CANCIONES PARA UNA CUARENTENA: EL DISCO

Disponible para descargar en formato audio con sus cubiertas para imprimir

Aunque todas las Canciones para una Cuarentena siguen disponibles en nuestro canal de YouTube, hemos querido facilitar que se puedan escuchar cuando y donde queráis, sin necesidad siquiera de una conexión a internet: aquí está la recopilación de todas esas canciones (más una propina que no se encuentra en la playlist de YouTube) en formato de audio, junto con sus correspondientes cubiertas, por si alguien se lo quiere grabar en CD a la vieja usanza, para que tenga también su portada.

DESCARGAR “CANCIONES PARA UNA CUARENTENA”

Reproducimos también a continuación el texto que aparece en el libreto contando cómo esta pequeña iniciativa acabó siendo una maravillosa locura:

Antes de empezar esta locura ni se nos hubiese pasado por la cabeza ponernos a hacer algo así. Bastante teníamos en nuestra modesta web con ir dando noticias, hacer entrevistas, reseñar discos y cubrir conciertos en el tiempo libre que nos dejan nuestras otras ocupaciones. Pero al comenzar el confinamiento, con el consiguiente parón de la música en directo, y de los lanzamientos y promociones de discos, unido al aumento del tiempo libre disponible, decidimos centrarnos en informar de las actuaciones en streaming que empezaban a proliferar y en entrevistar a los músicos en la distancia, pidiéndoles que se grabaran para contarnos cómo les había pillado el estado de alarma y cómo les estaba alterando sus vidas. Una manera de aprovechar el tiempo y de mantenernos entretenidos para seguir creando contenidos y hacer más llevadera la reclusión – la nuestra y la de nuestra audiencia.
El caso es que, al hilo de estas entrevistas, surgió la idea de pedir a los artistas que, si era posible, nos hicieran una canción que para ellos viniese a cuento con la presente situación, de manera que además del testimonio de sus impresiones nos dejaran también un testimonio musical del momento que vivimos, creando una lista con esas canciones para tener al menos un recuerdo agradable cuando todo pasara. Luego la situación se ha ido prolongando y, en consecuencia, hemos seguido buscando músicos que quisieran contribuir a nuestra iniciativa. Y son tantos los que han colaborado que al final, lo que creímos que serían dos o tres semanas en las que nos mandarían quince o veinte canciones, se ha convertido en más de tres meses durante los que hemos recibido más de sesenta grabaciones exclusivas (incluyendo algunos estrenos en absoluta primicia), sumando temas originales y versiones, en muchos casos adaptados especialmente para la ocasión, y con resultados que nos han llegado a sorprender y a emocionar.
El resultado podemos decir que casi se nos ha ido de las manos, porque en algunos momentos hemos llegado a estar literalmente desbordados por la respuesta tan numerosa y entusiasta que ha despertado nuestra llamada, pero ha sido algo increíble que nos ha hecho verdaderamente felices. Porque no lo esperábamos, la verdad. Que artistas de medio mundo hayan atendido nuestra petición nos alegra enormemente, pero lo que nos alegra aún más es que la música haya podido seguir siendo para todos una parte fundamental en nuestras vidas incluso en estos tiempos tan difíciles. Porque es ahí donde se demuestra su importancia y su grandeza: es una de las cosas que nos acompañan y nos ayudan en los momentos buenos pero también, y sobre todo, en los malos.
Por eso, cuando todo esto pase, no podemos olvidar ese papel indispensable de la música en nuestra existencia. Y por eso no hay que dejar nunca de comprar discos ni de ir a conciertos, y por eso quienes – directa o indirectamente – dedican sus vidas a ella deben tener todo el reconocimiento y el respeto, tanto en los buenos como en los malos tiempos.
Por nuestra parte, a quienes han participado en esta iniciativa con el mismo entusiasmo que nosotros tenemos que agradecerles una vez más su generosidad y su esfuerzo: a quienes habéis contribuido con vuestras canciones, a quienes no habéis podido pero hubierais querido, incluso a quienes nos han manifestado sus motivos para no hacerlo. Esperamos que pronto podamos vernos en la calle, en los bares y en los escenarios, donde siempre. Mientras tanto, siempre nos quedará la música. Y en concreto, nos quedará este bonito recuerdo entre tantos otros recuerdos desagradables de estos días, semanas y meses que ninguno olvidaremos, pero al menos habrá un motivo por el que habrá merecido la pena haber pasado por todo esto, y por el que nos podremos alegrar de volverlo a rememorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.