DRUEIDA

Into the house of evil

Hablamos de un primer disco, lo que siempre es motivo de alegria para el grupo que lo lanza. En este caso, la banda se forma en el 98 en Alcoy, con la intencion, segun ellos mismos, de mezclar diferentes sensibilidades dentro del metal, que dan como resultado la coincidencia en torno a lo mas clasico del Heavy ochentero. Se abre el disco de manera realmente espectacular, con un temazo en ingles que paree sacado de una antologia de la NWOBHM. Impresionante comienzo, con un sonido agresivo dentro de los canones del Heavy Metal y donde Julian Campayo nos muestra las enormes posibilidades de su voz, entre Fortu y Udo. El segundo tema, ya cantado en castellano, no es un tiro tan certero, pero deja patente la velocidad bestial de las guitarras del grupo y confirma que la voz de este grupo suena a metal de alto nivel. Asi, en House of Evil volvemos a tener otro trallazo enorme, con el que resumen las influencias del metal old school. Una verdadera maravilla dificil de ver en el Heavy español, tan repleto de autoreferencias complacientes y mezclas varias. DRUEIDA no se alejan un momento del Metal de la epoca dorada, si bien en algunos momentos echan la vista a influencias creadas en este mismo pais, como ese La vision, que podria haber estado firmado en sus buenos tiempos por los mismisimos OBuS. Asi, nos vamos a encontrar en el CD otros temazos de influencias britanicas, con letras en ingles, junto con guiños al metal patrio y letras en castellano. En todo momento, el trabajo de las guitarras refleja las cabalgadas, los riffs y punteos propios de un estilo cuya epoca grandiosa esta en los anales de la musica y hacia el que volver la vista es todo un placer, si acaso con la excepcion de la mas contundente The Invaders. Da la impresion en todo caso de que los temas en ingles, pese a un acento pulible aun, quedan mas redondos, no se si por la costumbre de que este idioma sea mejor vehiculo para el rock duro o porque en realidad aciertan mas en esos temas. Para acabar, una version del mitico Eye of the Tiger, homenaje sin duda cariñoso pero algo fallido. En conclusion, un disco muy sincero, que puede mejorar en cuanto a su sonido (el mundo de las autoproducciones es asi) pero que adelanta una banda con grandes ideas sin salirse de los limites de un estilo que sigue contando con seguidores y que ha formado los gustos de generaciones enteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.