IMELDA MAY + RONI’S HOT ACES

La nueva reina del rockabilly

Imelda May mola. Mola mucho. Supongo que dentro de cuarenta años, si sigue al pie del cañón, se la venerará como a Wanda Jackson. Lo digo aquí y ahora. Es imposible no adorar a una mujer como ella que supura autenticidad por cada poro de su piel. Y se ve que el resto de madrileños se han dado cuenta, hasta el punto de provocar dos llenos en dos fechas casi consecutivas.

Nosotros asistimos al primero y ya para cuando aterrizamos en Joy Eslava estaban actuando RONI’S HOT ACES, grupo local que dejó muy bien sabor de boca. Vocalista con personalidad y trío instrumental más que competente (con especial mención al bestia del contrabajo) para hacernos volar a la década de los cincuenta y calentar motores antes de la actuación principal. Es posible que no salgan del circuito especializado, pero pegarían como un guante en el Black Is Black Festival.

Con puntualidad irlandesa, IMELDA MAY y su banda (con su marido Darrell Highman a la guitarra) tomaron una sala que estaba en ese momento literalmente a reventar. Y es que la ausencia de los escenarios tras su maternidad, dejó huérfanos a muchos seguidores que esperaban como agua de mayo su regreso. Vestida como una avispa, a fe que su cintura lo parecía, salió con ganas de arrasar con todo desde la primera nota. Si bien sus temas de su último disco puedan no estar tan inspirados, no molestaron en absoluto en el conjunto.

Ella es encantadora y su acento le añade un toque especial cada vez que interactuaba con su público explicando alguna de las canciones como “Hellfire Club”. Y es que resulta imposible quedarse quieto mientras suena su música aunque apenas tengas veinte centímetros cuadrados para moverte. El concierto fue de menos a más, con una buena parte central donde destacó su revisión de “Spoonful” de Willie Dixon y el single de presentación de ‘Tribal’, “It’s Good To Be Alive”. Abrasadora fue la recta final de la actuación, concatenando las que posiblemente sean sus canciones más conocidas: “Psycho”, “Mayhem” y “Johnny Got A Boom Boom”.

Después de esos gloriosos noventa minutos, podía haber salido ya por la puerta grande, pero tuvo los arrestos de salir en acústico para dejarnos dos deliciosas versiones interpretadas con ukelele de dos clásicos de la talla de “Bang Bang (My Baby Shot Me Down)” de Cher y popularizada por Nancy Sinatra y del “Dreamin’” de Blodie que sonó a gloria y que humedeció los ojos del más pintado. Y tras la calma, otro par de píldoras de vitalidad antes de despedirse definitivamente de un público entregado y con razón. Lo dicho, la reina actual del rockabilly.

Setlist IMELDA MAY: Tribal/Wild Woman/Big Bad Handsome Man/Love Tattoo/Wicked Way/Five Good Men/Hellfire Club/Go Tell the Devil/Spoonful/It’s Good to Be Alive/Ghost Of Love/Eternity/Gypsy in Me/Zombie Girl/Road Runner/Inside Out/Round the Bend/Psycho/Mayhem/Johnny Got a Boom Boom//(bis) Bang Bang (My Baby Shot Me Down)/Dreamin’/Pulling the Rug/Right Amount of Wrong

1 pensamiento sobre “IMELDA MAY + RONI’S HOT ACES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.