LOS CORONAS + JEAN LUC GODARD STREET BAND

Regreso a las cavernas
Texto y fotos: Javi G. Espinosa
27 Septiembre 2019, Gruta’77 (Madrid)

Hace unos meses veíamos a Los Coronas cerrando la gira de “Señales de humo” en Madrid, pero gracias a la celebración de los 19 años que cumple en estos días la sala Gruta’77 teníamos una nueva oportunidad de disfrutarlos sobre un escenario en la capital, y además con notables cambios respecto a esa última vez. No solo regresaban a la Gruta, sino que este concierto suponía también una “vuelta a las cavernas” (en palabras del propio Fernando Pardo, guitarrista y portavoz escénico de la banda), después de su repentina vuelta al formato de cuarteto tras la marcha del ruso, su trompetista Yevhen Riechkalov. Ante esta pérdida (o esta deserción, llámenlo como quieran) se han visto obligados a retomar su lado “más animal” – Fernando dixit – y a recuperar sus orígenes más rudos y primitivos.

Pero vayamos por partes, que esta velada tenía cartel doble y para arrancar motores se subieron al escenario Jean-Luc Godard Street Band, cuyo aparatoso nombre no va en relación directa con su escueta formación: trío básico de rockabilly clásico con un enorme contrabajo a un lado, un guitarrista que canta en el medio y el batería de pie en el otro flanco. Sencillos y contundentes, reivindican como origen de su nombre las influencias de la nouvelle vague, pero no a través de 400 golpes como quizá podría esperarse, sino directamente con “1917 hostias“, que queda mucho más castizo, y más preciso. Si a composiciones propias de semejante calado le añadimos un puñado de versiones que fueron desde los Misfits a Chris Isaak, pasando por Stray Cats y otros incunables del rock, la diversión y el baile estaban asegurados. Casi una hora tuvieron para demostrar su valía y no la desaprovecharon, desde luego.

Y llegaba el plato fuerte de la noche: Los Coronas salían a escena lanzando un quinto sombrero sin dueño al frente del escenario, el del ruso, para recordar su ausencia. Un brindis desafiante antes de empezar una faena que iba a ser muy distinta a la más reciente que nos ofrecieron. Nunca dan estos muchachos dos conciertos iguales, pero esta vez el planteamiento debía cambiar radicalmente: hicieron de la necesidad virtud y optaron por acoplar parte del repertorio más reciente a la nueva sonoridad de la formación, a la vez que recuperaban viejos temas, algunos de hace lustros, que llevaban tiempo sin tocar. Una buena combinación para romper con el pasado reciente. Curiosamente, Fernando recordaba cómo hacía ya quince años desde que habían actuado por primera vez con un trompetista (en aquella ocasión era Oscar Ibarra, que por entonces tocaba también con Marlango), y eso ocurrió en este mismo escenario, volviendo así a sus orígenes en el mismo lugar, cerrando de alguna forma un ciclo.

Para suplir la falta del ausente todos se empeñaron en dar lo mejor de cada uno, y resultó un placer ver a Loza multiplicándose más aún de lo habitual tras la batería (con el añadido de tener que ir además soltando loops y samples desde una maquinita que le colocaron, aparte de cantarse su par de temas), a David Krahe haciendo verdaderas virguerías sobre el mástil de su guitarra sin perder el ritmo en las coreografías que comparte con Javi Vacas, firme y contundente a su vez sobre las cuatro cuerdas mientras secundaba a Fernando para arengar al personal. Explosivos y arrolladores una vez más, doblando guitarras sin piedad y a dolor sobre una base rítmica atronadora y desbocada, sin concesiones ni florituras. Hasta se permitieron rescatar esa pequeña joya que le dedicaron al maestro Fernán Gómez y a una de sus célebres frases. Y hasta quisieron repetir algún tema del que no habían quedado del todo contentos en lo que denominaron una “deconstrucción”, al uso de la terminología culinaria. Y la verdad es que sonó todo muy rico, para qué engañarnos. Con buena materia prima y estos cuatro expertos fogoneros, es imposible fallar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.