DREAM THEATER

Siguen siendo los mejores, pese a todo

Retorno de la banda Americana Dream Theater a los shows de tres horas, para regocijo de los asistentes, entre ellos más de un curioso por ver el encaje definitivo de Mike Mangini en la máquina.

Tras lo que había de ser el disco y gira de transición (A dramatic turn of events de 2011), Dream Theater nos presenta un setlist más o menos divisible en tres grandes bloques: uno, el primero, basado en el álbum que presentan, ese ejercicio de noscentrismo que se titula Dream Theater ; el segundo bloque viene a ser una reinterpretación de Awake, del que se cumple el vigésimo aniversario (excelente onomástica); y el tercer bloque, los bises, consiste en un extracto de Metropolis II: scenes from a memory de 1999, una de sus grandes obras conceptuales, además de ser de lo mejorcito que han publicado.

Poca variedad más: si Dream Theater aporta cinco temas, Awake aporta otros cinco, y cuatro de Metropolis II: scenes from a memory. Con eso y poco más se configura el concierto de dos horas y cincuenta y cinco minutos que nos ofrecieron.

Dream Theater (425)

Abren el concierto con el último álbum desde el principio: False awakening a modo de introducción, que da paso a The enemy inside, ya en directo. A continuación el primer guiño afuera del eje principal del repertorio, con The shattered fortress (de Black clouds and silver linings de 2009) y On the backs of angels, el excelente tema de apertura de A dramatic turn of events de 2011.

Siguen The looking glass y la excelentísima Trial of tears (de Falling into infinity de 1997), llegando a los 45 minutos de concierto ya. En este punto me disculpo por escrito por haber llegado tarde y agradezco la comprensión de la organización.

Los que esperábamos ver en salsa a la nueva incorporación, el batería Mike Mangini ya no habríamos de esperar más: en Enigma machine se incluye el solo de batería. Solo que, por cierto, sabe a poco: vas viendo lo que hace de serie Mangini y luego en el solo no te parece que haga mucho más. La línea rítmica de Dream Theater era una barbaridad con Mike Portnoy y lo sigue siendo con Mangini. Ni más, ni menos. A nivel compositivo la cosa puede ser discutible, pero a nivel interpretativo están de verdad a la par. Mangini es un auténtico motor de precisión. Por algo debe ser que lo hayan considerado no sé cuántas veces el percusionista más rápido del mundo mundial.

Cierran el primer bloque Along for the ride (que sigue sin decirme nada, lo siento) y Breaking all illusions (de A dramatic turn of events), con una exhibición de John Petrucci en la guitarra (una más, pero ésta, sonada).

A todo esto, John Myung está en el bajo como siempre (perfecto), Jordan Rudess se luce siempre que Petrucci le pasa el testigo y James LaBrie canta sorprendentemente bien (digo esto porque en el último álbum no parece tener la voz demasiado bien), afinando como siempre, o mejor.

Tras un intermedio de un cuarto de hora, nutrido de proyecciones de videos de youtube en los que fans de naturaleza diversa versionan clásicos de la banda (desde un tío con un triángulo hasta una banda de campo de fútbol), los maestros vuelven a la carga.

Dream Theater (440)

El bloque de autohomenaje por la publicación de Awake consta de The mirror, sensacional, Lie, Lifting shadows off a dream, Scarred y Space dye vest, cerrando el concierto con Illumination theory, del último álbum. A estas alturas de la noche, ya hemos sido testigos de todos los excesos (no peyorativo) marca de la casa: guitarras de siete cuerdas que parecen pocas para John Petrucci, Myung atacando todos los trastes de su bajo de seis cuerdas, el kit de Mangini que tiene piezas en todas las direcciones del espacio y los teclados basculantes, IPads, teclados curvados y parafernalias varias de Jordan Rudess.

Esta segunda parte ha sido una maravilla, no en vano Awake es uno de sus mejores trabajos, y la gente está literalmente extasiada. Una vez más, una exhibición.

Tras cinco minutitos, salen a los bises con un magnífico paquete compuesto por Overture 1928, Strange déjà vu, The dance of eternity y Finally free, colocando un increíble broche a las casi tres horas de música del más alto nivel. Lástima que en el bloque final hayan sacrificado The spirit carries on: echando la lagrimita habría quedado redondo.

Suena un filtrillo de Illumination theory para finalizar el asunto, y listos. Una vez más han dejado el listón a años luz del segundo clasificado. Parafraseando a Bernd Schuster, nohasefaltasdesirnadamás.

Setlist Dream Theater: The enemy inside / The shattered fortress / On the backs of angels / The looking glass / Trial of tears / Enigma machine / Along for the ride / Breaking all illusions / The mirror / Lie / Lifting shadows off a dream / Scarred / Space dye vest / Illumination theory / (bis) Overture 1928 / Strange déjà vu / The dance of eternity / Finally free.

Texto:  Barcelona

Fotos:  Madrid (Jackster)

1 pensamiento sobre “DREAM THEATER

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.