TRANSATLANTIC

Mas progresivos que nadie

Si dedicamos tiempo suficiente a investigar el porque de las cosas, siempre acabaremos averiguando la verdad. Los que se preguntaban donde quedaron aquellos conciertos de mas de dos horas y media de Dream Theater por fin vieron la luz. MIKE PORTNOY ya no los puede hacer, y el motivo es que se cansa mucho actuando con TRANSATLANTIC vaya, o eso o es que se ha pasado con el alpiste ejem. Tres horas y media dale que te pego de esa manera valga el comentario para el resto de la banda esta fuera de las posibilidades incluso de los ninos de cuatro anos, que ya es. En un esfuerzo rayano en lo desproporcionado, la banda ofrecio una lista de seis temas que abarcaron las tres horas y treinta y cinco minutos a descontar los quince de descanso y la pausa en torno al minuto previa a los bises que duro el espectaculo. Yo diria que TRANSATLANTIC es la unica banda de la historia que toca un tema y pide un descanso. Desde luego, no me imagino a los RAMONES descansando tras tocar un tema. El cuarteto esta compuesto por el ya citado MIKE PORTNOY de Dream Theater a la bateria, en su linea habitual, el teclista y voz de la banda NEAL MORSE que en un acceso de fervor cristiano abandono su banda Spocks Beard siete u ocho años atras, descomunal, el bajista PETE TREWAVAS de Marillion, sorprendente, y el guitarrista ROINE STOLT de The Flower Kings, un tanto infraexplotado. Para la gira, la formacion aumenta a quinteto, con la presencia de un esforzadisimo DANIEL GILDENLoW de Pain of Salvation, aparentemente sobreexplotado. Todos los asistentes nos dimos cuenta de que este hombre sirve lo mismo para un roto que para un descosido. En fin, que la banda empezo deslumbrando nunca mejor dicho con la presentacion de su ultimo album. un tema de ochenta minutos no es un error tipografico, he dicho ochenta que tiene el grafico titulo de The whirlwind. Todavia nos hacian chiribitas ojos y oidos cuando Mike Portnoy anuncia que se van a descansar un cuarto de hora ovacion timida. pero bueno, es que esto se acaba o que, y que no nos preocupemos que tocaran mas de tres horas delirio enloquecido. El tema presentado, aunque ajustandose al sonido que Morse y Stolt imprimen a la banda, me recordaba un poco la trayectoria reciente de Dream Theater, con ese aparente climax permanente que por momentos parece que no te va a dejar respirar. Desde luego, todos ellos, excelentes. el californiano NEAL MORSE tiene habilidad para rato tocando su sintetizador y su Leslie-Hammond si, uno de verdad con su bocina dando vueltas y todo y goza de una voz privilegiada, el ingles PETE TREWAVAS muestra un registro lejano al de Marillion, porque en TRANSATLANTIC todo ocurre mucho mas deprisa, el sueco ROINE STOLT va luciendose como quien dice a su rollo, mostrandose muy completo a la guitarra, y el neoyorquino MIKE PORTNOY, como siempre, es un valor seguro, tanto que ya no sorprende nada de lo que hace, en sus manos todo parece facil. El tambien sueco DANIEL GILDENLoW se descubre como un incansable todoterreno, aunque un tanto disperso. guitarras esporadicas no ritmicas, no, que cuando toca, toca, teclados esporadicos, percusiones esporadicas, voces esporadicas. Un chico-para-todo que se mete con lo que haga falta. Su guitarra, una pieza bastante chocante de siete cuerdas, con varios trastes torcidos. Tras el descanso, despacharon en una hora y cuarto pasado el emblematico All of the above, sensacional, donde quien aun no habia claudicado se rindio ya sin condiciones a un brillante Neal Morse, seguido de We all need some light ambas de SMPTe, del año 2000, su primer album y Duel with the Devil tema de obertura de Bridge across forever, de 2001, que incluyo un timido guino a Highway star de DEEP PURPLE. Volvieron a los bises con una muy aplaudida y carinosa caricia de Morse y Stolt a Suppers ready de GENESIS que alguna lagrimita debio arrancar por ahi en medio. Rapidamente la cosa paso a sonar como lo que iba a ser, o sea, ya sin dejar el segundo album de la banda, Bridge across forever y Stranger in your soul. Entre lo que extendieron la una y la otra, el bis se alargo casi tres cuartos de hora. En resumen, una autentica sobredosis en calidad y desde luego en cantidad de un rock progresivo que siendo muy moderno de concepcion, se aleja de la moda actual de acercarse al metal, como Dream Theater por nombrar una referencia obligada, pero tambien se desmarca de los estereotipos de los setenta. ni son tan duros como Dream Theater, ni tan retorcidos como King Crimson, ni tan densos como Yes, ni tan virtuosistas como Emerson Lake Palmer. Simplemente, es otra cosa, es impresionante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.