THE AUSTRALIAN PINK FLOYD SHOW

Gran espectaculo musical para un grupo sin ego

Creo que nunca he visto un espectaculo con un nombre mas definitorio. Un show en toda regla, lleno de efectos visuales en pantalla, luces laser y un grupo formado por hasta diez personas en escena. Todos interpretando mas o menos fielmente composiciones de PINK FLOYD, claro, pero con un toque australiano, humoristicamente australiano que hace que el simbolo por excelencia del pais, el canguro, aparezca a diestro y siniestro en las versiones de las portadas de los discos fundamentalmente The Dark Side of the Moon, Animals, Wish you were here y The Wall. Estas claves hacen que el grupo tributo tenga una serie de rasgos peculiares que les hacen ir mas alla de la mera imitacion. Pero empecemos por el principio. A las 9 en punto de la tarde, tal como anunciaban, comenzaba el espectaculo en el recinto municipal, que pese a no ser el mejor sitio para desmelenarse, si lo es para este tipo de eventos, por su calidad de sonido, casi inmejorable. Por supuesto, el publico que acudia no estaba por tirarse desde el escenario ni bailar freneticamente, asi que era el marco incomparable, que dirian algunos. Tras un simpatico video con el omnipresente cangurito, nos enteramos de que el primer disco seleccionado por el animalillo era el Dark Side.., asi que pudimos disfrutar de cortes como Time, donde las coristas salieron para demostrar que alguna de ellas era algo mas que un simple acompanamiento. En estos temas ya descubrimos algunas claves. la interpretacion instrumental roza la perfeccion. Sin embargo, la vocal no es del todo clavada. Ademas, descubrimos otra clave que para mi fue el unico pero al espectaculo. los musicos tocan, los videos proyectan imagenes a veces homenaje, otras de creacion propia, pero la comunicacion grupo-publico es inexistente. Parece que estamos en el cine, pero con actores de carne y hueso. Posiblemente esto es lo que queria el respetable, pero a mi se me hizo raro. A continuacion, el canguro salio de nuevo para cambiar de disco. Wish you were here. Comenzaban con el Shine on your crazy diamond partes 1-5, y con imagenes del malogrado Syd Barrett, para alegria del publico, que parecia cobrar algo de vida. Mas efectos teatrales, en forma de una iluminacion tremebunda, incluso de haces laser en Welcome to the machina. Se dejaban la cancion que da titulo al disco para otro momento mas epico, al final del concierto. El tercer disco que pincha el animalillo es Animals, del que suena pigs, con el cangurote volando y uno de los videos mas lisergicos de todo el show. El publico iba calentando poco a poco y algunos se levantan a aplaudir la ejecucion del tema al final. Algunos. Los australianos, ni se inmutan, solamente responden atacando Sheep, con sonidos de ovejas pregrabados incluidos. Sigue dando la impresion de que los musicos estan en un segundo plano. vestuario oscuro, luz oscura sobre ellos, omnipresencia del video Con este tema cierran la primera parte del espectaculo. Una hora en la que nos han apabullado tecnicamente, con un sonido inmaculado y las apabullantes composiciones de PINK FLOYD. La segunda parte otra hora seria un Mix, como el marsupial nos anuncia, con guinos a los mas profanos en la banda. Money, The Wall II y Wish you were here vencen las ultimas resistencias de un publico que, pese a su aspecto tranquilo, se revoluciona pidiendo el bis. Lo arrancan en forma de Confortable numb, pero siguen adelante y al final, salen de nuevo, con el cantante vestido de medico, para cerrar el concierto con Run in Hell. Discretamente, los aussies se despiden prometiendo volver pronto. Un homenaje a la sencillez de quienes interpretan material de otro y versionan su estilo para crear otras imagenes de alta calidad. Posiblemente sabedores de que le deben todo a otros, se mantienen siempre detras de la genial musica. Falta de ego. O realismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.