REVEREND HORTON HEAT

Se esperaba mas de la visita del Reverendo

Si alguien me dice antes de un concierto de Reverend Horton Heat que voy a salir de la sala con cara de poker en lugar de dando saltos como un loco, le retiro la palabra al instante. Obviamente nadie que conozca la trayectoria de Jim Heath y su banda ponia en duda que nos esperaba una de las noches mas especiales del año. Por varios motivos. Porque son una de las bandas punteras del panorama Rockabilly,Psychobilly, porque tienen una discografia a prueba de bombas, porque les avala una reputacion intachable como banda de directo, y porque la expectacion era mayuscula tras todos los años en que los de Texas llevaban sin visitar Madrid bueno, quiza sea mejor decir sin tocar en Madrid, porque hace algunos años si que se pasearon por aqui, para dejarnos colgados sin previo aviso en las puertas de la Sala Caracol Pero esta vez si, una vez que se apagaron las luces de la Sala, empezaron a sonar las notas de la intro y pudimos adivinar las figuras del Reverendo, de su escudero Jimbo y del bateria Paul Simmons ocupando sus puestos en el escenario, los fantasmas del pasado quedaban olvidados y nos podiamos centrar en disfrutar de un show que llevabamos mucho tiempo esperando. Un concierto que sorprendentemente dividieron en tres pases claramente diferenciados con sendas pausas entre cada uno de ellos. Sinceramente no entiendo la necesidad de hacer tres parones en un show de 90 minutos, porque le quita continuidad e impide que uno se meta de lleno en el show. Y fue una pena, porque de no haber sido asi el concierto hubiese sido mucho mas compacto y potente. Y es que no se le puede poner ninguna pega al set-list, repleto de clasicos y con lo mejor del repertorio de la banda. En la primera media hora ya cayeron temazos del calibre de Galaxy 500, Bales Of Cocaine, Its Martini Time o Psychobilly Freakout. El segundo pase estuvo mas centrado en el nuevo trabajo de la banda, y tuvo un aire un poco mas country el de temas como Aint no Saguaro In Texas, Drinking And Smoking Cigarrettes, o la divertida Please Dont Take My Baby To The Liquor Store, y para la traca final se dejaron trallazos como Five-O Ford, una salvaje 400 Bucks, Jimbo Song y por supuesto The Devils Chasing Me que sirvio para cerrar el set. Como digo, nada que objetar al set-list, aunque si que me reservo alguna pega para la forma de ejecutarlo. Porque si bien son tecnicamente perfectos y demuestran un dominio total de sus instrumentos mencion especial para Jimbo, queda la sensacion de que fue una interpretacion demasiado plana, demasiado lineal, falta de alma y de espontaneidad, y porque no decirlo. de cierta crudeza. Parecia que se hubiesen reservado para los bises que se hicieron esperar y que para un servidor fueron de lo mejor de la noche enorme la version de Folson Prison Blues y la esperada Big Red Rocket Of Love En definitiva. Son Reverend Horton Heat. Son muy buenos. Tienen mucha clase, y a estas alturas de la pelicula no creo que vayan a dar un mal concierto, pero si creo que pueden dar mucho mas de si. Esperemos que no haya que esperar tanto tiempo hasta la proxima vez para poder comprobarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.