GAMMA RAY – FREEDOM CALL – SECRET SPHERE

Triunfo tras afrontar un concierto con un set list arriesgado con apoteosis final

De nuevo Kai Hansen en Madrid. Otra vez Gamma Ray dispuestos a hacer disfrutar a los fans de un estilo tan simple como necesario, el Power Metal, de una tarde de cantar himnos, alzar el puno y corear estribillos epicos. Gamma Ray son de esos grupos que no fallan nunca y en esta ocasion tampoco lo hicieron, al menos en parte. Y es que la actuacion venia precedida de la filtracion del set list que iban a interpretar, muy centrado en su nuevo disco To the Metal, recien llegado a las tiendas, no demasiado conocido por los fans y a decir verdad, bastante mas flojo que sus trabajos anteriores. Un set list que a la postre serian capaces de convertir en un concierto muy divertido, sobre todo en la parte final del mismo. Como artistas invitados de lujo se presentaban los italianos Secret Sphere y los tambien alemanes Freedom Call. Los primeros hubieron de sustituir a su cantante pocas fechas antes de comenzar la gira espanola por Alessandro Conti, de Trick or Treat, que demostraria en los escasos veinte minutos que la banda actuo ser poseedor de un vozarron impresionante. No obstante lo temprano de la hora, apenas las siete y media de la tarde de un sabado, hizo que su actuacion fuera seguida por muy poca gente. A eso se sumo un pesimo sonido de bateria que, sin llegar a destruir la calidad que Secret Sphere atesoran, no ayudo especialmente a que el escaso publico se enganchara a su concierto. Wellcome to the circus y la potentisima Loud and Raw mostraron su mejor cara, si bien el hecho de tener que leer la letra de las canciones por parte de su vocalista suplente supuso un cierto freno al feeling que logicamente debe transmitir una banda desde el escenario. Tras un breve descanso para cambiar el escenario comenzaban unos muy bien acogidos Freedom Call su concierto. Habia interes en saber si Dan Zimmerman, creador de la banda y bateria a su vez de Gamma Ray, haria doblete. Pero en esta ocasion la bateria fue cubierta por Klaus Sperling, baterista de Primal Fear. Muy bien asentado en la base ritmica desde el primer momento, sufriendo en menor medida los problemas de ecualizacion de caja que habian tenido Secret Sphere, Klaus fue el perfecto complemento de una banda que mantiene su sonido en una linea ajena a los cambios. Freedom Call es de esas bandas que amas u odias. No puede haber termino medio. Esquemas repetidos hasta la saciedad, centrados en himnos y estribillos muy cantables, mostrando la quintaesencia del Power Metal teuton. En esta ocasion el publico estuvo con ellos desde el primer minuto. Repasando su discografia, dejaron para el final sus temas mas conocidos, Warrior, Land of the Light y por supuesto Freedom Call que convirtieron la media entrada de La Riviera en un bosque plagado de punos al viento. Concierto breve que no desgasto demasiado la garganta de Chris Bay y buen calentamiento para lo que llegaria en pocos minutos, la salida de uno de los musicos mas queridos del Heavy Metal. Kai Hansen tiene el carisma que pocos artistas pueden transmitir. Su mera presencia sobre un escenario ya emana buen rollo. Puede ser porque el publico le reconoce su trabajo incansable en el ambito del Heavy, con colaboraciones con decenas de bandas jovenes, por su inmensa simpatia y cercania, o simplemente por recordar como mientras otros grupos abandonaban en los noventa los sonidos mas metalicos el mantuvo una llama que no se apago y que revitalizo el genero con la llegada del nuevo siglo. Nuevos discos de Gamma Ray se editan casi cada dos años. Lo que significa que las oscilaciones en su calidad son casi irremediables. Ya decimos que este ultimo no es uno de sus mejores trabajos, pero tanto Kai como Henjo y Dirk estan convencidos de que un nuevo trabajo ha de ser presentado frente al publico y eso es algo que les honra como musicos que evitan caer en la autocomplacencia de tocar sus grandes exitos. Asi pues, Gardens of the sinner abria un concierto que estaria marcado por la mezcla de temas nuevos como To the metal, Mother y Empathy, ademas de la floja No need to cry, balada que poco aporta en el historial del grupo y que a punto estuvo de cortar el ambiente festivo de cualquier concierto de Gamma Ray. Sin embargo, Rebellion in Dreamland volvio a hacer cantar a los presentes y con Man on a Mission un concierto que se acercaba a su recta final se convertia en una de esas perlas con las que tan habitualmente nos deleitan los alemanes. Era el momento de los bises, los que se iban mostrando en los conciertos de la gira, New World order y Send me a sign, temas que muestran a los Gamma Ray mas puros. Acercandonos a las fatidicas once de la noche, hora habitual de finalizacion de los conciertos de La Riviera, era cuando la banda decidia volver a salir para interpretar un segundo bis, I want out, desatando la locura de todos los presentes. Aun no quedaria ahi la sorpresa, y es que tras la peticion unanime de un nuevo bis Kai Hansen aparecia en el escenario diciendo que ya habian sobrepasado el tiempo pactado para su actuacion, pero arrancaron con una version de Future World. Increible por lo inesperado, acabo de arrancar las fuerzas que quedaban a un publico que, al encenderse las luces de la sala, sonriendo volvian a asentir, Si, Tito Kai lo ha vuelto a hacer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.