PSYCHIC TV

Genesis y los suyos dejan una potente descarga de rock and roll

Psychic TV es una banda mutante. Lo es desde los heteronimos que adopta su propia designacion Psychick TV, PTV y, mas recientemente, PTV3 o desde la propia sexualidad, quirurgicamente cambiante, de su lider Genesis P-Orridge. Pero tambien lo es a nivel musical. Las incontables referencias que pueblan su discografia oscilan entre el industrial, las tentativas dance y un sinfin de estilos y sonidos. Es, por tanto, imprevisible lo que vayas a encontrarte en uno de sus conciertos. Tras su paso, hace anos, por el Experimentaclub, en esta ocasion nos han visitado con un nuevo cambio de registro. Psychic TV, en diciembre de 2.008, venian con un set de banda de rock and roll, psicodelia y algunos dejes punk. Puede que esto molestase a aquellos que esperasen ver una simple variacion de Throbbing Gristle pero, en cierto modo, podia ser de esperar. Con la banda seminal de la musica industrial reactivada recuerdese su paso por el Primavera Sound 2.008 asi como su ultima grabacion, de este mismo ano, Part two. the endless not y con un ultimo disco como Mr Alien brain vs de skinwalkers mucho mas rockero que sus predecesores, Genesis ha preferido lanzarse a algo que llevaba tiempo sin hacer sobre el escenario. Asi, el repertorio carecio de clasicos y estuvo basicamente focalizado en las ultimas dos grabaciones de la banda. Arranco con un The thin garden que daba paso a Trussed para dar marcha a atras con uno de los temas mas sonados del Hell is invisible, heaven is here. Higher and higher. En el, Genesis acompanaba las lineas What the hell are we fighting for con una teatrera interpretacion digna del Jello Biaffra mas clasico. Como fondo, videoproyecciones de valvulas cardiacas y de las propias cirugias a las que se han sometido el cantante y su desaparecida pareja Lady Jaye. Y es ahi, en ese fondo, donde se materializa como Psychic TV deja de ser solo una banda y se constituye en proyecto vital de un iluminado. Psychic TV pretende ser a la musica lo que Orlan al arte contemporaneo. La banda se limitaba a sonar de forma excepcional, dejando todo el protagonismo a su frontman o frontwoman. NY story fue anunciada como su favorita de ahi que quizas haya vuelto a ser publicada con remezcla de Michael Gira. Siguieron Pickles and jam y un de nuevo teatrero Papal Breakdance. Para el bis, con Genesis embutido en una camiseta de Womanizer, se reservaron Foggy nation. un cocktail de rock and roll animal con guitarras que suenan a Robert Quine, ecos de la No wave neoyorquina y unos pasajes discursivos que remiten al mejor Morrison. En el tintero se quedaban muchisimos buenos temas de epocas anteriores como el mitico Godstar o incluso deseables versiones como el Rollercoaster de los 13th Floor Elevators. Resumiendo, Genesis dejaba bien claro que, a pesar de no poder despegarse del cierto aroma freak que rodea a su imagen y que hace que publicaciones como EP3 dediquen una pagina completa a hablar de sus operaciones y sus dientes de oro en lugar de a profundizar en su trabajo, es uno de los personajes claves de la musica de los ultimos 30 anos, ya sea con esta banda, con Throbbig Gristle o con su proyecto junto a Bryan Dall atencion, quien no las haya escuchado, a sus versiones de Johnny Cash. Thee Majesty, Hay quienes querrian que siempre hiciese lo mismo y todo sonase al 20 jazz funk greats pero eso seria tan aburrido como si Picasso solo hubiese pintado Guernicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.