DEADLY SINS

Sealling our weakness

Punk rock llegado desde Boston. Banda formada por una vocalista, hecho no tan común, Stephanie Dougherty, que antes militó en DROPKICK MURPHY. El resto de la banda también provienen de otras formaciones de la escena punk rock americana y han confluido en este nuevo proyecto desde hace dos años.

Ya habrás deducido que el CD se mueve en esa onda del punk americano, bastante alejado de los sonidos agresivos con mala leche de la península ibérica. Este punk de bases musicales similares, se acerca constantemente a la frontera del rock incluso con sonidos más que digeribles y algún pasaje muy melódico. En esa línea, “Open Casket”, con unos coros que refuerzan el papel de la cantante y unas guitarras a medio tiempo, o “Freshly Minted Royalty”, con un principio lentito y un desarrollo más acelerado, se lleva la palma; incluso para cerrar el disco eligen un corte de lo más melódico. Sensibilidad punk.

Eso no quita para que el disco entre del tirón y te dé la consabida ración de energía que se espera de estos grupos. Temas como “Barely Breathing” podrían perfectamente sonar en una emisora comercial, pero contienen la suficiente sinceridad para llegar a pegarse al tímpano.

Otros, como “Dial Tone”, invitan al salto cargado de fuerza, con un toque divertido que se repite en algunos cortes, como el más descarado “Riot”, de sonido más punk tradicional o “Yard Sale”, también en esa línea pero más amable.

No van a revolucionar el panorama de la música, pero si tienes lo que en Madrid llamaríamos un día malasañero, con ganas de escuchar un grupo guitarrero de sonidos no demasiado agresivos, pueden alegrarte la jornada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.