EAGLES OF DEATH METAL

La Caracol alzo los cuernos y movio el culo

Si es usted de la opinion generalizada de que los de California son un chiste, una chifla, y que no merecen mayor respeto, puede usted dejar de leer esta cronica pues no se vera reconocido en ningun momento a lo largo de esta. Y es que a veces parece que el concepto diversion, el reirse de uno mismo, es tomado como una amplia parte del espectro rockero como algo menor, a lo que no se le tiene por que tener en cuenta. El caso es que la mayoria del publico iba predispuestos a pasar un buen rato saltando, bailando y cantando la ingente cantidad de temazos que aglutina la banda liderada por Jesse The Devil Hughes Josh Homme en directo ni pincha ni corta aunque sea la otra parte del hemisferio cerebral de la banda. Y eso es lo que realmente paso, pues desde que abrieron con el primer gran exito de la banda I Only want you, seguido de la impresionante Dont Speak I Came to Make a Bang, el gentio que abarroto la sala de hecho se colgo el cartel de no hay billetes se entrego a las proclamas de un Jesse emocionado y con ganas de agradar a todos los alli presentes. La verdad es que en directo los Eagles of death metal son un grupazo, ya que no solo de Jesse vive la banda. A su derecha Dave Catching, un guitarrista que hace que solos apabullante parezcan insultantemente faciles, con un estilo reconocible desde la primera nota. A su izquierda Brian OConnor, una suerte de Goliath que cumple de sobra con el bajo. Y detras Joey Castillo, bateria de los Queens of the stone age, que es capaz de alejar los platos tres metros de la bateria de los golpes que da, encima mientras hace pompitas con un chicle en la boca. Poco se puede decir ante canonazos como, Secret plans o Heart On pertenecientes a su ultimo trabajo Heart On y mas si van acompanados de los ya clasicos I Gotta Feelin Just Nineteen, I Like to Move in the Night, I Want You So Hard Boys Bad News o Cherry Cola tema que cerro el show. Encima hubo tiempo incluso para versiones. Stuck in the metal with you lo han hecho suyo Brown sugar y la ramoniana Beat on the brat. Una sonrisa de oreja a oreja en el respetable evidenciaba el exito de los californianos que seguiran siendo amados por muchos y defenestrados por otros tantos. Un servidor, mientras, les seguira riendo la gracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.