TANNED TIN 2008

Fabuloso decimo aniversario del festival de Discos Acuarela

Hay ocasiones, como esta, en la que es muy dificil enfrentarse a un papel en blanco para tratar de plasmar todas las emociones y vivencias que ocurren en un festival y mas si dicho festival tiene las caracteristicas del TANNED TIN. Por eso mas que el habitual recorrido por dias y conciertos, tratare de soltar unas cuantas impresiones a vuelapluma. Estamos hablando de un evento realizado desde el carino de quien ama la musica y dedicado a todos los que vivimos dicha pasion. Son cinco dias al año en los que paladear un buen punado de propuestas, de muy diferentes estilos y en muchos de los casos de grupos completamente desconocidos. Y hacen bien en presumir de ello. Eso no es ser elitista, eso es ser inconformista, incluso en una epoca en la que la musica de cualquier grupo del mundo esta a nuestro alcance en un clic de raton. No pudimos asistir a la jornada inaugural, pero si podemos opinar sobre el documental A Short Distance que abrio esta edicion, ya que nos hicimos con el durante el festival al modico precio de cinco euros. Refleja a la perfeccion la esencia del festival con la participacion de grupos y todo el equipo de direccion del mismo Jesus, Jose Luis, Coque y Noemi. Un canto a una utopia que lleva diez años haciendose real. En el apartado musical, nuestros informadores nos comentan que lo mejor de la jornada fueron ERIC CHENAUX y LA ORQUESTA DEL CABALLO GANADOR y asi lo dejamos dicho. El jueves tuvimos por fin contacto con el Teatre Principal y la verdad es que fue una noche muy interesante. Durante todo el fin de semana tanto sonido como iluminacion rayaron a una grandisima altura y si a eso le anadimos el empacho de rosquilletas y el reencuentro con muchos amigos de toda la geografia, es imposible no disfrutar como un nino. Los grandes triunfadores del dia fueron RETRIBUTION GOSPEL CHOIR y es que Alan Sparkhawk y sus dos companeros de aventura nos dieron un golpetazo en la cara en toda regla. Cuarenta minutos con una intensidad fuera de lo normal. Antes que ellos THE WAVE PICTURES mostraron el por que son uno de los grupos de la temporada, con un buen gusto y unas composiciones tremendamente adictivas. El colofon de la jornada lo pusieron los desquiciados MAHJONGG, que invitaron al publico a subir al escenario, y que aprovecharon su horario a la perfeccion. Mucha percusion, un poco de electronica y guitarras para evitar que la gente se durmiera a las tres de la manana. Pero ademas de estos destacados tuvimos actuaciones notables como la de THE STRUGGLERS, a quienes ya habiamos podido ver en Madrid y que refrendaron su buen estado de forma, BEACH HOUSE, con el peor vestido del festival de la mano de Victoria Legrand, pero con un concierto bonito donde los haya y el descubrimiento de RADAR BROS., que solo llevan diez años en esto de la musica. Quizas lo mas flojo de las ocho actuaciones resultara CASS McCOMBS, pero tampoco fue aburrido. El viernes comenzo con la visita al Casino Antiguo, un lugar precioso, donde pudimos ver tres propuestas no muy alejadas entre si, en las que destaco PAUL MARSHALL por encima del resto. VOICE OF THE SEVEN WOODS y THE R.G. MORRISON resultaron algo mas planos que el creador de Vultures. En cualquier caso, son impagables ese par de horas acompanado de una buena cerveza disfrutando de musica a medio metro. Uno de esos detalles que diferencian el Tanned Tin del resto de festivales. Por la tarde y despues de una buena sobremesa por las tascas de la ciudad volvimos al contacto con el Teatre, en otra jornada que fue de menos a mas, alcanzando su punto culminante en la concatenacion de conciertos de los italianos ZU, el concierto mas cafre de esta edicion, y del hip-hop de DaLEK, que puso en pie al publico de sus asientos, gracias a una mezcla de flow y volumen atronador, pero efectivo. Los marcianos NEPTUNE, un grupo totalmente inclasificable, pusieron el punto y final a un dia que tambien nos trajo la primera actuacion del festival de Thalia Zedek con su THALIA ZEDEK BAND y otras propuestas menos interesantes como las de ORA COGAN. Dentro del capitulo ni fu ni fa podemos encuadrar a BARZIN, de quien tenia mayores expectativas y dentro del de interesantes, pero sin terminar de explotar a AUDREY y THE DECLINING WINTER. Un dia de reivindicacion de estilos que quizas se alejan de la imagen que hay creada del festival, y es que no hay nada peor que los topicos. Imperativos personales si, la gente se sigue casando en el siglo XXI hicieron imposible la presencia en la segunda matinal del Casino, donde nuestros mismos informadores del miercoles nos apuntan que TARA JEAN ONEIL fue lo mas interesante. Una vez repuesto de la comilona y del viaje a Castellon, vivimos la mejor de las tres jornadas de este año. Primero con el descubrimiento de SAM AMIDON, una especie de David Thomas Broughton, en cuanto a la actuacion en si se marco unas cuantas flexiones mientras cantaba, acompanado al piano por DOVEMAN, a quien le devolveria la colaboracion un par de horas mas tarde. Poco puedo decir de P.G. SIX, mas que fue de lo mas soporifero del festival, a pesar de sacar un Hurdy Gurdy para tocar su ultima cancion. Sin ser un gran seguidor de Antonio Luque, he de reconocer que el concierto de SR. CHINARRO, acompanado unicamente por su guitarra y su peculiar humor, fue bastante bueno y que el cuarteto final de conciertos fue de los de caerse de espaldas. Primero DEER TICK, una formacion de rock sureno, que mostro que hasta los puristas muchas veces se dejan llevar por las emociones, algo que ocurrio al despedirse con La Bamba. Fue un calentamiento perfecto para el concierto del festival, el regreso de COME, para esta unica actuacion. Ya vimos la buena forma de Thalia Zedek el dia anterior, pero es que la que monto junto a Chris Brokaw, Daniel Caughlin y Winston Braman fue de ordago. Menuda hora larga de repaso a su carrera. No parecia que hubieran estado cerca de diez años sin actuar. German Song y Sad Eyes han pasado desde entonces a ocupar un hueco en mi corazoncito. Despues de ellos la papeleta era complicada, pero MOUNT EERIE, es decir, Phil Evelum no se arrugo, y aunque su intimismo resultaba un contrapunto muy chocante a lo que habiamos presenciado unos minutos antes, dio un concierto a la altura de las expectativas generadas. Y el remate vino de la mano de los hermanos Kadane, acompanados por Chris Brokaw a la bateria, THE NEW YEAR. No puedo compararlo con el concierto de la edicion 2004, y quizas por ello me parecio tan bueno quien los vio entonces lo mas seguro es que no este de acuerdo. Muchos temas de su homonimo ultimo trabajo desde el inicial Folios hasta el final The Idea Of You, pero con hueco para los tremendos Reconstruction y The End Is Not Near. Hubo bis y dedicatoria final de 18 a Come que, como comentaba con anterioridad, alucinaron a publico y musicos. Y asi se acabo mi Tanned Tin. Con la pena de perdernos el domingo y no haber degustado ninguno de los conciertos que se hicieron en la segunda planta del Teatre, pero con la satisfaccion de haber vivido momentos unicos gracias a la organizacion, a los musicos y el publico y es que la simbiosis entre los tres factores es lo que hace grande al festival. Desde aqui anunciamos nuestra asistencia el año que viene. Si no existiera habria que inventarlo. Gracias, Acuarela y Septiembre Recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.