LOS ZIGARROS + VURRO

Y vivieron felices y comieron perdices

A veces los deseos se hacen realidad y los cuentos de hadas existen. Esto es lo que les viene pasando a los hermanos Tormo desde que decidieron dejar su antigua formación, Los perros del Boogie y aventurarse a ritmo de Rock and Roll con el nombre de Los Zigarros.

Pero antes vamos a empezar por el grupo que les acompañó, porque es de esos que hace mella.

Lo de Vurro podíamos clasificarlo como música surrealista. Desde luego que si Buñuel o Dalí supieran de la existencia de este individuo harían algo con él. No es la primera vez que lo de disfrazarse y rodearse de un halo de misterio es efectivo, y a pesar de eso no son muchos los grupos que lo utilizan o saben hacerlo bien. Para ejemplos The Residents, Slipknot o Buckethead, que gracias a su puesta en escena y la falta de información sobre su persona, han conseguido triunfar y siempre quedará la duda si ha sido gracias al “atrezzo” o a su calidad musical.

A modo de hombre orquesta, con dos teclados que van más allá del “tuning”, sencillamente están un poco “maleados”, dos bombos, cascabeles y platillos, se nos presenta un enigmático personaje, vestido con un mono vaquero curtido en mil batallas, enjuto, con media melena y una calavera de vaca a modo de careta. Por dentro un micrófono con el que se le medio escucha con voz un tanto cavernosa y como no, los cuernos de la calavera que sirven para golpear a cabezazos los platillos. Todo un espectáculo que al parecer viene de Ávila y poco más puedo deciros.

En cuanto a la música, boogie boogie con ambientillo de Saloon del Far West, y es que Vurro maneja muy bien ambas manos, con toda la parafernalia, se puede escapar que si se tuviera que ganar la vida en Westworld de pianista cibernético, sin duda alguna podría hacerlo y bien.  Tocó poco más de media hora pero dejó impronta de sus temas como Vurro Boogie o  Rock y Vaca, que animo a ver en video para que sepáis lo que es bueno. Más de 58000 “me gusta” en Facebook no pueden estar equivocados.

Volviendo al cuento de hadas, en este caso el hada viene a ser Carlos Tarque, que apadrinó al grupo desde el principio, ya estuvo en su presentación en su primer concierto en Madrid, en la sala Moby Dick, de la que fuimos testigos y ha sido de nuevo su invitado de lujo en lo que podemos llamar la consagración como gran grupo. Bueno, más que un hada han sido dos, ya que Carlos Raya, apostó también desde el principio por ellos, siendo su productor e invitándolos como grupo acompañante en la última gira de Fito, que también pudimos presenciar en Las Ventas hace poco más de un año.

Gran salto el que hemos podido apreciar en el grupo, comparando con el concierto de Las Ventas, al tener dos discos, el repertorio ha aumentado y ya pueden hacer un concierto largo con temas propios, pero sobre todo han ganado en conjunción, actitud y dominio de los instrumentos. La progresión de Álvaro en los solos de guitarra ha sido estratosférico y el orden en la selección de los temas estuvo muy acertado. Se nota que los cientos de conciertos por toda la geografía española, actuando en todo tipo de escenarios y compartiendo cartel con lo más granado del panorama actual nacional, lo han sabido absorber y aprovechar.

Sala llena, con el público volcado desde el principio, conocedor de las letras de todas las canciones, del segundo disco incluso más que del primero, cosa que dice bastante de ellos, y que se fue calentado a medida que dejaban los temas más lentos a un lado y nos golpeaban frenéticamente con su rocanrol. Fueron partícipes del evento sus antiguos compañeros de grupo, con el que grabaron el primer disco, tanto el bajista como el batería, tocando todos juntos al final, junto al resto de invitados su nuevo single Dentro de la ley.

Deberían incorporar más temas con armónica, porque cuando salió Ángel Vera a colaborar con ellos en Cayendo por el agujero, el subidón de adrenalina fue generalizado. Mención especial a un tema que en su día comenté me parecía el mejor de su primer disco, Tras el cristal, y por la forma en que lo presentaron parece ser que para ellos también lo es. No es rocanrol, pero sin duda es el más completo y el solo de guitarra en directo estuvo muy acertado.

Un sueño hecho realidad, montar una banda de rocanrol, girar por todo el país, terminar llenando La Riviera, con el público entregado y conocedor de todos las canciones, rodeado de sus amigos y compañeros, sin duda alguna y según dijeron, el concierto más importante de sus vidas. Hasta el momento. Seguiremos “siguiéndoles” la pista, como hemos hechos desde el principio.

Set List: Baila conmigo / A todo que sí / No obstante lo cual / Desde que ya no eres mía / Voy hacia el mar / ¿Qué demonios hago yo aquí? / Cayendo por el agujero / Odiar me gusta / Resaca / Tras el cristal / Ya me olvidé de ti / Tendrías que haberla visto bailar / Como un puñal / ¿Qué harás, amor? / Voy a bailar encima de ti / Suena rock & roll / Contra la pared / Antes de los muertos / Tenía que probar / Hablar, hablar, hablar… (Bis) Dispárame / Dentro de la ley

Podéis ver las fotografías del concierto en el siguiente video de nuestro canal Youtube:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.