THE RUBINOOS – SUZY & LOS QUATTRO

Guitarras y voces de ensueno un sabado noche en la capital

Noche para los amantes del power-pop en la capital con dos grupos de lo mejorcito en dicho estilo musical. Para abrir boca, SUZY LOS QUATTRO, que contaron tras las baquetas con Robbie Rist, guitarrista de The Mockers y productor de sus discos, relevo de emergencia tras la baja por paternidad del batera original. Suzy Chain y los suyos mostraron en media hora de actuacion sus credenciales y caldearon un ambiente propicio al baile y la diversion en un Wurlitzer que conto con una buenisima entrada y mas teniendo en cuenta que el grupo principal habia tocado tres dias antes en la misma sala. Buen sonido, buenas canciones y sobre todo mucha actitud y es que hacer canciones de pop con gusto, no esta a la altura de muchos grupos, por desgracia. Sobre las doce de la media noche salieron al escenario THE RUBINOOS, con Jon Rubin y Tommy Dunbar a las guitarras, Al Chan al bajo, Susie Davies al teclado y David Rokeach a la bateria. Como no podia ser de otra manera lo mas deslumbrante fueron los juegos vocales de las cuatro voces Rokeach es el unico que no canta durante la actuacion y lo dejaron claro desde el comienzo jugando con una cancion de Alvin Las Ardillas, antes de soltar el primer hit de la noche, Arcade Queen. Tuvimos un sonido nitido para disfrutar tanto en lo instrumental se te iban los pies detras de cada nota como en lo vocal, dejando claro que son uno de los grandes del power-pop, un estilo con muchos adeptos en nuestro pais. Pasando de convenciones y haciendo lo que les da la gana, soltaron I Wanna Be Your Boyfriend, quizas su mayor exito, al cuarto de hora de concierto con pequeno comentario hacia Avril Lavigne, a quien demandaron por plagio de este tema. Peek-A-Boo, la reciente Go Go Go Tokyo y I Hit A Nerve sonaron de miedo, mientras que Chan pudo disfrutar de un par de momentos como voz principal en Tonight y Must Be A Word. Si a esto le anadimos un par de temas instrumentales 100 surferos, nos queda un cocktail de miedo. Cuando llegabamos a la conclusion llego uno de los momentos mas graciosos de la noche y hubo varios, porque la complicidad con el publico fue total. Ante la imposibilidad de Jon Rubin de entrar en el camerino para hacerse con una pandereta tambourine, en ingles, Tommy Dunbar se arranco con las notas del Mr. Tambourine Man de Dylan, y acabaron completandola hasta que soluciono el problema citado e hicieron otro de sus clasicos, la version de I Think Were Alone Now de Tommy James And The Shondells. El remate vino con coreografia estilo Village People de la mano de Pool Party. El regreso tras una pequena pausa fue igual de delirante. Primero con Sugar, Sugar de los Archies, mas tarde tras peticion popular con Hold Me y un remate antologico, con el publico desganitandose en el estribillo de Rock And Roll Is Dead. Setenta y cinco minutos que supieron a poco, pero que nos dejaron con una sonrisa de oreja a oreja de las que hacen epoca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.