SKYDANCER

Pozo de lagrimas

Si pones el disco en tu reproductor y eres amante del metal, los primeros compases te van a gustar mucho. Guitarras muy potentes, con un riff magnifico, sonando a heavy metal, del bueno. Pinta estupendamente. Pero no creas que todo va a ser asi. Estos gallegos tienen una inspiracion death. Digo inspiracion porque, efectivamente todo el trabajo esta recorrido por el espiritu chungo de adoracion y regodeo en la muerte referencia de este estilo, pero poco mas. La voz de Daniel Soengas no llega a ser death, si bien suena bastante bronca y tristona y el resto de la instrumentacion se mueve entre el heavy metal, algun toque power y referencias muy finas a este death. El resultado es un tanto contradictorio: personalmente, me quedo con la gran calidad tecnica y compositiva de las partes ritmicas y las guitarras, pero echo en falta algo mas de creacion en las lineas melodicas vocales. Es decir, no creo que el camino del metal mortuorio en exclusiva sea por el que estan llamados estos chicos, si bien el metal en una concepcion mas amplia lo tienen tan interiorizado y lo desarrollan tan bien que podrian convertirse en un gran grupo, muy alejados de los cliches de lo que se hace a menudo por aqui. Nadie dice que no deban elegir los temas para cantar que les salga de los calcañares, pero reconozco que me satura tanta pena y ademas acaba mermando la capacidad de sorprender de los temas (si sigues vivo es porque en un ataud, hasta los gusanos vomitarian tus entrañas, me parece un exceso, oiga). Abrir un poco mas el abanico, manteniendo la indiscutible altura de buena parte del disco los situaria mas alto. Aun asi, disco para escuchar sin dudarlo, si eres metalero. Merece bastante la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.