KITAI + THE LIBERTY

Contra la lluvia, buena música ayuda

Pasadas las 22:00h y con tiempo justo para cobijarse, KITAI entra en La Fábrica de Chocolate. Allí dentro es donde acontecería el aguacero, ya que fuera, tan solo caían gotas. La noche cae fuerte sobre Vigo con el primer sencillo de su —también— primer disco «Que Vienen». Esta da comienzo con «El Enemigo», una canción directa donde las haya, repleta de juventud y rebeldía. Lo primero que aprecias de KITAI es a su bajista, a Fab, figura que creo que siempre ha hecho destacar al grupo, ya que tristemente, en el mundo del rock, siempre se deja a los bajistas es un segundo —o incluso tercer— plano.

kitai-vigo-5Como ya he dicho, el grupo viene fuerte y se propone en todo momento animar al público a que aplauda y cante todo su repertorio. Los que tuvimos ya la suerte de haberlos visto tocar antes, entramos de pleno en una espiral, porque sabemos que será breve, y la queremos disfrutar al máximo. Al finalizar de tocar «Sur», da comienzo el primer MC de la noche. Se hace el silencio, entonces Alex, el cantante, comienza a hablar:

«¿Cómo estáis? ¿Estáis activos? Vive como si fueras a morir mañana. Trabaja como si no te importara el dinero. Baila como si no te estuviera mirando nadie. Nosotros somos KITAI, vosotros, víctimas. ¡Vosotros sois la puta ostia!»

Regresa el sonido con un ritmo ferviente y contagioso. La tercera canción, «Nº 1» ya ha llegado a todo el público y la espiral se llena. Sentimos el ritmo bajo nuestra epidermis en forma de tornado, de libertad que sentimos al mover nuestro cuerpo libremente sin sentir complejos.

«Luz Artificial» sigue a esta con un ritmo continuo y acelerado. En «Sientes el Golpe», Alex se acerca a los allí presentes, a su gente y comienza a animarles:

«¡Vamos a fabricar chocolate! ¡Vamos a sentir el golpe! ¡Vamos a fabricar el chocolate más rico de la fábrica! Desde abajo… ¡vamos a contar hasta 3 como buenas putas!»

kitai-vigo-2Y tras escuchar estas palabras, el público —que se había agachado— se levanta con toda su energía y salta al ritmo de la música. A estas alturas de concierto, y llegada a la mitad de la actuación, podría asegurar que más de la mitad de la sala no se ha fijado en la persona que está en allí sentada, en el fondo; el batería. Y es que, aunque parezca mentira, el que estaba tras los toms, bombos y platillo aquella noche no era Deiv, que se encontraba aquel día en un festival de baterías. Podría decir incluso, que no me extrañaría que alguno se acabase de enterar al leer estas líneas, ya que Micky ha demostrado ser todo un artista del disfraz. Y por lo cual, no nos ha dado motivo alguno para creer que uno de los miembros del grupo estaba en otra parte de España.

«Cadáver exquisito» fue una de mis preferidas en directo; ¡pena que sea tan breve! Con partes variables, este corte también bailable pero con cambios más tralleros y una letra muy profunda que recomiendo leer con atención. Entonces dio comienzo la balada que acabaría de cerrar ese círculo que representa a «KITAI». Alex, a la guitarra, canta con voz suave y muestra, nuevamente, que puedes hacer tuya cualquiera canción si la cantas desde el corazón. Tan solo un par de acordes; unos arpegios son lo necesario para que su música te transporte a otra dimensión; hacia la tranquilidad más absoluta.

kitai-vigo-8Al grito de: «¡¡Ruido!!» Aumenta la caña, el ROCK más pesado del grupo madrileño vuelve con «¡Qué Vienen!». En esos instantes, el grupo se mueve a un lado a otro del escenario, haciendo que pienses que en cualquier momento se van a chocar unos con otros (y acabará por acontecer algo digno de mención), pero tienen experiencia en el escenario y saben moverse.

Por fin llega una de la más esperadas: «Melodrama». Es ese tipo de canción que, te guste o no, te costará mucho sacártela de la cabeza. Con ese ritmo y estribillo tan pegadizos, incluso algún asistente extranjero llegó a disfrutarla sin echar de menos su lengua natal. Al haber arreglado y ampliado la canción, su guitarrista, Edu, tiene mucho más tiempo para lucirse en el escenario y no quedar atrás frente al resto.

«¡Nos marchamos ya! Gracias por hacer que nuestro sueño sea superior», anuncia una vez más el vocalista para presentar la décima y última canción, la que más puertas les ha abierto en los último dos años: «Superior». Al final de la actuación, Alex se tira al suelo y empieza a girar —literalmente— como si estuviese poseído por otro ente, reservando lo que queda de energía para conseguir que la sala se anime e imite sus movimientos por última vez.

He de decir que me quedé con muchas ganas de escuchar a Alex cantar junto a Mario esa fantástica canción titulada «Adiós» que han realizado entre los dos (¡y que puedes disfrutar en YouTube!). Aún así —al igual que el resto— salí más que satisfecha de la sala. Si es que no se podía esperar menos de un grupo de 10. Muchos estarán de acuerdo conmigo al decir que de la música siempre se aprende y yo esa noche aprendí que «contra la lluvia, buena música ayuda».

Podéis ver la fotografías del concierto en el siguiente video de nuestro canal Youtube:

1 pensamiento sobre “KITAI + THE LIBERTY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.