SEX MUSEUM

Dos noches de furia, treinta años de gloria

No ha sido fácil llegar hasta aquí. El camino ha sido largo, duro y, muchas veces, incierto. Es el precio que pagas cuando decides tomar las riendas y no hacer concesiones, aun corriendo el riesgo de equivocarte. Pero si siempre sabes que estás en el sitio que quieres no importa que no sepas cuál es el destino. El tiempo te irá marcando la dirección, y sabrás que no te has equivocado y que tu destino es seguir ese camino.

Desde 1985 llevan Sex Museum haciendo lo que quieren y lo que sienten, lo que en cada momento les sale de dentro, y aunque hayan dado muchas vueltas en estos treinta años de alguna manera siguen en el mismo sitio, firmes en sus convicciones y marcándose su propio ritmo. Saben que es la opción correcta porque pueden seguir manteniendo su integridad y porque tienen la respuesta que esperan, la única que realmente necesitan: la de sus fieles seguidores, muchos que lo han sido desde el comienzo y otros muchos que se han ido enganchando, y todos están siempre ahí.

Y así ha sucedido el primer fin de semana de este año, en dos noches de furia, de gloria y de celebración en el mismo corazón de Madrid, en su adorada sala El Sol, tan cercana a su barrio de Malasaña y donde tantas noches inolvidables han protagonizado. Es casi ya una tradición que empiecen el año tocando aquí, pero esta vez por partida doble, con dos repasos diferentes a su larga carrera, y además con dos baterías. Más grande, más fuerte y más alto. Y por supuesto, su afición ha respondido llenando la sala dos días consecutivos, y poniendo todo el calor y la energía para reventar el local las dos noches.

La banda sigue embarcada en celebrar sus tres décadas en la carretera revisando toda su obra y ofreciendo conciertos diferentes en cada ocasión, rescatando versiones o composiciones propias casi olvidadas, sumando al espectáculo proyecciones visuales preparadas para cada tema, y hasta invitando a subir al escenario a algún amigo si se tercia. Pero sobre todo siguen empeñados en volcar su pasión sobre el escenario, en dar rienda suelta a esa animalidad musical, a ese instinto que les hace llevar las canciones por sonoridades diferentes, a dar siempre una vuelta de tuerca más y a sudar bajo los focos hasta la última gota de rock que hay en sus venas.

Arrolladores es un adjetivo que ya se les ha quedado corto, lo suyo es algo más: un concierto de Sex Museum es algo tan especial para cada uno de los presentes que se genera un sentimiento de unión, de energía que fluye en todas direcciones, alcanzando hasta el último rincón de la sala y haciendo que todo el universo se concentré en ese momento allí mismo, sin importar ni existir nada más allá de esa música y sus consecuencias.

Las diferencias entre las dos noches fueron sobre todo a nivel de repertorio (apenas repitieron tres o cuatro temas en ambos días) ya que pese a tener los dos conciertos una estructura y un desarrollo diferentes, en común tuvieron esa intensidad y esa fuerza que les caracterizan, con una entrega total, desde la voz de Miguel luchando para abrirse paso entre un arsenal de instrumentos, con las despiadadas guitarras de Fernando y los poderosos teclados de Marta, y ese temible muro sonoro que forman el contundente bajo de Javi Vacas y la incontenible percusión de Loza, reforzada y redoblada en este caso por la no menos poderosa y eficaz pegada de Jota Armijos en la segunda batería.

Más de dos horas agotadoras y gloriosas de Sex Museum en estado puro, y eso dos noches seguidas. No es mala manera de empezar el año, cargando baterías y ahuyentando malas vibraciones a fuerza de entrega y de pasión. Nunca serán un grupo de masas porque no es ese su juego (y pocos lo han sabido decir con tanta ironía e inteligencia como ellos mismos en aquel título memorable: “15 Hits That Never Were”). Su éxito es ser unos supervivientes: haber hecho lo que han querido y sobrevivir ha sido su camino y será su destino, y su mejor recompensa. Siempre con la música como motor, y con la honestidad como actitud vital. Y eso sí es ser una banda verdaderamente independiente.

Podéis ver las fotografías del concierto en el siguiente video de nuestro canal Youtube:

 

1 pensamiento sobre “SEX MUSEUM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.