FIB 2016

La recuperación de la marca FIB es una realidad

Parece que es definitiva la recuperación de una marca que había pasado por unos años de incertidumbre. Siguiendo la senda abierta en 2015, ahora se puede mirar hacia el futuro con la confianza de un suelo sólido de asistentes, con una creciente recuperación del asistente nacional además de la ya tradicional invasión “guiri”, complemento necesario para volver a rozar las cifras de cuarenta y cinco mil personas por jornada que se vivieron en sus años gloriosos. La comodidad del recinto y el buen tiempo que tuvimos este año, ayudó a que todo se desarrollase con cero incidentes y con una sensación final que no recordábamos a título personal desde el lejano 2011, año del último “sold out” del festival.

JUEVES 14 JULIO

Tal y como ocurriera el año pasado, el segundo escenario (Visa) no estuvo operativo en esta primera jornada, por lo que a pesar del estreno del escenario South Beach Dance, prácticamente no salimos del escenario Las Palmas desde que pisamos el recinto. Nos dio tiempo a ver el final del concierto de EL GUINCHO, pero no lo suficiente para hacer una valoración completa. Así que aprovechamos para cenar antes de meternos de lleno en el concierto de SOULWAX, el grupo de los hermanos Dewaele, más conocidos por su faceta como 2ManyDjs. Concierto que hubiera funcionado mejor con la noche en plenitud, pero que ofreció la energía y el vigor que no han perdido en estos años. Perfecto para marcarse unos bailes mientras anochecía.

Entiendo lo que atrae de SKEPTA a la juventud, pero no soy capaz de que eso cale en mí. No pasa nada, no todo lo que ofrece un festival nos tiene que gustar. Por lo que en cuanto pude me moví al FIB Club donde estaba la actuación sorpresa (o no tanto) de HINDS, que iniciaron la actuación ante unos pocos para acabar casi lleno hasta la bandera de aquellos que querían escuchar alguna guitarra en esta jornada de arranque.

El plato fuerte del día era MAJOR LAZER, en una jugada interesante del FIB en cuanto a lo comercial, pero que igual que ocurrió en su día con David Guetta, no entendimos muy bien en lo musical. Es indudable el éxito a nivel mundial del grupo capitaneado por Diplo, pero entre tanto pregrabado, tanto confeti, tanta bailarina y tener que escuchar como sonaba “La Gasolina”, lo cierto es que acabamos su concierto con la sensación de haber perdido el tiempo. Quien tuviera quince años menos… Por lo que estando en estas, nos movimos a lo seguro para cerrar el día. Esto consistía en atender a la sesión de AMABLE en el FIB Club para autoconvencernos de que seguimos siendo jóvenes y viviendo instalados en el comienzo de siglo con los temas que lo rompían hace más de una década junto a alguna perla de las últimas temporadas. Así nos retiramos a los aposentos.

VIERNES 15 JULIO

La edad no perdona, así que la segunda jornada acabó comenzando sobre las nueve de la noche (¿estaremos mutando en guiris?) viendo a THE SOFT MOON. Un grupo muy interesante, pero una vez más con un horario demasiado tempranero. Aun así, los que estábamos allí presentes lo disfrutamos con ganas. BAND OF SKULLS no han descubierto la rueda, pero son un valor seguro sobre las tablas. Por lo menos para no aburrirse. Y otros con los que es imposible hacerlo (lo de aburrirse) sobre todo si te metes en la zona delantera son THE VACCINES. Tal vez el gran reclamos del día para el público británico, demostraron que en lo suyo son tremendamente competentes. Una hora para bailar, berrear y beber cerveza sin parar. No es de mis grupos preferidos, pero al César lo que es del César, lo hicieron perfecto.

El habitual descanso para cenar se solapó con Dorian y Dan Deacon, pero si se quería llegar al cierre del recinto, era necesario ese parón. Ante la duda entre Biffy Clyro (a quienes había visto en 3 fines de semana consecutivos: Mad Cool, Roskilde y Nos Alive) y JAMIE XX salió vencedor este último. Una sesión muy correcta en la que pinchó muchos temas de su disco, cosa que agradecimos los que disfrutamos muy mucho con él. Y con este precalentamiento perfecto, nos plantamos con todas las ganas del mundo a dar la bienvenido a uno de los grupos que forjaron la leyenda del FIB, Tom Rowlands y Ed Simons, THE CHEMICAL BROTHERS. Y es que casi arrancar con “Hey Boy, Hey Girl”, ver al payaso por las pantallas en “Get Yourself High” y cerrar con “Block Rockin’ Beats” mientras por medio sonaban “Out Of Control”, “Galvanize” o “The Golden Path”, no deja der ser un ejercicio de nostalgia, pero a la vez de celebración del presente con muchos de los amigos que llevamos tantos años visitando Benicàssim. Después de este gasto de energías y neuronas, dejarse caer por el concierto de THE MAGICIAN no fue la mejor de las opciones, pero tampoco quedaba mucho más que hacer en esta jornada.

SÁBADO 16 JULIO

El sábado era la jornada grande del festival con los indiscutibles cabezas de cartel de esta edición Muse, que a pesar de haber actuado en el BBK Live del año anterior y de dar dos fechas en Madrid en mayo, mantienen un estatus labrado con un pasado esplendoroso pero con un presente más dudoso. Siguiendo con la dieta habitual de llegar sobre las nueve de la noche, el primer concierto que vimos fue el de THE CORAL. Sus mejores años ya pasaron, pero siguen teniendo algo que nos engancha.  Quizás ese algo sea canciones como “In The Morning”.

En una jornada en la que el ping-pong entre Las Palmas y Visa era la única opción que veíamos posible, nos movimos al segundo a ver a los siempre elegantes ECHO & THE BUNNYMEN. McCulloch y Sergeant siempre en mi equipo. Imposible no disfrutar cuando suena “The Killing Moon”, “Bring On The Dancing Horses” o “Lips Like Sugar”. Unos clásicos que nunca desentonan en el festival. MUSE llegaron, vieron y vencieron. Cierto es que el arranque con “Psycho” y “Plug in Baby” ayudo a meternos en materia y aunque luego fueron sesteando con los temas de los últimos discos menos inspirados, por lo menos no se hicieron monótonos. El escenario Las Palmas a reventar, y yo con que sonara (lo hizo) “Time Is Running Out” ya iba a darles el notable. Eso sí, a ver si en próximos esfuerzos en estudio recuperan el mojo perdido, porque no creo que vayan a bajar de condición de cabeza de cartel nunca, pero su acomodamiento es muy sospechoso, en unos músicos que apenas llevan quince años en el mundillo.

Nos dimos también un pequeño homenaje personal con nuestro pasado y nos acercamos a ver a Kele Okereke y sus BLOC PARTY. Los diez años que han pasado desde la publicación de ‘Silent Alarm’ han demostrado que nunca han alcanzado la grandeza de ese disco, por lo que aunque rellenen con temas más recientes, no deja de ser muy disfrutón el poder oír, “Positive Tension”, “Banquet” o “Helicopter”, e incluso darse el gusto de abrazar un “Guilty pleasure” como “One more Chance”. Cumplieron el expediente.

El último paseo por el escenario Las Palmas no llevo a ver a DISCLOSURE, otro grupo que ha crecido como la espuma y que era incomprensible que aún no hubiera pisado el festival. Baila que te baila desde el minuto uno con “White Noise” y tirando de grandes temas como “When The Fire Starts To Burn” o “Jaded”. Tras ellos todo se acabó. Intentamos de verdad aguantar para ver un ratito a BREAKBOT, pero aunque lo que veíamos nos gustaba, las piernas dijeron basta y pusimos rumbo al camping.

DOMINGO 17 JULIO

Cuando llega el domingo la mezcla de cansancio mental y físico es brutal y uno no sabe si siente más pena porque se acaba la fiesta o alegría porque el cuerpo no da más de sí. En cualquier caso el día se presentaba muy interesante. Arrancamos con CATFISH AND THE BOTTLEMEN, que agolparon a un monten de concurrencia. De esta nueva hornada de grupos británicos que no enganchan con mi generación, pero si con la gente más joven, me parecen de los más competentes. Buenos estribillos, bien de guitarras y música que te da ganas de bailar. No es necesario más para volverse loco en Benicássim.

Un poco loco (o mucho) está MAC DEMARCO. Pero supongo que ahí es donde está el queso de su éxito. Lo-fi muy desestructurado pero con carisma sobre el escenario. Nada mal para los tiempos que corren. Vimos un ratito de CHUCHO por los viejos tiempo con Fernando Alfaro antes de regresar al escenario las Palmas para ver a uno de los artistas del momento a nivel mundial. KENDRICK LAMAR compareció con un escenario austero pero suficiente para demostrar que ahora mismo es un número uno. Si el hip-hop que tienen venir es de la mano de figuras como él, bienvenido sea. Algo más de una hora en la que nos tuvo comiendo de la mano con temas con “King Kunta”, “Bitch, Don’t Kill My Vibe” o “Awimming Pools (Drank)”. Un soplo de aire fresco necesario en los tiempos que corren.

Y el punto y final de esta edición lo pusieron otros clásicos que también regresaban a Benicássim tras muchos años de ausencia, MASSIVE ATTACK. Debido a la ausencia de Horace Andy se echaron de menos algunos temas clásicos como “Angel”, pero la presencia de Young Fathers durante cuatro canciones ayudó a que la propuesta de los de Bristol no se quedara anclada en el pasado. Eso sí, lagrimas como puños pudiendo escuchar una vez más “Risingson”, “Inertia Creeps”, “Safe From Harm” o el catártico “Unfinished Sympathy” que puso el colofón a nuestra presencia en Benicássim. Contando estamos ya los días para la edición de 2017 en donde nos atrevemos a vaticinar que será difícil que no mejoren resultados. El boca a boca positivo de esta edición va a ayudar mucho. Y que sea por muchos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.