Y&T

Hard Rock con dulzura

Hubo una época, allá por la década de los ´80, en la que los grupos de Hard Rock empezaron a dulcificar su sonido. Llegando al extremo de que acabó por perderse la esencia del rock en muchos de ellos y los sonidos cada vez más suaves terminaron con muchas bandas incontestables en aquellos años dorados. Pero entre todas aquellas formaciones siempre destacó una por mantenerse fieles a sus principios: hacer canciones que enganchasen al público desde el primer compás, sin renunciar a la fiereza del Rock, sin impostar el sentimiento. Tal vez la más importante de ellas sea Y&T. El grupo que crease Dave Meniketti hace ya 40 años sigue impertérrito ante los cambios de modas en la música. Fieles a una forma especial de sentir el Hard Rock, mezclando las melodías y el sentimiento con las guitarras de uno de los instrumentistas más injustamente infravalorados de la escena.

Ya han pasado aquellos tiempos en los que girar por Europa acababa siendo un pequeño suplicio para el grupo, que tenía que soportar todo tipo de desprecios. Especialmente en el Reino Unido, donde eran especialmente odiados. Pasaron aquellas épocas y Y&T continúan ahí, haciendo lo que siempre han logrado, poner los pelos de punta a la audiencia con un puñado de canciones que ya han pasado a estar dentro de la categoría de lo mítico. Llevando al goce a todos los que seguimos gozando con una banda y un músico irrepetibles.

Y&T tardaron muchos años en venir a tocar a España, si bien en los últimos tiempos es habitual ver a la banda por nuestro país. Dave Meniketti es consciente del respeto que el público español les tiene y ha descubierto una audiencia que le adora y con la que se siente feliz. Y eso se refleja en sus actuaciones. Es difícil que falle y, nuevamente, no lo hizo. El concierto de Madrid (así como el resto de la gira española) ha sido simplemente un éxito rotundo y absoluto.

Apurando el tiempo de comienzo del show, para poder tocar un poco más, hacían aparición en la Sala Shoko con casi veinte minutos sobre la hora prevista. De hecho mucha gente entraba a la carrera al saber que los acordes de “Don´t Stop Runnin´” comenzaban a sonar. Ocupando fantásticamente bien el escenario de la sala, cada vez más asentada en el circuito de conciertos de la capital y con un sonido que la hace realmente aconsejable para eventos de este tipo. Cargado con su vieja Gibson, Meniketti nos avisaba de que íbamos a asistir a un show plagado de clásicos y en el que no iban a faltar permanentes guiños a la audiencia, especialmente en la inclusión de temas como “Lonely Side of Town”, “Open Fire” o “Rock and Roll´s gonna save the World”, no incluidos inicialmente en el setlist. Y como es habitual en los últimos tiempos, los escuderos fieles: John Nymann, perfecto en su papel de segundo guitarra, cubriendo perfectamente la parte rítmica; Bred Lang, bajista que no para un solo momento de animar al público y de moverse por las tablas y Mike Vanderhule, técnico y preciso batería cuya seriedad no implica que deje de atizar a los tambores con menor fuerza. Banda de lujo para acompañar canciones de ensueño.

Porque si algo tiene un concierto de Y&T es la gran cantidad de canciones imborrables en el recuerdo. Temas que hemos oído una y mil veces. Que hemos cantado en momentos de fiesta como “Black Tiger”, “Mean Streak” o “MIdnight in Tokyo” y otros que nos han hecho vivir momentos sentimentales únicos. Emoción a raudales con “Winds of Change”, para mi una de las baladas más preciosas que se han escrito nunca, “I believe in You” o “Rescue Me”. Se sucedían una tras otra agitando nuestras cabezas con cientos de recuerdos, con imágenes de tantos y tantos años pasados escuchando y disfrutando con la música de Y&T.

Hubo momentos que resultarán imborrables, como la inesperada “Sail on By” y por supuesto el colofón con uno de los temas más míticos de la historia, el famoso “Forever” que no por escuchado una y mil veces sigue remontándonos a un época en la que todo parecía más fácil, incluso más dulce.

Se apagaban las luces pero no la emoción. Casi dos horas y media de concierto habían pasado en apenas un suspiro. En los ojos de los asistentes, muchos de ellos brillantes, se observaba emoción que el viejo Dave había vuelto a hacer renacer en nosotros. Y un pensamiento nos recorría a todos: vuelve pronto. Vuelve, aquí tienes tu casa.

Setlist: Don’t Stop Runnin’ / L.A. Rocks / Black Tiger / Lucy / Lipstick and Leather / Don’t Be Afraid of the Dark / Don’t Wanna Lose (Solo el coro a capella) / Lonely Side of Town / Mean Streak / Dirty Girl / Midnight in Tokyo / Armed and Dangerous / Winds of Change / Contagious / I’m Coming Home / All American Boy / I Want Your Money / I’ll Cry for You / Rescue Me / Summertime Girls / I Believe in You / Bises: Open Fire / Sail on By / Rock & Roll’s Gonna Save the World / Forever

 

1 pensamiento sobre “Y&T

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.