OPERATION: MINDCRIME – Resurrection

Prescindible segunda parte de algo prescindible

En 2015, el insigne Geoff Tate se tiró al rollo vergonzosamente montando una banda llamada Operation: Mindcrime (te suena?) y publicó un olvidable disco titulado The key. Ahora resulta que ese disco era el primero de una trilogía (eings?) con la que este vocalista, que debería haberse retirado hace la tira, nos piensa torturar, digooooo obsequiar los oídos, para mayor gloria del Señor.

En fin. Compositivamente hablando, este Resurrection está un poco mejor que el anterior, tira más hacia el rock progresivo y parece que en algún momento quiere ser hasta brillante, pero de verdad que Tate está completamente pasado: ahora ya no mola esa manera de cantar, y si estás tan deteriorado, mola menos aún. Left for dead, The fight y Taking on the world, con la colaboración de Blaze Bailey y Ripper Owens, avalados por sus gloriosos pasos por Iron Maiden y Judas Priest respectivamente, son las perlas de este disco que, repito, no es tan horrible como el anterior, pero que vale bien poco.

La banda, bien, con Tate en teclados y saxos (!) Kelly Gray y Scott Moughton en las guitarras, John Moyer en el bajo, y Simon Wright en la batería. Más vale que se pongan las pilas, porque como esperen mucho, la tercera parte de la trilogía va a tener que ser instrumental. Así está la voz de Geoff Tate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.