LOU REED EN EL MOTÍN DEL MOSCA

Lou Reed en el campo del Moscardó (1980)

Ahora que ya no está, todos recordamos nuestra primera  vez con  Lou Reed. Ahí va mi evocación: una cinta TDK D-60 donde mi amigo Jesús me grabó el “Rock n ´roll animal” por las dos caras y, posteriormente, le añadí la portada recortada de la revista de la tienda Discoplay. Pero, aparte de la intro de “Sweet Jane”, se me grabaron a fuego unas palabras de Jesús después de entregarme el casete. “Si, si, pero yo estuve en el concierto del Campo del Mosca en el 80. ¡Ahí se lió la de San Quintín!”.

Tras conocer la noticia de la muerte de Lou, he vuelto a escuchar compulsivamente esa intro, compuesta por el guitarrista Steve Hunter,  y me ha dado por buscar información sobre aquel mítico evento, uno de los que encabezan la lista de los conciertos más desastrosos realizados en la capital. Este pequeño recuerdo a aquel show se nutre de testimonios de amigos y conocidos, biografías, hemeroteca, comentarios en foros, blogs y páginas webs. Muchos datos se tienen que cuestionar  (es un suceso ocurrido hace treinta y tres años), y sólo pueden ser consideradas fuentes fidedignas, a parte de la mejor o peor memoria del personal, las escritas en el momento del suceso.

El concierto estaba programado para el 20 de junio de 1980, dentro de la gira de presentación del disco “Growing up in public”, una obra que no fue bien recibida por la crítica, vendió poco y apenas tuvo promoción por la discográfica Arista. El crítico de la revista Creem, Jeff Nesin, le dedicó las siguientes palabras: “He visto a Lou Reed en muchas extrañas encarnaciones a lo largo de los años, pero nunca me lo habría imaginado en el papel de psicoanalizado rollista ensimismado en Central Park West. Ninguna de las canciones carece enteramente de alguna virtud redentora, pero a todas ellas les vendría bien un buen repaso. Como sucesor de “The Bells”, ”Growing up in public” es verdaderamente deprimente;  Lou debería levantarse del diván y bajar de nuevo a la calle”1.

Quizás lo que más chocó a crítica y público era ver a un nuevo Lou Reed alegre y optimista, positivo en letras y música, casado felizmente con su nueva pareja Sylvia Morales (con quién había contraído matrimonio el 14 de febrero de ese mismo año), que había descubierto el Tai-Chi y abandonado las drogas, mostrando una salud de hierro y un aspecto físico inmejorable. Nada había de ese Lou áspero y oscuro con ojos de drogota en “”Growing up in public”, disco menor en su discografía y del cual es difícil salvar un par de composiciones (“My old man” y “So alone” son los temas más destacables).

La formación que acompañaba a Reed en su nueva gira europea, cada vez en escenarios mayores, era la formada por Stuart Heinrich y Chuck Hammer a las guitarras, Ellard “Moose” Boles al bajo, Michael  Fonfara a los teclados (compositor en los créditos con Reed de las canciones del nuevo álbum) y Michael Suchorsky a la batería2, la misma con la que había grabado el nuevo disco. Un grupo solvente y experimentado, que llevaban  tiempo juntos (desde la gira de “Street Hassle” y “The Bells”)3, aunque no conseguirían ni tendrían la fama, carisma, talento y repercusión obtenida por otros músicos que acompañaron a Reed, como  el guitarra  Robert Quine o el bajista Fernando Saunders.

El día anterior, 19 de junio,  Lou había actuado en la Plaza de las Arenas de Barcelona donde tocó 23 canciones, combinando temas de todas sus etapas e incluyendo 7 composiciones del nuevo álbum4. El concierto de Madrid, tercero de su carrera en la capital y organizado por la promotora Gay and Co. de Gay Mercader,  debía celebrarse en el campo del Moscardó, el famoso Román Valero en el Barrio de Usera, al precio de 700 pesetas, cantidad desorbitada para la época5. Debido a esto era muy habitual que la gente se intentará colar en los conciertos de rock, como recuerdan muchas personas  en la red, ya fuera saltando las vallas  o provocando avalanchas en las entradas de los recintos. Según el periódico ABC “los miembros del llamado servicio del orden contratado por la organización se había dedicado a fondo a la tarea de despejar, con inusitada violencia, las vallas del recinto de gente que quería “colarse” sin pagar entrada”6.

El concierto estaba programado para las diez de la noche, pero Lou salió a escena una  hora más tarde de lo previsto (algunas fuentes hablan de dos 7) debido a una huelga de transportistas que colapsó ese día las calles de Madrid8. Román Sánchez Morata, subdirector de producción y socio minoritario de la promotora Gay & Company, aporta en su testimonio otro dato distinto. Según él, el concierto empezó con retraso por la lentitud para entrar al recinto, debido a los incidentes provocados en el exterior por el público que quería colarse9.

Lou entra en acción al ritmo de “Sweet Jane” y, de nuevo,  los testimonios orales de los que presenciaron el show se contradicen. Unos aseguran que Lou iba puesto hasta las trancas10 o que estaba borracho perdido11; otros aseguran que tenía un cabreo del quince por el retraso y porque mucha gente no paraban de pedirle la canción “Heroin” a voz en grito (hay que recordar que el tema fue eliminado de la edición española del “Rock n´ roll animal” por su temática, aunque en su reedición fue incluida12). La cosa no iba por buen camino.

Al poco de comenzar el evento, algo impactó en el cuerpo del músico que decidió abandonar el escenario para no volver a salir más.  Según la página oficial de Lou reed, interpretó ese día siete canciones : Sweet Jane – Real Good Time Together – I’m Waiting For The Man – Coney Island Baby – So Alone – Vicious – Walk On The Wild Side13. Distintos testigos del evento recuerdan que la duración del concierto osciló entre los cinco y los veinte minutos antes de la suspensión. Si hacemos caso a la web oficial, y viendo las canciones interpretadas hasta la cancelación, podía llevar entre veinte y veinticinco minutos fácilmente.

Los testimonios también son confusos y variados respecto a  que impactó sobre Reed, al no existir documentación gráfica: una moneda, una botella, un vaso de plástico, un cigarrillo, una papelina o un bote de cerveza, como contaba el ABC al día siguiente, aunque sin llegar a impactar en Lou14. La teoría del bote de cerveza concuerda con la opinión de Sánchez Morata: “Cuando la estrella se acercó al micrófono, alguien del público le lanzó una lata (vacía) de cerveza que pasó rozando su cara15.”

Lou se retiró al camerino y el público asistente, unos dos mil espectadores, empezó a ponerse nervioso pidiendo la vuelta del de Coney Island al escenario. El manager intentó convencer al músico para que volviese pero no hubo manera. Es ahora cuando es fundamental el testimonio de Sánchez Morata, ya que fue la persona que salió al escenario para intentar calmar al público: “el cantante seguido de su banda se retiró del escenario y se refugió en su camerino. Su mánager, tras consultar con el artista, nos dijo que únicamente volvería al escenario si el público se calmaba y se sentaba. Me tocó a mí enfrentarme con el público. Salí a escena, me dirigí al público y expliqué las demandas del artista. El público reaccionó bien y se sentó pacíficamente a esperar. Mientras sucedía esto en el escenario y en el campo, en el backstage el mánager, el artista y la banda, abandonaban con alevosía el recinto, a bordo de sendas limusinas, sin avisar a nadie de la organización… Cuando nos dimos cuenta de la cobarde huida, nuestro gerente salió tras ellos en un taxi (todavía no existían los teléfonos celulares) en un desesperado e inútil intento de conseguir su regreso. Después nos enteraríamos que, conscientes de su fechoría y para eludir la ley, los fugitivos se dirigieron directamente al aeropuerto y abandonaron el país.  Como es natural, la gente que permanecía sentada esperando pacientemente, se fue impacientando y cabreando según pasaban los minutos16”. Sobran las explicaciones.

La mecha terminó de incendiarse cuando, después de 45 minutos de espera (otras fuentes hablan de dos horas de espera), los pipas de la banda empezaron a recoger los instrumentos y amplificadores, produciéndose una invasión del escenario. Los técnicos de sonido empezaron a insuflar “ruido rosa”17, pero el público empezó a destrozar y llevarse todo lo que pudo del escenario.  José Vela, técnico de sonido de Leño, cuenta la experiencia: “Empezamos a tener monitores al poco de tocar Lou Reed en Madrid, el famoso concierto en el Moscardó que fue arrasado. La mesa que llevaba el teclista fue la nuestra. Se la robaron y, lo que son las cosas, llegó hasta nosotros y la compramos. En aquel concierto de Lou destrozaron todo, el público arrasó. Yo conocía a los dos primeros que subieron al escenario, dos chavalines que, nada más subir, pegaron una patada a la batería. El tío de estos dos estaba bajo el escenario y le iban echando cosas. A la furgoneta y a venderlo por ahí18.”

El promotor Gay Mercader recordaba posteriormente en una entrevista la experiencia y sus recuerdos del concierto: “El público de Lou Reed de aquella época era lo peor de lo peor de lo peor. No todos, pero en los conciertos de Lou Reed  encontrabas navajas, jeringuillas… de todo. En el concierto del Moscardó, la Policía se fue y el público ya venía caliente.  Alguien le tiró algo a Lou Reed al escenario y se montó una  avalancha, se hundió todo, hubo explosiones de los focos que iban cayendo sobre el escenario. Luego empezó el pillaje, a un tío le detuvo la Policía con un bombo de batería. Cuando te ves frente a una avalancha de cinco, seis o siete mil personas que se te tiran encima… Durante mucho tiempo, todos los que trataban conmigo y yo mismo tuvimos pesadillas todas las noches 19”.

Parece ser que los guardias de seguridad prefirieron desaparecer en los momentos de caos. Todo acabó con unos cuantos heridos y unas cuantas detenciones policiales, y el recinto fue desalojado a porrazos por los llamados “marrones” en la época. ABC contaba de esta manera el final del evento: “Mientras la mayoría de los asistentes, unos dos mil, se retiraban en avalancha, los asaltantes destrozaban el equipo de sonido, que comenzó a incendiarse. Finalmente, la Fuerzas de Orden Público, que poco antes se habían apostado en los alrededores del campo, entraron en el recinto e instaron a abandonar las instalaciones al público que aún permanecía allí. Entretanto en el exterior se producían escenas de pánico y carreras. Fue necesaria la intervención de varias ambulancias y un vehículo del Cuerpo de Bomberos. A la hora de redactar esta información se tienen noticias de que se han efectuado varias detenciones y algunas personas han resultado heridas”20.

El escándalo del concierto no terminó aquí. La promotora del concierto se negó a devolver el importe de las entradas ya que echaron la culpa al público de los incidentes acaecidos. Según un artículo del diario el País del 24 de junio escrito por José Manuel Costa, “los organizadores del concierto de Lou Reed, que se suspendió el pasado viernes veinte minutos después de iniciarse en el campo de fútbol del Moscardó, de Madrid, han expresado su negativa a devolver las entradas a los espectadores, porque consideran que fueron éstos los que interrumpieron el recital del cantante de rock. Los organizadores piensan en la posibilidad de interponer querella contra Lou Reed por abandonar su compromiso de actuación. La empresa de Gay Mercader ha recibido, al parecer, garantías de que la policía estará ampliamente representada en el próximo acontecimiento rockero en Madrid, el que protagonizará Bob Marley”21. La querella contra Reed nunca se llevó a cabo.

El revuelo provocado por los actos vandálicos de los “rockeros” llegó a altas estancias. El gobierno civil puso una multa de medio millón de pesetas a los promotores del concierto por incidentes con alteración del orden público y no haber prevenido los posibles incidentes “a la vista de las características que ofrecía el espectáculo”22 . El periódico Mundo Obrero también denunció que se organizasen conciertos en barrios obreros como Usera, Carabanchel o Villaverde, “dado que estos lugares son muy peligrosos” 23. No sabemos si el diario  se refería a los conciertos de rock, a las barriadas obreras o al público asistente (según algún testimonio en la red medio Vallecas y Carabanchel estaban en el concierto), lo cierto es que la mayoría de los amantes del rock de los ochenta vivían en esas barriadas.

Fue tal el escándalo provocado que el siguiente concierto de la promotora Gay and Co.  en el mismo recinto tuvo que ser suspendido. Ni más ni menos que Bob Marley,  programado para el 15 de julio (aunque si le dejaron actuar en ¡Ibiza!), “basándose en «el desorden y las quejas vecinales que tuvieron lugar con motivo del concierto de Lou Reed» y ante la presunción de «posibles alteraciones del orden público». Marley comentó que si el gobierno civil le dejaba, actuaría en Madrid, pero no pudo ser y la prohibición se mantuvo24.

Lou Reed volvió a actuar en Madrid en 1989 en el Estadio Vicente Calderón junto a Simple Minds. Minutos antes del concierto declaraba “he olvidado totalmente los sucesos del campo del Moscardó y voy a reconciliarme con esta ciudad ofreciendo un buen concierto”25.

En el Román Valero se volverían a celebrar conciertos míticos. Véase Rainbow, UFO, Def Leppard,  Santana, Roxy Music, King Crimson, Black Sabbath, The Police, Iron Maiden, Dire Straits, Mike Oldfield o  The Cure, por citar alguno. Actualmente no se hacen eventos y el Club Deportivo Colonia Moscardó milita en la tercera división madrileña.

Notas y referencias del texto:

1 Brockis, Victor; Las transformaciones de Lou Reed; Madrid, Ediciones Celeste, 1997 (pag. 275)

2. Para más información sobre los músicos que acompañaban a Reed:

http://www.allmusic.com/artist/stuart-heinrich-mn0001286236/credits

http://en.wikipedia.org/wiki/Chuck_Hammer

http://6toejam.com/SearchByBand.asp?BandID=187

http://en.wikipedia.org/wiki/Michael_Fonfara

http://www.allmusic.com/artist/michael-suchorsky-mn0000309313/credits

3. http://www.loureed.es/loubands.htm

4.  http://www.loureed.es/live1980.htm Set list del concierto de Barcelona, 19 de junio de 1980

Sweet Jane – Real Good Time Together – I’m Waiting For The Man – Coney Island Baby – So Alone – Walk On The Wild Side – Vicious – Standing On The Ceremony – Heroin – Growing Up In Public – The Kids – Caroline Says II – The Bed – Sad Song – The Power Of Positive Drinking – How Do You Speak To An Angel – My Old Man – Keep Away – Street Hassle – Rock And Roll/You Keep Me Hanging On – Sister Ray/Leave Me Alone

5. Esta es la única referencia que he encontrado en la red sobre el precio de las entradas del concierto, una crónica del escritor Tato Cabal

http://www.nuevatribuna.es/articulo/ocio/lou-reed-madrid-momentos-paradigmaticos/20131030124811097862.html

6.http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1980/06/21/064.html

7. http://sentaditoenlaescalera.blogspot.com.es/2010/09/lou-reed-el-motin-del-mosca.html

http://www.gentedigital.es/blogs/javiermemba/65/blog-post/11334/lou-reed-el-motin-del-mosca-y-un-amante-del-rock-n-roll-madrileno/

8. Enlace sobre la huelga de transportistas de junio de 1980:

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1980/06/20/032.html

http://elpais.com/diario/1980/06/11/economia/329522417_850215.html

9. http://www.navegar-es-preciso.com/news/el-lado-oscuro-de-lou-reed/

10. El crítico musical Carlos Tena decía que estaba puesto de caballo en un reciente post de su blog: http://tenacarlos.wordpress.com/2013/10/28/lou-reed-muere-a-los-71-anos/

11. Según el relato de Brockis, en aquella gira las drogas estaban totalmente prohibidas y, “aunque Lou seguía bebiendo, se estaba moderando bastante. Su relativa sobriedad, no obstante, no tuvo efectos positivos sobre su capacidad para el trabajo en colaboración”. Por lo tanto, la posibilidad de que Lou saliera pelín bebido es posible.

Brockis, Victor; Las transformaciones de Lou Reed; Madrid, Ediciones Celeste, 1997 (pag. 276)

12. Artículo de Diego A. Manrique sobre los discos prohibidos del Franquismo:

http://cultura.elpais.com/cultura/2012/01/20/actualidad/1327075422_320109.html

13. http://www.loureed.es/live1980.htm

CAMPO DE FUTBOL DEL MOSCARDO, MADRID
(Entire concert. Show ended up in a big riot)
Setlist:  Sweet Jane – Real Good Time Together – I’m Waiting For The Man – Coney Island Baby – So Alone – Vicious – Walk On The Wild Side

14.http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1980/06/21/064.html

15 y 16. http://www.navegar-es-preciso.com/news/el-lado-oscuro-de-lou-reed/

17. http://es.wikipedia.org/wiki/Ruido_rosa

18. Kike Babas y Kike Turrón;  Maneras de vivir: Leño y el origen del rock urbano, Madrid, ImpresiónArte, 2013 (pag. 115)

19. http://www.alhondigabilbao.com/documents/10140/483138/LME_revista_cast.pdf

20.http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1980/06/21/064.html

21. http://elpais.com/diario/1980/06/24/cultura/330645611_850215.html

22. http://elpais.com/diario/1980/06/26/cultura/330818419_850215.html

23 y 24 http://elpais.com/diario/1980/07/01/cultura/331250418_850215.html

25. http://elpais.com/diario/1989/07/10/cultura/616024808_850215.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.