EPICA

Classical Conspiracy

Novedad discografica para adeptos al grupo. Abstenerse no iniciados o reticentes al estilo de la banda de Simone Simons, esta vez definitivamente envuelta en orquestaciones legendarias de la mano de mas de cuarenta musicos. No es la primera vez que un grupo de rock (del tipo que sea) se rodea de una orquesta clasica para hacer alquimias que, personalmente, se me antojan innecesarias y de resultados mas bien soporiferos. Desde los PURPLE hasta METALLICA, e incluso BARoN ROJO, de vez en cuando a alguien le da la vena clasica e intenta demostrar al mundo que la musica popular y la apolillada clasica pueden ir de la mano. Complejos de inferioridad? Alla cada cual. El caso es que a pocos grupos les puede pegar mas que a estos ePICA, ya acostumbrados a una voz que viene precisamente del campo clasico y a tonos exageradamente rimbombantes, que tenian pinta de ser reforzados poderosamente por una orquesta. El trabajo se presenta en dos partes, tal como se interpreto en su momento. En la primera, piezas clasicas de Prokofiev, Handel o Vivaldi se alternan con otras de origen religioso (Stabat Mater) y algunas de bandas sonoras del cine, caso de Spiderman o la famosa Marcha Imperial de STAR WARS. Curiosa mezcla de temas que sale relativamente bien parado, para quien guste de estos sonidos, claro. Consiguen que sea la orquesta la que marque la clave, añadiendo los instrumentos amplificados (bateria, guitarras.) con bastante gracia. El segundo disco, es el propiamente de ePICA, donde hacen un recorrido por bastantes de los temas de la banda, ahora lastrando a la orquesta que trata de añadir atmosfera y grandeza a lo que ya lo tenia. Simone Simons, esplendida, se pierde a veces en sus habituales excesos, que a los escepticos pueden llevar a desconectar y a los acolitos al extasis. Desde luego, con casi dos horas y media de musica, no se puede decir que adquirir este trabajo sea un desperdicio, pues hay bastantes momentos que alcanzan el cenit de lo que debe ser el genero para el que trabajan, si bien, el exceso de grandilocuencia, personalmente, me acaba agotando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.