco triunfa de nuevo en Madrid

Rebelde, inconformista, peligroso e integro. Adjetivos que definen a LOQUILLO, uno de los musicos mas respetados y queridos del pais. De los pocos que consiguen los rockeros le perdonemos discos infumables dedicados a poetas y otras hierbas y acudamos a sus conciertos siempre que se puede. Es verdad que el numero de publico de rock se diluia un poco la otra noche entre el publico de karaoke, pijas con melena con mechas y olor a perfume y treintaneros con camisas de esas con el bordado de un tio subido a un caballo. Que se le va a hacer. Poco tupe y mucho zapato castellano. Pero eso no iba a estropear el concierto de un monstruo escenico como el Loco, que con el tiempo ha aprendido a dosificar mejor su voz, a llegar a registros mas graves lejos queda aquel primer disco en que cantaba como un gatito y a administrar su chuleria en un sinfin de gestos, bailes a lo Elvis, senales hacia el publico y ademanes varios hasta se atrevio con unos timidos cuernos al estilo DIO. Fue un show mas rockero, logicamente, que el ultimo que habiamos visto hace un par de años presentando Balmoral. Y lo agradecimos. Empezo el asunto con En las calles de Madrid, que no es demagogia, ya que en Barcelona habia empezado con el mismo tema. A mi me hubiera gustado que comenzara con Barcelona ciudad, para incordiar y darse cuenta de que paletos y tontos abundan en cualquier ciudad, pero bueno. Las guitarras de Igor Pascual, muy metido durante todo el show en su papel, y de Jaime Stinus sonaban tremendas, quedando en un segundo plano la bajista Laura Gomez. Ocho temas sin descanso, del tiron, que dejan claro que un concierto del de Clot es una declaracion ideologica Linea clara, Arte y ensayo y una celebracion de la cultura del rock Rock and Roll actitud. Paro un momento el concierto y Loquillo dijo que para el, Madrid son las canciones de GABINETE CALIGARI, preludio de la invitacion a tocar con el a un JAIME URRUTIA un tanto despistado, que metio la pata en su colaboracion en El hombre de negro. Una lastima, porque ese tema es sencillamente conmovedor. Tras unos pocos temas mas, llegaria la parte de karaoke total. El Rompeolas, Todo el mundo ama a Isabel o La matare siguen funcionando de manera brutal ante cualquier publico, que sabe diferenciar de sobra una obra de arte de una consigna politica si algun idiota todavia cree que contar la historia de un asesino es incitar a matar, no deberia ver la mitad de las peliculas de la historia o escuchar la mitad de las canciones de rock. El segundo momento sorpresa de la noche llegaba cuando aparecia en escena, tras un brindis por la amistad, el legendario Sabino Mendez, pequeno al lado del Loco, casi calvo y con gafas, pero unico a la hora de interpretar sus temas, incluida la intro de Rock nRoll Star, que con Cadillac solitario pondria fin a una noche verdaderamente memorable, en la que diferentes generaciones ese cambio de letra en Ritmo del garaje para cantar tu hija no lo dice desde hace tiempo lo atestigua y diferentes gustos musicales coincidimos en una abarrotada sala para gozar de nuevo con el Sr. Loquillo. Actitud le sobra para seguir otros treinta años.

Set List. En las calles de Madrid, Maria, Ven hacia mi, El hijo de nadie, Linea clara, Rock and Roll actitud, Arte y ensayo, Memoria de jovenes airados, El hombre de negro, Cruzando el paraiso, Tatuados, Por amor, El rompeolas, Carne para Linda, Las chicas del Roxy, Todo el mundo ama a Isabel, Autopista, La matare, Feo, fuerte y formal, Rock suave, El ritmo del garaje, Rock nRoll Star, Cadillac solitario.

1 pensamiento sobre “LOQUILLO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.