THE WILDHEARTS – DIESEL DOGS

Los Wildhearts reparten hostias como panes en Madrid

El rock tiene estas cosas. The Wildhearts, a pesar de llevar quince años dando guerra, son aqui apenas reconocidos como una pequena banda de culto. Creo recordar incluso que, cuando mas eco se ha hecho la prensa de ellos, fue cuando Justin Hawkins colaboro en The Wildhearts must be destroyed, asi que imaginen por donde andan los tiros. El caso es que solo podemos estar agradecidos ante el hecho de haber disfrutado de esta increible banda, y es que no se recuerdan por estas tierras una hora y cuarto tan intensa como la protagonizada por los britanicos, liderados por el inmortal Ginger, cuyo poderio dejo boquiabierto al mas esceptico. Con Vanilla radio empezo la orgia frenetica de fuerza-potencia cual hostia en la cara constante, Everlone, Suckerpunch, Rooting for the bad guy..y vengay hostias como panesala. Es interesante la forma lamentable en que han sido tratadas algunas de las mejores bandas britanicas Wilhearts, Quireboys por la prensa, a diferencia de las alabanzas al brit-pop mas pijo y excentrico. Ginger y los suyos vinieron a ganarse el pan, el respetable se dio cuenta desde el minuto uno y por ello la respuesta fue apoteosica, con una audiencia loquisima coreando oe oes desde los primeros temas y es que habia ganas, muchas ganas. I wanna go wehre the people go.Revolution will be televised.y venga.no me molestamas hostiaspim pamAhora, una cosa si es voy a decir, hubo un momento que personalmente no me agrado en exceso pues, a colacion de su ultimo disco de versiones Stop Us If Youve Heard This One Before Vol 1 se marcaron una version de Carmelita del maestro Willy Deville que para un servidor fue un dislate pero vamos, un granito de arena en medio de una inmensa playa que quemaba mas que el infierno. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y que tocaba Jason Ringenberg con Stacy Earle y Mark Stuart al dia siguiente en la misma sala, subio el genio de los Scorchers con su sombrero country a marcarse un par de temitas que supusieron la apoteosis. Mencionar, que duda cabe, las afiladas guitarras de Diesel Dogs que consiguieron calentar a un respetable, ya de por si calentito. En fin, esta cronica no va a ser acabada con palabras de un servidor si no con las de un amigo,maestro. Mientras existan los Wildhearts que le den por culo a Metallica, por lo menos estos saben hacer melodias. Pues eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.