SOUND ISIDRO: WOVENHAND + EL PÁRAMO

El Buen Pastor

Hacía cuatro años que no nos visitaban Wovenhand y había muchas ganas de verlos. En esta nueva gira, traen bajo el brazo el reciente ‘Refractory Obdurate’, su séptimo disco de estudio, y tal y como nos comentó el propio Dave Eugene Edwards en una entrevista previa, está muy centrado en el presente y la actuación estaría muy basada en dicho disco.

A modo de calentamiento previo (y no me refiero al ambiente en los aledaños de la sala con mucha policía por una manifestación prevista en la zona) tuvimos la excelente actuación del cuarteto local EL PÁRAMO. Música instrumental más cercana al stoner que al post-rock y que creó unas atmosferas de desasosiego perfectas como aperitivo. Voy a entonar el típico: “si fueran extranjeros se les haría más caso de lo buenos que son” y me pongo a recomendar desde ya que les echéis una escucha aquí.

Tras el rápido cambio de escena y con puntualidad exquisita, WOVENHAND tomaron el escenario. En el lado izquierdo con su doble micrófono, se aposentó Dave Eugene Edwards (DEE), para apenar moverse de allí. No hizo falta. Su catálogo de muecas y movimientos escenificando cada canción hizo el resto. Ya me habían advertido del cambio que había sufrido la propuesta en vivo del grupo en comparación con la única ocasión que les había visto con anterioridad en la cercana sala El Sol. Más decibelios que antaño y DEE en pie en lugar de sentado. Una propuesta que apabulla más en lo físico, mientras que antes lo hacía más en lo emocional.

Resulta cierto que el efecto de voz constante puede hacer que resulte monótono el concierto, al no ser un recurso puntual, pero las composiciones de DEE son como oraciones y sus fieles aceptamos sus excentricidades. Especialmente entonadas las tres canciones que interpretó con mandolina, sobre todas ellas, “Whistling Girl” que tocó en solitario para arrancar los parcos bises, para completar ochenta minutos que se hicieron cortos, porque lo fueron. No hubiera pasado nada por alargar un par de temas la velada.

Pero me tengo que quedar por encima de todas las cosas, con la emocionante “Good Shepherd”, donde fueras creyente o no, no podías dejar de cantar con todo el alma la letra de un tema intenso como pocos en su carrera (y bien larga que es, hasta recuperó el “Horse Head Fiddle” de 16 Horsepower). Una magnífica velada dentro del ciclo Sound Isidro muy necesario en una ciudad como la nuestra que cada vez está más necesitada de propuestas culturales permanentes y no estacionales. Yo me piro a leer el Antiguo Testamento, no vaya a ser que DEE sea en realidad el Buen Pastor.

Setlist WOVENHAND: Hiss/Closer/Maize/Horse Head Fiddle (16 Horsepower cover)/King O King/Masonic Youth/El-bow/Corsicana Clip/The Refractory/Long Horn/Field of Hedon/Salome/Good Shepherd//(bis) Whistling Girl/Kicking Bird

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.